500 palabras

Escribo con los dedos aún húmedos. Húmedos de mí. Oliendo a mí…

Dije que tal vez te imaginaba esta noche. No era una intención firme, esa es la verdad. A veces simplemente me gusta perderme entre el oleaje. Pero entonces apareciste, atravesando mis aguas con tu mástil insolente, sin esperar invitación…

¡Bienvenido a la fiesta!

zapatos de tacónEstamos en la habitación de un hotel. Hemos cenado, nos hemos reído y nos hemos quitado todo el ajetreo del cuerpo con un baño tibio y reponedor (sí, las chicas solemos partir por el principio, jeje… Se llama “crear ambiente”). Yo llevo ropa interior, ligas negras y zapatos de tacón (¿fetichismo dijiste? ¡Espera a que saque a pasear mi lado sado y camine sobre ti con ellos puestos!). Tú no llevas nada, ya sabes cómo me pone verte así, más polla que cuerpo. Nada más se necesita…

Tengo dos deseos, así que me acerco a tu oído y te los digo bajito. El primero es que esta noche quiero un poco de dolor en el menú, pero acompañado de un buen manejo del tempo. A fuego lento, in crescendo

Te susurro que lo tienes todo para besar, morder, apretar, arañar, fustigar. Pezones, pechos, muslos, glúteos, los caminos de mi espalda… Ve de a poquito y llega lejos. Mi cuerpo está carnívoro.

Me preguntas entonces qué más quiero, y lo que quiero es rendirme a tus deseos. Sólo por hoy, así que aprovecha.

Por si no ha quedado claro, lo que te ofrezco es una moneda de dos caras: quiero que me pidas que haga y te haga todo lo que te apetezca que haga y te haga, pero sin reprimirte… No vale invitar a la cabeza, estamos en territorio libre. Y quiero, además, que me hagas todo lo que te apetezca hacerme, sin preguntar.

¿Quieres que me ponga de cara a la pared? ¿Contra la ventana? ¿Qué vaya a gatas por mi premio? Lo haré, faltaba más.

¿Quieres ver cómo me toco? Hasta el éxtasis si quieres, gritando tu nombre o el de la deidad que prefieras.

¿Quieres un baile? Lo verás, sólo elige la música y túmbate a mirar. Y si quieres también te acomodo los almohadones.

¿Juegos de roles? El que prefieras, se me ocurren varios que no requieren disfraz. ¿Qué tal un profesor con mala leche? Me encantaría probar su cinturón… Mmm, hay tantas maldades que lo pueden hacer enfurecer…

¿O tal vez prefieras probar tú esos tacones en tu espalda? Claro, todo entra en el menú. Si hay que ponerse canalla me pongo canalla. Ya sabes que también tengo una ‘selfie’ perversilla que cada tanto se asoma a jugar.

En cuanto salga de tu boca lo tendrás.

O simplemente cógelo. Ya te lo dije, esta noche mandas.

¿Ya te has hecho a la idea? Yo estoy llegando al final.

Así que ahora, si no te importa, me quedo sola con mi explosión espectacular, y después me voy a dormir, que mañana curro. Después de todo es mi fantasía, no la tuya…

Celos

imagen celos, trio

Hablaba en el post pasado del tema de la fidelidad. Hablaba de algunas opciones, que básicamente pasan por reconocer que a todos nos gusta mirar para el lado, y que probablemente nos va a gustar hasta el día en el que nos toque ponernos el pijama de palo. No estamos programados genéticamente para mantener relaciones sexuales con una misma persona de por vida, si bien eso sólo significa lo que significa, nadie ha hablado del bien y del mal acá. O sea, y tal como tan acertadamente señala mi amigo Pere Estupinyà en su último libro, hay que tener cuidado de no caer en la “falacia naturalista”, avalando moralmente aquellas cosas que nos vienen dadas por naturaleza y que nos acomoda avalar, mientras olvidamos que hay muchas otras que beben de la misma fuente pero que consideramos verdaderas aberraciones.

En realidad no lo dice así, pero estoy evitando coger mi libro y caer en la trampa de ponerme a buscar la cita, porque entonces ya no paro… De cualquier manera, esa viene a ser más o menos la idea.

