En busca del orgasmo perdido

orgasmo_recurso 2

Escribir este post es una deuda que tengo pendiente hace muchísimo tiempo con una amiga, pero cada vez que me disponía a intentarlo algo me frenaba, como si la tarea me quedara demasiado grande, como si se tratara de enfrentarse a una vaca sagrada. Después de todo, ¿qué coño puedo saber yo acerca del orgasmo, así en mayúsculas? Sí, vale, tengo orgasmos, pero muy rara vez durante el sexo (a menos que yo misma colabore directamente en el proceso), y muchas veces me quedo con la sensación de que al asunto le faltó punch, que estuvo bien pero podría haber sido mucho mejor… Eso sin contar con que durante muchísimos años decir orgasmo era para mí lo mismo que decir aguja, siendo mi cuerpo un enorme pajar donde la búsqueda no parecía terminar nunca.

Pero bueno, no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, así que estimados míos, he aquí el tema que nos traemos entre manos, desde mi humilde perspectiva.

Decía mi amiga lo siguiente en su mensaje: Quería sugerirte  algún artículo que hable del orgasmo. Hay tantas mujeres que creen haberlo sentido y como es algo tan intangible a veces ni lo conocen. Es difícil de explicar el “como es”.

Sin duda que es difícil porque no existe ‘un’ orgasmo femenino, el asunto se puede manifestar de muchas maneras: Siguiendo los patrones del masculino por ejemplo (excitación, plataforma, orgasmo, resolución), teniéndolo en “línea recta”, con varios picos de éxtasis, tal vez encadenando uno tras otro o en espiral… Ahora, si hay algo que sí está claro en esta tierra de sombras y piruetas es que cuando se tiene un orgasmo se sabe. Y ahí no hay más vuelta que darle.

Me lo explicó una prima con todas sus letras –y su habitual dosis de humor ‘barriobajero’- hace muchísimos años cuando yo nadaba con desesperación en los mares de la anorgasmia pero no me quería convencer de ello y a cada saltito, zumbido o sensación rica trataba de colgarle el cartelito de ‘orgasmo soft’: “Eso es como tirarse un pedo –me dijo-. Da igual si es más grande o más chico, siempre te enteras”.

Lo he dicho ya en algún otro post, pero lo vuelvo a repetir ahora: Uno de los mejores métodos de encontrarse con el orgasmo perdido es la masturbación. Un ambiente relajado, tiempo libre y a explorar. Porque claro, si ni siquiera una sabe dónde tocar para ver estrellitas, cómo esperar que lo sepa nadie más. Y otra cosa, la actitud tiene que ser constructiva. Algo así como buscar con alegría y sin esperar resultados, que de lo contrario pasa algo parecido a lo del gatillazo, mientras más se intenta mayor es el desastre, y mientras tanto una se queda sin dedos y con una irritación de la hostia (en el cuerpo y en la cabeza, buff!).

No se trata de ponerse ahora a elaborar el decálogo del buen orgasmo, ni de ser tan ingenua como para pensar que con una lista de tips bienintencionados cualquiera puede alcanzar sus cimas… A veces influyen factores físicos, otras veces hay traumas profundamente arraigados que no se superan solamente con buena voluntad. Sin embargo, sí puedo hablar de mi propia experiencia y de las cosas que a mí me han servido. Cuando hay terceros involucrados vuelvo a lo dicho, o intervengo yo misma en el proceso –timideces fuera!- o saco el manual de instrucciones, el mapa y las riendas, intentado oscilar con elegancia entre la sugerencia y la exactitud. A algunos les mola eso de compartir información, pero no siempre tanta directriz es algo bien recibido. De todas maneras no suelo comerme el coco con ese tema, y cuanto más me relajo más me encuentro con sorpresitas, como una vez que me corrí sólo con que me apretaran los pezones. Y es que muchas veces un buen manejo del in crescendo puede ser el único mapa que se necesita hacia la felicidad.

