“Momentum”

Han estado revueltas las aguas de mi mundo últimamente, y confieso que me ha costado un pelín crearme un espacio de calma para volver a vuestros brazos. Desde fraudes sadomaso hasta casi -que no cuasi- delitos de homicidio en el trabajo, pasando por algún que otro drama familiar, visitas con maletas, decisiones cruciales, finales necesarios y nuevos comienzos; todo termina mezclándose dentro, creando colores cambiantes e indescriptibles, algunos en estado latente, otros ya maduros.

Y sí, hay cosas que importan, cosas que duelen, cosas que joden, cosas que amargan, cosas que alivianan el alma, que motivan, que ilusionan, que entusiasman… de eso nos alimentamos, pero olvidamos muchas veces que, como el alimento, todo será finalmente digerido, expulsado y devuelto a la tierra de dónde salió. O, si preferís una imagen más poética, lo que vivimos, lo que nos echamos encima, y también lo que elegimos no vivir, esas omisiones que pesan como piedras a veces, terminarán tarde o temprano deshaciéndose a nuestras espaldas, como una imparable cascada en cámara lenta que arrastra todo a esa gran fuente de lo que importa cada vez menos, de lo que ya fue…

Suele ser el pasado más inmediato el que nos muerde las espaldas, ningún colmillo se queda ahí clavado para siempre. Como tampoco ninguna alegría, salvo la que se lleva dentro.

Es curioso, porque de una imagen que parece casi derrotista es de dónde siento que debe extraerse todo el optimismo, el impulso vital. Precisamente en esa voracidad serena que tiene la existencia cobra sentido el empeño, la alegría de vivir. Creo que no hay mejor manera de rendir homenaje a esta vida que se nos ha dado que reconocerla efímera y absurda, y aprovecharla como tal. Y si de aferrarse a algo se trata, que no sea a culpas ni cadenas. Ni se nos va a castigar ni se nos va a aplaudir cuando devolvamos a la tierra nuestro cuerpo, tal vez el máximo aprendizaje sea entender que somos nuestros propios jueces. Y que toda mezquindad y todo goce que nos permitamos tiene sentido en sí mismo, vive para sí mismo, no para convertirse en un futuro balance de un cuaderno divino.

Pronto más. Muy pronto 🙂

Crédito imagen: http://www.todoaventuras.com/las-cascadas-mas-altas-mas-grandes-y-mas-bellas-de-europa/

Anuncios