¿Por qué no entonces aceptar que si bien es muy difícil amar a dos personas a la vez –nuevamente la ciencia mete aquí su cuchara-, si se puede desear a tres, a cuatro o a cinco? ¿Por qué no aceptar que hay distintas maneras de querer, y que un corazón siempre puede tener sitio para más? ¿Por qué no abdicar de una vez por todas del modelo de pareja que nos hemos montado, y que se cae y nos arrastra en su fracaso una y otra vez, en pos de un camino menos contaminado, en una de esas incluso libre de pantomimas y mascaradas?

Probablemente no alcanzarían 1.000 páginas para terminar de dilucidar este asunto, pero permitidme subir al banquillo de los acusados a uno de los más que posibles culpables de esta historia de nunca acabar: Los celos.

Hijos de la posesión, esa horrible criatura que nos engaña con sus cantos de sirena prometiéndonos un bálsamo que cure nuestro miedo a la soledad mientras silenciosamente inyecta su veneno, los celos anidan en todos nosotros. Se noten o no, nos hagan la vida más o menos jodida, están ahí.

imagen celos, carcelEn mi post “Cuando la ciencia se va a la cama” dije que no soy celosa y que “intento huir de la posesión como del demonio”. Aún entendiéndose que hablaba en términos generales, durante algún tiempo me enorgulleció pensar aquello, como si fuera una especie de sello, una sofisticación más de mi forma de ser que colgarme como una medalla a la modernidad. Ahora, no hace falta bucear con demasiada profundidad en las pantanosas aguas que rodean a este asunto para ver que, cuando mucho, se puede tener el tema más racionalizado. O sea, puedo entenderlo. Tal vez aproximarme a él por vías menos gastadas, y apreciar más matices en algunas de las situaciones que me ha planteado la vida, en una de esas intentar dar la pelea con mejores armas…  pero hasta ahí. Los celos son una cárcel, y sólo quien los padece es su prisionero, pero ¡de qué poco sirve a veces el saber! Yo también he sentido esos mordiscos feroces en el interior del estómago, ese deterioro del alma, esa corrosión de todo lo que late dentro y que nunca termina de explotar. Las esperanzas, cuando mueren, no suelen hacerlo dulcemente. Y como legiones de otras mujeres (y hombres, claro está) en ocasiones he tenido que recomponerme y sonreír, porque no quedaba otra. No importa que sepa que el otro no es mío, que nadie lo es. Porque mío es el olor a él que entra por mi nariz y se inyecta en mi sangre cuando lo tengo cerca, y mía es su piel entre mis dedos. Mío es su sabor, porque está en mi lengua, y mía la forma única en que se dibuja su contorno en mis ojos. Mío, mi tesoro, ¡my precious! Para siempre, o al menos durante todo el “siempre” que sea necesario…

(¿Esperabais alguna conclusión al respecto? Mmm, lo siento, no la hay.)

Fidelidad

Fidelidad. Una palabra enorme de cuatro sílabas que nos atrinchera, nos violenta, nos desconcierta, nos acuna. Un mandato, un yugo en ocasiones, un pacto de voluntades. Muchas veces una mentira. Una ilusión que nos tranquiliza…fidelidad

Nos recuerda el científico Pere Estupinyà de la importancia de diferenciar entre fidelidad y monogamia. “La monogamia es natural, la fidelidad no”, explica. La frase, de puro contundente, es como un chorro de claridad. Y continúa: “¿Es natural desear sexualmente a otra persona a pesar de estar felizmente enamorado?, ¿o lo que no es natural es tener relaciones de manera exclusiva siempre con la misma pareja? Bueno, por lo menos en el mundo animal, monogamia e infidelidad no están en absoluto reñidas”.

Para dibujar mejor la idea, Pere nos cuenta de los titís y sakis, unos monos que “tienen la monogamia impregnada en los genes”, pero aclarando que “una cosa es la monogamia social y otra la sexual. La primera es entendida por la naturaleza como el instinto de establecer un núcleo familiar y defender un territorio en aquellas especies cuyas crías requieren el cuidado de ambos progenitores. Por otro lado, la monogamia sexual [lo que nosotros consideraríamos ‘fidelidad’] consiste en mantenerse sexualmente fiel y desestimar la opción de procrear con una hembra receptiva o un macho con mejores genes. Esta monogamia sexual no tiene mucho sentido evolutivo, y de hecho es extrañísima en el mundo animal. Desde luego ningún primate, salvo los humanos, la practica”.

