S=EX². La ciencia del sexo

Hace rato que tenía ganas de escribir este post. Se me había ido quedando en el tintero, y aunque soy consciente de que no es precisamente “noticia de actualidad”, eso nunca ha sido tema para mí a la hora de decidir sobre qué hablar en este blog. La idea es que prime el interés. Y en este caso hablamos de un libro muy, muy interesante.

Ya os he dado la lata antes con la fascinación que siento por Pere Estupinyà, quien se describe a sí mismo en su web como “escritor y divulgador científico”, así que no me voy a repetir. Tampoco quiero repetir la información que ya ofrecen los muchísimos artículos sobre “S=EX². La ciencia del sexo” y que podéis encontrar en Internet, principalmente citas y comentarios de algunos de los parajes más interesantes del libro junto con una enumeración de los temas tratados. Que son muchos.

Sin embargo, son necesarias unas pinceladas básicas, así que me quedo con que nos encontramos ante un texto que al mismo tiempo disecciona como permite una visión “holística” del tema que se trae entre manos, el sexo, para lo cual se sirve de diversos frentes de aproximación (comandados por un batallón de “logías: biología, sociología, neurología, sociología, fisiología…) y de una combinación perfecta entre sentido del humor, liviandad, rigurosidad y cercanía. O sea, un libro que puede devorarse a un ritmo digno de una novela de suspense, tan entretenido como informativo, y que está plagado de anécdotas, datos curiosos, hallazgos sorprendentes y alguna que otra confesión personal del autor, siempre ávido de saber (al punto de convertirse en el primer hombre en someterse a una Imagen por Resonancia Magnética Funcional mientras experimentaba un orgasmo. Todo sea por la ciencia…).

Ahora, llegados a este punto, de lo que realmente quiero hablar no es del libro en sí –insisto, información hay de sobra- sino de mi experiencia particular leyéndolo. Y después de leerlo, claro.

Para empezar, me lo tragué en verano, así que lo asocio a arena y playa, relajo y desnudez. Es un libro que me sabe a mojito, a mañanas largas, al tacto único del sol besando la piel de un cuerpo en reposo. Un libro degustado, repasado y comentado.

Y ahí tenemos otro tema, es un libro que da muuucho tema de conversación. Porque lo que cuenta está tan bien contado que uno se queda con los datos casi sin enterarse, sin esfuerzo, y con ello se tiene un pozo enorme de saber al cual echar mano cuando se desea deslumbrar –o escandalizar, actividad también de lo más edificante y divertida- al interlocutor que se tenga delante.

Pero bueno, además de enriquecer habilidades sociales, esas cosillas que se van quedando, esos datos y reflexiones, esos resultados científicos y anécdotas pueden poner a funcionar la sesera de otra manera. O sea, ayudarnos a prestar más atención. A observar con distintos ojos –incluso a la manera de “gafas intercambiables”- las conductas de los demás y las propias y dotarnos así de más y mejores herramientas para llevar a cabo nuestro viaje por las sombras del ser humano.

En este contexto, uno de los efectos más interesantes que tuvo el libro sobre mí fue, por explicarlo de una manera simple, una atenuación de un cierto sentimiento de “culpa sexual” que puede surgir en diversas situaciones. Es como si al comprender determinados mecanismos (o al comprender que son compartidos con gran parte de la humanidad, no sé realmente cuál será la opción válida) el Pepe Grillo interno suavizara sus juicios de alguna manera, o más bien como si su voz se reencauzara hacia mejores destinos.