Ahora, sí que tengo algunos truquillos cuando somos mi orgasmo y yo contra el mundo, sin pollas enhiestas en el panorama. Como volver a empezar cuando siento que se me escapa. Detenerme, respirar profundo, volver a sentir el cuerpo, partir de nuevo, de cero. Sin pensar en que tengo prisa, en que quiero ya, que estaba tan cerquita, que me falta tiempo para tanta parafernalia… O como buscar otros caminos para ganar intensidad, porque a veces las fórmulas seguras, las vías conocidas y habituales, garantizan el resultado, pero ese resultado no pasa de ser un mero desahogo físico. Y algo tan simple como tocarse en otros sitios, o con movimientos nuevos, puede derivar en resultados sorprendentes. No siempre, claro, pero en algún momento…

Y aún a riesgo de quedar como una hippie loca que le aúlla a la luna, meditar unos minutos antes y dirigir mis energías hacia el vientre suele hacer maravillas. O reír durante algunos minutos, así a lo tonto, con ganas, sin razón, con la boca abierta y después cerrada. De lo que se trata es de irse “para dentro”, conectar con uno mismo, con sus sensaciones y cómo éstas se van ramificando. Salir de la cabeza y volverse puro cuerpo flotando en su propio universo.

Un cuerpo que, por cierto, hay que querer. Otro básico del buen orgasmo. Ya sea en compañía o en soledad, es escaso el disfrute que se puede obtener si se piensa más en que a una le cuelga un michelín del tamaño del Titanic que en las cosquillitas que se están produciendo “ahí abajo”.

Y ya lo último: Alguna vez me ha pasado que, como mi primer orgasmo es el que más se tarda y de ahí en adelante los demás son pan comido, me engolosino demasiado y la cosa termina cayendo por su propio peso. O sea, he tenido un par de orgasmos espectaculares pero en cuanto salgo de uno ya quiero otro, como si el placer ya trajera aparejada la necesidad, y sigo y sigo y sigo, y cada uno de los que vienen después es más chiquito que el otro, llega menos dentro, hasta que la cosa se desinfla, hasta que ya tengo que parar simplemente porque tengo todo anestesiado de tanto frotamiento frenético y ya me sube la mala leche. Así que pregunto, porque siempre es tan bonito sentirnos identificados con el prójimo… ¿a alguien más se le han gastado los orgasmos por glotonería o sí que soy media bicho raro?

Perversiones del ciudadano común 3: ‘Performance’

shutterstock_133884191Todos somos actores de nosotros mismos cada vez que hay un otro para contemplarnos, siempre que nos dibujamos desde una mirada ajena. Sin ni siquiera enterarnos muchas veces, porque a medida que crecemos nos vamos convirtiendo en expertos, tanteando y moldeando permanentemente la imagen que proyectamos hacia el exterior. Partiendo por algo tan básico como el maquillaje, o esos tacones con los que nos torturamos para ganar unos centímetros, o el coche en el que nos dejamos los ahorros para situarnos en un punto específico del mapa social.

Incluso en el sexo -supuestamente tierra fértil para el abandono y olvido de sí mismo-, por no decir donde más, caemos permanentemente en la tentación de la performance. Tendrán que saber perdonarme el anglicismo, pero es que la definición de Wikipedia es perfecta: “Una muestra escénica, muchas veces con un importante factor de improvisación, en la que la provocación o el asombro, así como el sentido de la estética, juegan un papel principal”.

¿No es el sexo acaso, muchas veces, una puesta en escena de nuestras habilidades y conocimientos? ¿No hacemos lo que hacemos para despertar en nuestro compañero su afecto, su interés o su asombro? Los hombres saben mucho de eso, no en vano los principales motivos de consulta con un especialista son por eyaculación precoz e impotencia, que muchas veces son dos caras de una misma moneda, el precio que se cobra el ansia por cumplir. ¿Con qué? La lista es larga. Y las definiciones, si bien personales, están muy lejos de ser libres o tan siquiera propias.