Seguro que hay más humanos que animales siendo “monógamos sexuales”, vale. ¿Pero cuántos de ellos lo son a gusto? ¿Cuántos no han estado “por los pelos” de caer en la tentación? ¿Y cuántos caen una y otra vez mientras mantienen una fachada ejemplificadora, escindidos en dos existencias que no se tocan? Y eso por no hablar de los arrepentidos, los que arrastran su engaño como una losa, convirtiendo sus orgasmos culpables en podredumbre del alma.

¡Cuánto desperdicio, cuánta falta de disfrute!

orgía¿Tengo yo la clave? Por supuesto que no. Durante un tiempo pensé que el tema se circunscribía a un problema de falta de madurez existencial, que la raza humana –siguiendo el camino “correcto” – evolucionaría hacia comunidades poliamorosas, todos revueltos y felices como lombrices. Claro, el panorama en mi cabeza se dibujaba con bastante menos ingenuidad que la que planteo aquí, pero esa es más o menos la idea.

Otra opción sería la de nuestros amigos titís y sakis: una sociedad de familias “tradicionales” (parejas –de cualquier condición sexual- que viven juntas, tienen relaciones estables y crían a sus hijos de forma colaborativa), con escarceos amorosos libres y a tutiplén. O sea, cuando te aburre lo que tienes en casa sales a cenar fuera, y cuando te hastías de tanta cocina de chef vuelves a tu cocina de siempre, por una humeante y reponedora cazuela. O visto de otra manera, sería algo así como respetar la figura de la infancia del “mejor amigo”, que es siempre el primero al que se invita a todo, pero teniendo otros amigos que nos hagan felices.

familias alternativasPero nein. Porque si bien una parte del plan funcionaría de maravillas (yo con todos), el otro hace aguas por donde se mire (“mis” todos o alguno de mis todos con todos los demás). ¿Egoísmo? Tal vez, pero también ciencia. “Sí es natural sentir deseo sexual y amor sincero por varias personas a la vez, y quien haya tenido un amante puede dar fe de ello, pero aceptar que ellas también lo sientan por otros no forma parte de la lógica interna de nuestro cerebro”, reflexiona Estupinyà.

Ahora, tanto como tira la ciencia tiran los hábitos, y ahí la cosa no mejora mucho. Llevamos siglos poniendo como base de la sociedad la familia tradicional y el matrimonio (una figura que se resquebraja a pasos agigantados, si bien es de justicia agregar que algunos aún resisten, dotando a la institución de su más bello sentido), y con ello repitiendo las mismas frases gastadas, las mismas fórmulas de engaño y autoengaño con ligeros cambios propios de cada época. Hoteles y moteles; segundos móviles; cuentas de correo secretas; relaciones cibernéticas; hijos ocultos; romances de oficina, de verano, de viajecillo… Todo ello mientras intentamos seguir convenciéndonos de que a nosotros sí que nos va a resultar, de que podremos regar la flor de la pasión con el cemento de lo cotidiano y mantenerla viva.

Yo me pregunto: ¿Vamos a aprender algo alguna vez? ¿Hasta cuándo insistimos en engañarnos, en repetir comportamientos que nos dañan? ¿Por qué tenemos que mentirnos unos a otros de maneras tan burdas, tan patéticas?

– Ya no la amo, pero no se lo digo para no causarle dolor.
– Mentira. No te importa causarle dolor. Lo que te importa es no ser testigo del dolor que causas.

No, no creo en la fidelidad. Hasta la ilusión más linda se gasta, cuando no se rompe de golpe. Obviamente estoy muy lejos de proponer una fórmula redonda, no vayáis a pensar que tengo el tema resuelto, más bien todo lo contrario. Cada vez que le doy vueltas termino hecha un caos. Pero sí sé una cosa. La fidelidad que yo espero es la honestidad, y si dejo de creer en ella dejo de tener fe en el ser humano. Que no me prometan mañanas porque eso nadie lo tiene entre sus manos, pero que sí me ofrezcan verdades. Es justo que uno sepa qué terreno pisa para saber si lo quiere seguir pisando, si sabe ser feliz con lo que realmente se le está ofreciendo. Enfrentar con honestidad cualquier cambio en las condiciones del “pacto” que se hizo con otra persona (ya sea de exclusividad o de otro tipo), con el añadido de que esa persona te ha entregado su confianza y está compartiendo su vida contigo, es de mínimo respeto. Claro que se arriesga mucho, y para ello se requiere valentía, pero como la requiere cualquier acto de amor. Pero lo contrario no deja de ser un acto de violencia, de alguna manera una violación a la libertad de la otra persona, se justifique como se justifique.