Si a estas alturas os estáis preguntando “madre mía, ¿de qué está hablando esta chica?”, voy a recurrir a una antigua costumbre de terminar con un par de anécdotas ejemplificadoras, ya que cuando no alcanzan las palabras… bien valen más palabras que dibujen imágenes! 😉

Caso 1: Cuando el conocimiento provee calma

Hace poco quedé con un ex. Uno de esos que dejan huella, si bien más que por mérito propio por la forma en que se me dio vuelta el mundo con la experiencia vivida, porque me hizo cuestionarme cosas que consideraba verdades como templos y porque en el breve trayecto que compartimos y en todo el dolor posterior de la pérdida pude aprender muchísimo sobre mí misma… La cosa es que supuestamente se trataba de un encuentro trascendente, y todos sabemos que la trascendencia es muy amiga de crear situaciones embarazosas o liarla, así que aunque me sentía bastante en paz con el mundo no terminaba de confiar del todo en mí y mis reacciones imprevisibles. Pero al llegar al lugar de la cita y encontrarme con ese festín de señales corporales con el que me recibió me relajé de forma automática. El hombre que me había pulverizado el corazón era un manojo de nervios que exhudaba “información útil” por doquier, porque más allá de los gestos más evidentes percibí detalles más sutiles que antes se me habrían escapado. Y así, con la atención ampliada, pude atravesar un poco mejor la opacidad de ese semidiós caído del altar que casi llegó a quebrarme con su hermetismo. Dicen que la información es poder, pero para mí fue calma, toda la que necesitaba para vivir mis procesos y terminar de entender… Porque al fin y al cabo lo que tenía ante mí era un ser humano como cualquier otro, con sus debilidades y sus heridas. Y de esos está lleno el mundo.

Caso 2: Cuando el conocimiento nos hace conscientes

En esta historia el lenguaje corporal vuelve a jugar un rol importante, aunque ahora estamos hablando de mi lenguaje corporal. Inconsciente, más no inocente.

Había ido a visitar a una amiga y mientras ella estaba arriba amamantando a su bebé yo me quedé conversando con su novio en el patio del chalé que comparten. El novio es guapo y me cae genial, lo cual no significa que me haya planteado tener algo con él, ni siquiera a nivel de fantasía. O sea, hablamos de la pareja de una amiga, así que no me permitiría ni coquetear inocentemente con él. O eso creía yo…

Pues ahí estaba, en medio de una conversación sobre motores, cuando me descubrí mordiéndome el labio inferior y apuntando con mi rodilla directamente hacia… ¡bueno, ya sabéis!  A lo que suma el que segundos antes había estado jugueteando con un mechón de pelo y me había pasado distraídamente un dedo por la clavícula, todos ellos signos cantados de descarado cortejo no verbal.

En fin, que teniendo la película clara pude enmendar mis pecaminosos actos y volver al camino de las buenas amigas que respetan al macho provedor ajeno “de pensamiento, palabra y obra”, particularmente si la ‘hembra-amiga’ se encuentra realizando actividades de la envergadura de alimentar a la prole. Porque vamos a ver, un mínimo de respeto, ¿no? O sea, que aunque me guste pensar que muchos límites están para romperse, no soy de las que suelen ir por ahí en rollo depredadora dando zarpazos a novios ajenos… (estaría ovulando ese día, jeje).

imagen spankingCaso 3: Cuando el conocimiento nos libera

Entre muchas otras cosas me gusta el spanking, y alguna vez me da por buscar videos relacionados con el tema. El problema es que para dar con alguno bien hecho o que me resulte placentero hay que pasar por mucha mierda (y casi no digo esto de forma figurada). Lo que me atrae es el erotismo que hay en el dolor, el punto compartido con el placer el final del túnel, no el ansia de un ser humano por hacer sufrir a otro. Por eso cuando me encuentro con alguna grabación que sobrepasa lo que considero tolerable, mi reacción suele ser de rechazo. No considero tolerable un culo hecho un Cristo, surcado de heridas y moratones, y mucho menos una grabación que me hace dudar sobre si la chica que aparece en ella está ahí porque quiere o porque es víctima de alguna mafia que la obliga a gemir mientras es violada y torturada. Pero la cosa es que, aún cerrando rápidamente la tapa del portátil, algunas veces se alcanza a producir un brinco “ahí abajo”, esa puesta en marcha del mecanismo de la excitación que se manifiesta como una pequeña boca despertando al hambre. Una sensación fugaz, pero que puede generar mucha incomodidad. Porque claro, es casi inevitable pensar si no habrá algo malo, algo podrido en uno, para que –aunque sea por breves segundos- se caliente con algo así…