Un gemido para ‘apurar la causa’.

Una preferencia autoimpuesta por una postura que nos resulta más favorecedora.

Unos ojos q se cierran para esconder el hastío de un acto sexual reducido a una concatenación de embestidas interminables.

Un desgano revestido de entusiasmo. Un “tengo ganas” piadoso, uno porque da pereza discutir, otro porque “ya va tocando”…

 shutterstock_90568693.jpgTengo una amiga que estuvo saliendo con un chico de esos ‘neo-hippies’, cuya idea del paraíso en la tierra es comer bayas silvestres y estar en permanente comunión con la madre naturaleza. El chico practicaba el sexo tántrico, y bastaba que mi amiga hiciera ese comentario para despertar las envidias de cuánto ser pensante la rodeara en ese momento. Claro, los mitos en torno a esa práctica ponían a salivar a todos sus oyentes: polvos eternos en los que la mujer puede tener un orgasmo tras otro, sin el temido “me voy a correr” a destiempo. Una forma de amar bella y profunda, que sólo podría producir amantes igualmente bellos y profundos, en contacto consigo mismos y con el palpitar de la existencia, no sujetos al cumplimiento de determinados parámetros o metas. Una experiencia extática, prometedora, suculenta. La libertad de dos almas comulgando a través del tacto y el fluir de las energías frente al amor constreñido y maquetado –con su final predecible- del común de los mortales.

Pues el romance no terminó precisamente en éxtasis, sino que en eyaculación involuntaria. En una de las sesiones al galán se le fue la concentración y –horror de los horrores- se corrió copiosamente, tras una maratón de caricias, juegos y coito. Y entonces rompió a llorar con amargura, y cuando mi amiga trató de consolarlo le salió con que la culpa era de ella y le acusó de “robarle las energías”. Por lo mismo, concluyó, no le hacía bien verla, así que mejor lo dejaban. Mi amiga, claro, hizo lo único que podía hacer, que fue mandarlo al carajo y flipar. O flipar y mandarlo al carajo, en este caso el orden de los factores no altera el producto. El ‘producto’ se alteró solito, con un buen par de tetas. Más o menos como todos, por más que en su etiqueta dijera “gourmet” del sexo. Al parecer, a veces lo especial es aceptar que no lo somos tanto, incluso un buen misionero nos puede dejar marcando ocupado. Para mí, que no lo practico con frecuencia, ha llegado a ser toda una experiencia…

De paseo por la sumisión y el dolor

BDSM 1El otro día, tomándome unas cañitas con unos amigos, Ceci y José, les dije que, en dosis tímidas, a mi me molaba el rollo de la dominación y el dolor. El tema me quedó dando vueltas en la cabeza, lo que me ocurre con frecuencia cuando me estoy descubriendo a mí misma frente a otros y no me expreso con claridad. No es que me mole. Es que me produce fascinación. Una fascinación curiosa, precisamente porque va en contra de aquello en lo que creo más profundamente: la libertad y el placer como camino y como máximos objetivos en esta vida. La libertad en el amor, la independencia de las voluntades y de los proyectos (que pueden converger, claro, qué maravilla cuando convergen…). El placer per se, pero también como contrapartida del dolor, del sacrificio y del sufrimiento.