PD1: Estupinyà se ha convertido en un “sospechoso habitual” en mi blog, lo sé, pero es que estoy pasando una etapa ‘Pereadictiva’  que tendréis que saber perdonar. O sea, de que el tío sabe, sabe, y además de que lo explica de puta madre… me pone! :p Así que ya podéis esperar un post más completito sobre su último libro en un futuro no muy lejano, jeje.

PD2: Soy consciente de que me he dejado fuera el tema de los celos, y que su inclusión habría permitido explorar con más profundidad algunos de los puntos que toco en esta entrada… Pero ya la cosa se estaba alargando, y además es que vaya temazo! No sé, me pareció a mí que más bien merecía post propio.

PD3: ¡No, nadie me ha puesto los cuernos últimamente, jejeje! Bueno, al menos que yo sepa. Por si las moscas…

De paseo por la sumisión y el dolor

BDSM 1El otro día, tomándome unas cañitas con unos amigos, Ceci y José, les dije que, en dosis tímidas, a mi me molaba el rollo de la dominación y el dolor. El tema me quedó dando vueltas en la cabeza, lo que me ocurre con frecuencia cuando me estoy descubriendo a mí misma frente a otros y no me expreso con claridad. No es que me mole. Es que me produce fascinación. Una fascinación curiosa, precisamente porque va en contra de aquello en lo que creo más profundamente: la libertad y el placer como camino y como máximos objetivos en esta vida. La libertad en el amor, la independencia de las voluntades y de los proyectos (que pueden converger, claro, qué maravilla cuando convergen…). El placer per se, pero también como contrapartida del dolor, del sacrificio y del sufrimiento.

Tal vez de ahí nace, de hecho, el embrujo. Somos seres peculiares…

Personalmente he rozado el tema con el cuerpo y con la mente, siempre con un acercamiento lúdico, sin salir del otro lado de la frontera. Porque ese es el asunto, es otro mundo, oscuro y rodeado de tinieblas, pero asomarse a él puede producir el más exquisito de los vértigos. A mí, al menos, me desafía el intelecto. Entre otras cosas…

Amos y sumisos. El tema va mucho más allá de una práctica sexual, hay toda una filosofía de vida detrás, una forma de entender no sólo las relaciones sino también la existencia en general, que se nutre de una ‘mecánica’ muy específica relacionada con la entrega absoluta y el traspaso de los límites. El sumiso no sólo entrega la voluntad, la entrega voluntariamente. No se trata de debilidad, sino de fuerza. La fuerza de abandonarlo todo, de vaciarse, de convertirse en un “para el otro” absoluto. De entregarse de brazos abiertos y con una confianza inquebrantable al dolor. El dolor como una meta a vencer, una puerta a cruzar para alcanzar el más elevado de los éxtasis. Los relatos sobre estos estados de éxtasis son recurrentes en la literatura BDSM.

Una de las sensaciones más fuertes que he tenido leyendo blogs e historias en Internet es la de que “nosotros” somos el otro, el extraño, el incomprensible y el ignorante. En uno de los blogs más esclarecedores que me he encontrado, “Confesiones de amo y sumisa”, me topé con la siguiente reflexión: Para el mundo vainilla, la sumisa es una mujer fácil que se deja hacer de todo y con todos… En dos palabras: una puta…Cuando la realidad es radicalmente opuesta: no existe una mujer más fiel que la mujer sumisa…”.

Os dejo el link, por si queréis leer el post completo: http://confesionesdeamoysumisa.blogspot.com.es/2011/05/la-sumision-fuera-del-bdsm.html 

También os dejo un par de citas y links de otros post que me parecieron fundamentales. El bloBDSM 2g es de lo más interesante y, a diferencia de otros “del rubro”, está escrito tanto por la sumisa (con ciertas dudas existenciales, por cierto) como por el amo. Bueno, estaba, porque hace tiempo que no se actualiza. Me pregunto si será porque se ha acabado la relación entre los dos…

 “He frecuentado salas en las que las sumisas eran poco más que muebles adornando la habitación,  y he visto cómo los demás dominantes alababan a sus Amos por el  cosificado comportamiento de sus sumisas. ¿Tiene una sumisa que dejar de ser persona, para convertirse en la muñeca hinchable de su Amo…?”

