Riámonos un rato de los condones

Mientras reposo cosillas y pienso el tema más apropiado para mi próxima entrada (y siempre fiel a mi espíritu profiláctico), os dejo unos videos de Youtube, para que os riáis un ratito.

Y es que son todo un tema los condones. Pero ya que toca convivir con ellos, mejor tomárselos con humor, ¿no?

El primero ya es un clásico, y su ¿humor negro? toca la fibra. Y es que… ¿qué padre no ha estado alguna vez en una situación así?

Después tenemos mi favorito, en este caso no se trata de un anuncio sino de… jeje, mejor véanlo!

El tercer video nos recuerda que un condón te puede salvar de más de una manera…

Pero claro, siempre hay peligros en su uso! :p

Y para terminar, os dejo con esta verdadera obra de arte. ¡Que la disfrutéis!

PD: Los videos que comparto fueron vistos en el blog de Apasiónate, con excepción de “Compra Condones”, que encontré trasteando por otros sitios. De hecho, hace poco lo subí a la fanpage de Facebook, pero me permití repetirlo porque lo encuentro espectacular… Aunque si se piensa bien, no se puede decir que sea muy acertado a la hora de incentivar el sexo responsable entre adolescentes!

Anuncios

Diálogos callejeros 1: En las porno lo hacen con saliva

(Oído en la Plaza de Felipe II una tarde de lluvia) bajo_la_lluvia

– Mi novio siempre tiene ganas, pero a mí no me gusta.
– ¿No? A mí sí. O sea, a veces duele un pelín al principio, pero cuando se relaja es rico.
– A mí me duele todo el rato. Además siempre cuesta mogollón que entre. Y raspa.
– ¿Raspa? ¿Pero qué lubricante usas?
– Ninguno. Nunca he usado.
– ¿Ninguno? ¿En serio? Pero tía, eso es una salvajada. ¡No se puede tener sexo anal sin lubricante!
– En las porno lo hacen con saliva…
– Ya, y la chica siempre se corre, y al tío se le pone dura en un segundo y puede seguir follando por horas… No, de verdad, no puedo creer que lo hagas así, a lo bestia.
– Bueno, con saliva…
– ¡Pero si la saliva se seca enseguida! Eso no sirve para nada.
– ¿Y los lubricantes sí?
– Claro. Sobre todo los de silicona. Los de agua duran menos y son más pegajosos, aunque si es de silicona tienes que asegurarte que sea compatible con los condones. Bueno, ahora casi todos lo son.
– ¿Y entonces se siente distinto? ¿De verdad?
– Pffff, una cosa está a años luz de la otra. Aunque claro, eso no quita que antes de metértela, tu novio te tiene que relajar bien la zona.
– ¿Relajar la zona?
– Claro, que se te dilate, que a tu culo le den ganas. Si no, no tiene gracia. Una vez, hace tiempo, le dije a un amigo que a mí no me gustaba. Y me contestó: “Entonces es porque no te han calentado bien el culo. Si te lo calientan bien es imposible que no te guste”. Y tenía razón.
– Uau, flipo. Yo pensé que a ninguna tía le gustaba, que hacían como que les gustaba.
– No, soy yo la que flipo contigo. Con saliva. Madre mía…