Tal vez de ahí nace, de hecho, el embrujo. Somos seres peculiares…

Personalmente he rozado el tema con el cuerpo y con la mente, siempre con un acercamiento lúdico, sin salir del otro lado de la frontera. Porque ese es el asunto, es otro mundo, oscuro y rodeado de tinieblas, pero asomarse a él puede producir el más exquisito de los vértigos. A mí, al menos, me desafía el intelecto. Entre otras cosas…

Amos y sumisos. El tema va mucho más allá de una práctica sexual, hay toda una filosofía de vida detrás, una forma de entender no sólo las relaciones sino también la existencia en general, que se nutre de una ‘mecánica’ muy específica relacionada con la entrega absoluta y el traspaso de los límites. El sumiso no sólo entrega la voluntad, la entrega voluntariamente. No se trata de debilidad, sino de fuerza. La fuerza de abandonarlo todo, de vaciarse, de convertirse en un “para el otro” absoluto. De entregarse de brazos abiertos y con una confianza inquebrantable al dolor. El dolor como una meta a vencer, una puerta a cruzar para alcanzar el más elevado de los éxtasis. Los relatos sobre estos estados de éxtasis son recurrentes en la literatura BDSM.

Una de las sensaciones más fuertes que he tenido leyendo blogs e historias en Internet es la de que “nosotros” somos el otro, el extraño, el incomprensible y el ignorante. En uno de los blogs más esclarecedores que me he encontrado, “Confesiones de amo y sumisa”, me topé con la siguiente reflexión: Para el mundo vainilla, la sumisa es una mujer fácil que se deja hacer de todo y con todos… En dos palabras: una puta…Cuando la realidad es radicalmente opuesta: no existe una mujer más fiel que la mujer sumisa…”.

Os dejo el link, por si queréis leer el post completo: http://confesionesdeamoysumisa.blogspot.com.es/2011/05/la-sumision-fuera-del-bdsm.html 

También os dejo un par de citas y links de otros post que me parecieron fundamentales. El bloBDSM 2g es de lo más interesante y, a diferencia de otros “del rubro”, está escrito tanto por la sumisa (con ciertas dudas existenciales, por cierto) como por el amo. Bueno, estaba, porque hace tiempo que no se actualiza. Me pregunto si será porque se ha acabado la relación entre los dos…

 “He frecuentado salas en las que las sumisas eran poco más que muebles adornando la habitación,  y he visto cómo los demás dominantes alababan a sus Amos por el  cosificado comportamiento de sus sumisas. ¿Tiene una sumisa que dejar de ser persona, para convertirse en la muñeca hinchable de su Amo…?”

http://confesionesdeamoysumisa.blogspot.com.es/2011/04/la-buena-sumisa.html

“…somos nosotras las que elegimos a quien entregarnos y someternos? ¿Deben ganarse nuestra entrega? ¿Es nuestro Amo quien nos pone la cadena, o se la entregamos nosotras…? ¿Puede ser, que quizás, como en cualquier otra relación de pareja, deba ser algo mutuo, y nuestros Amos nos dominen porque nos dejamos dominar…?

http://confesionesdeamoysumisa.blogspot.com.es/2011/04/quien-elige-quien.html

En cuanto al dolor… ¿se puede hablar de dolor cuando el dolor es sólo la envoltura, y en el centro está el placer? ¿Dónde está el límite? En el BDSM hay dos tipos de “dolores”. El primero, si bien está lejos de ser suave, tiene como objetivo el placer físico, y forma parte de los juegos sexuales habituales. Puedo entenderlo, perfectamente. Pero el segundo persigue el dolor puro y duro, y su objetivo es el castigo. Castigo que, a su vez, surge cuando se manifiesta la voluntad del sumiso, y pretende precisamente la aniquilación de dicha voluntad, como si de un proyecto de ingeniería se tratara. Ahora, detrás de esa destrucción, de ese desmantelamiento total, está precisamente la máxima cumbre a alcanzar, el nirvana absoluto. O al menos eso dicen…

PD1: No supe donde “encajarlo” dentro del post, pero hay otro blog, de relatos eróticos en este caso, que me parece más que recomendable para los interesados, bien escrito y sumamente estimulante. Personalmente tengo debilidad por la serie “Silver”. A ver si alguno se anima a leerlo y me comenta qué le ha parecido…

http://silverdark.bligoo.es/

PD2: Ceci, sé que el post me ha salido laaargo… 😉 Me temo que no lo puedo evitar!)