http://confesionesdeamoysumisa.blogspot.com.es/2011/04/la-buena-sumisa.html

“…somos nosotras las que elegimos a quien entregarnos y someternos? ¿Deben ganarse nuestra entrega? ¿Es nuestro Amo quien nos pone la cadena, o se la entregamos nosotras…? ¿Puede ser, que quizás, como en cualquier otra relación de pareja, deba ser algo mutuo, y nuestros Amos nos dominen porque nos dejamos dominar…?

http://confesionesdeamoysumisa.blogspot.com.es/2011/04/quien-elige-quien.html

En cuanto al dolor… ¿se puede hablar de dolor cuando el dolor es sólo la envoltura, y en el centro está el placer? ¿Dónde está el límite? En el BDSM hay dos tipos de “dolores”. El primero, si bien está lejos de ser suave, tiene como objetivo el placer físico, y forma parte de los juegos sexuales habituales. Puedo entenderlo, perfectamente. Pero el segundo persigue el dolor puro y duro, y su objetivo es el castigo. Castigo que, a su vez, surge cuando se manifiesta la voluntad del sumiso, y pretende precisamente la aniquilación de dicha voluntad, como si de un proyecto de ingeniería se tratara. Ahora, detrás de esa destrucción, de ese desmantelamiento total, está precisamente la máxima cumbre a alcanzar, el nirvana absoluto. O al menos eso dicen…

PD1: No supe donde “encajarlo” dentro del post, pero hay otro blog, de relatos eróticos en este caso, que me parece más que recomendable para los interesados, bien escrito y sumamente estimulante. Personalmente tengo debilidad por la serie “Silver”. A ver si alguno se anima a leerlo y me comenta qué le ha parecido…

http://silverdark.bligoo.es/

PD2: Ceci, sé que el post me ha salido laaargo… 😉 Me temo que no lo puedo evitar!)

Sobre monjas pajilleras y la necesidad universal de correrse a gustito

shutterstock_75107572 Monjitas

Hace algunos días, atacada por una fiebre de limpieza pre-primaveral, estaba revisando un montón de diarios y revistas viejos cuando volví a encontrarme con una historia de lo más curiosa: La de las monjas pajilleras de mediados del siglo XIX, que en una de las máximas expresiones de caridad cristina que le conozco a la Iglesia se dedicaban a masturbar a soldados heridos en los hospitales. Probablemente muchos ya la conozcan, pero me parece una iniciativa tan loable que la comparto por si alguien aún no ha escuchado o leído nada al respecto.

Dice la historia (según algunos leyenda, yo me quedo con lo primero) que en el año 1847 el obispo de Andalucía decretó una dispensa autorizando la creación del “Cuerpo de Pajilleras del Hospicio de San Juan de Dios” en Málaga. Estas “pajilleras de la caridad” eran mujeres (monjas y voluntarias) que masturbaban a los soldados heridos de los hospitales buscando así ofrecerles algún alivio en medio de su enfermedad. La idea surgió de Sor Ethel Sifuentes, fundadora del cuerpo de pajilleras, quien al percatarse de la ansiedad y mal humor que reinaba en el pabellón de heridos de un hospital  donde ejercía de enfermera, comenzó a masturbar a los pacientes sin distinciones de rangos: Todos, desde reclutas hasta oficiales, tenían derecho a su paja diaria. El cambio en el ánimo de los soldados no se hizo esperar.

La iniciativa tuvo tanto éxito que se fundaron más cuerpos de Pajilleras -el de la Reina, las del Socorro de Huelva, las Esclavas de la Pajilla del Corazón de María y, en tiempos de la guerra civil española, las de la Pasionaria-. Además, la idea también se implementó en México, Brasil y República Dominicana.

Como no todo puede ser perfecto, y como al parecer la sensación de que lo que se estaba haciendo no era “del todo correcto” resulta inevitable cuando se mezcla iglesia y sexo, las integrantes de los cuerpos debían utilizar un holgado vestido, que ocultaba del todo las formas de sus cuerpos, así como un velo de lino para taparse la cara, con lo que sólo se les podían ver las manos. Aún así, estoy segura de que más de algún soldado habrá lamentado la desaparición de tan caritativas féminas, ya que casi todos los cuerpos dejaron de existir después de la segunda guerra mundial.

¿Por qué me gusta tanto esta historia? Porque más allá de lo divertido o peculiar del asunto, nos recuerda que el sexo también se anhela desde un cuerpo (o mente) enfermo o mutilado, y que su ausencia puede ser una agonía en sí. Por eso, cuando alguien no está en condiciones de darse a sí mismo tan básica satisfacción, el asunto cobra tintes “humanitarios”.

Vale, es probable que pocos hoy en día estuvieran dispuestos a prestarse de forma tan desinteresada a producir placer en el prójimo. Pero creo que ya en el hecho de reconocer, y de alguna manera respetar, la necesidad de todos de sentir algún tipo de contacto, hay un avance importante.

Cuando yo era niña, una de mis mejores amigas vivía con su tío y una prima con discapacidad intelectual, la Totó. En aquella época la Totó, que se desenvolvía en el mundo como una niña pese a que su cuerpo hace muchísimo que era el de una mujer, tendría cerca de 40 años. Que se supiera  nunca había estado con un hombre, aunque probablemente eso se debía a que siempre iba acompañada por la calle. O sea, que es un dato casi anecdótico que poco y nada nos cuenta de ella, su mundo interno, sus anhelos y necesidades.

Pero un día que estaba en la casa de mi amiga, con 12 ó 13 años, fui testigo de una escena que se me grabó: El padre de la Totó había descubierto hace algún tiempo que la razón de las largas duchas de su hija eran masturbatorias. Decidido a terminar con semejante aberración, empezó a cronometrar el tiempo de las duchas: A los cinco minutos exactos (siete si era día de lavarse el pelo) apagaba el calentador de agua, para evitar así que su “niña” se dedicara a semejantes menesteres.  La cosa es que ese día la Totó no pudo más con la represión paterna, y junto con el agua fría le cayeron encima todas las ansias acumuladas, la rabia y los silencios de tantos años, ya que pocos segundos después de que su padre le apagara por enésima vez el calentador salió corriendo del baño, desnuda, tiritando y chorreando agua, mientras gritaba a viva voz “¡yo también tengo derecho, yo también tengo derecho por la mierda!”. Tan enajenada estaba que llegó hasta el patio y la vieron algunos vecinos, que inmediatamente comenzaron a reír, aunque la situación no tenía nada de graciosa. A mí me pareció una escena desgarradora, pero al mismo tiempo hermosa por su poder y su crudeza, por su capacidad de narrar una historia compleja y llena de matices, del modo en que son hermosas algunas escenas de películas terribles, que más allá del dolor nos dejan algo. Porque en su momento nos rozaron el alma, haciéndonos sentir compasión, y con ello no me refiero al sentido más estrecho de la palabra, como lástima, sino que como una de las expresiones más profundas del amor: padecer con alguien, ser capaz de ponernos en sus zapatos. Ver a la persona que hay detrás de la enfermedad y ofrecerle una mano aliviadora. Literal o figuradamente.

Perversiones del ciudadano común. I: Disfraces

Half-virgin, de Daniel Iván. http://www.flickr.com/photos/58372389 @N00/4578707356. CC by-nc-nd.Según la RAE, perverso es algo “que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas”. Perverso es entonces el disfraz que me pongo esta noche, mucho más aún que si fuera vestida de dominatrix: el de “chica buena”. Porque salgo con un “chico bueno”, tal vez otro disfrazado, pero cómo saberlo, mejor prevenir que lamentar. Así que cargo con este sudario que no se ve pero me asfixia, que sepulta mi piel desnuda y corrompe mis impulsos invitándolos a una representación, porque ya he contemplado unas cuantas estampidas. Y practico. De forma tozuda incluso. No se disfruta con el dolor, no se disfruta con el control, no existe placer en la sumisión. Sólo la suavidad me lubrica, sólo en susurros se me posee, sólo las palabras de amor me acunan. Hay que mirar para otro lado, hacer como que no existe el ansia de que lo único restringido sean mis tobillos y mis muñecas. No está bien y punto, algo tiene que haber ahí, algo torcido, eso dicen. Mi abuelito no estaría orgulloso, y esa es la prueba del algodón.

Lo intento. Me trago las palabras poco recatadas, sonrío.

Pero aquí está opaco, y no hay juguetes. Únicamente una gran seriedad, y mucha concentración para interpretar el rol.