Bueno, pues una de las cosas que explica el buen amigo Pere en su libro es –en mis palabras- que la excitación es una reacción del cuerpo, mientras que el deseo es de la cabeza. Y no necesariamente van de la mano. Que algo nos excite no significa que lo deseemos (ni mucho menos que lo encontremos bueno), y viceversa. Esta diferencia suele estar bastante clara en caso de los chicos, ya que los signos de la excitación se identifican con facilidad, pero no en el de las chicas, lo que puede resultar siendo un caldo de cultivo ideal para la culpa. Por decirlo más claro: Las mujeres a veces no saben que están excitadas (vaaale, por no dármelas de la más chupi diré que no sabemos… Aunque agregando que conocerme a mí misma es una de mis actividades favoritas, en ningún caso una tarea eludida).

Saber reconocer los signos de excitación del propio cuerpo permite precisamente separarlos de lo que es el deseo, y entender que somos tan responsables de los primeros como de tener un espasmo. Otro tema, claro está, es lo que hagamos con ello. No vale pasarse horas viendo videos con niños y después alegar que uno no tuvo nada que ver con la propia excitación. Pero la cosa es que podemos excitarnos con algo sin que nos guste. Y esto, si bien puede parecer un descubrimiento pequeño, creo que no lo es. Ya me gustaría poder hacer un viaje en el tiempo y decirle a una niña que una vez existió que no tiene por qué preocuparse, que el haberse puesto tan rara con esa escena que vio por casualidad en la tele, de un padre golpeando con saña a su hija con un cinturón, no la convierte en una pervertida o una enferma. Lo dicho… just another human being!

Anuncios

Celos

imagen celos, trio

Hablaba en el post pasado del tema de la fidelidad. Hablaba de algunas opciones, que básicamente pasan por reconocer que a todos nos gusta mirar para el lado, y que probablemente nos va a gustar hasta el día en el que nos toque ponernos el pijama de palo. No estamos programados genéticamente para mantener relaciones sexuales con una misma persona de por vida, si bien eso sólo significa lo que significa, nadie ha hablado del bien y del mal acá. O sea, y tal como tan acertadamente señala mi amigo Pere Estupinyà en su último libro, hay que tener cuidado de no caer en la “falacia naturalista”, avalando moralmente aquellas cosas que nos vienen dadas por naturaleza y que nos acomoda avalar, mientras olvidamos que hay muchas otras que beben de la misma fuente pero que consideramos verdaderas aberraciones.

En realidad no lo dice así, pero estoy evitando coger mi libro y caer en la trampa de ponerme a buscar la cita, porque entonces ya no paro… De cualquier manera, esa viene a ser más o menos la idea.

¿Por qué no entonces aceptar que si bien es muy difícil amar a dos personas a la vez –nuevamente la ciencia mete aquí su cuchara-, si se puede desear a tres, a cuatro o a cinco? ¿Por qué no aceptar que hay distintas maneras de querer, y que un corazón siempre puede tener sitio para más? ¿Por qué no abdicar de una vez por todas del modelo de pareja que nos hemos montado, y que se cae y nos arrastra en su fracaso una y otra vez, en pos de un camino menos contaminado, en una de esas incluso libre de pantomimas y mascaradas?

Probablemente no alcanzarían 1.000 páginas para terminar de dilucidar este asunto, pero permitidme subir al banquillo de los acusados a uno de los más que posibles culpables de esta historia de nunca acabar: Los celos.

Hijos de la posesión, esa horrible criatura que nos engaña con sus cantos de sirena prometiéndonos un bálsamo que cure nuestro miedo a la soledad mientras silenciosamente inyecta su veneno, los celos anidan en todos nosotros. Se noten o no, nos hagan la vida más o menos jodida, están ahí.

imagen celos, carcelEn mi post “Cuando la ciencia se va a la cama” dije que no soy celosa y que “intento huir de la posesión como del demonio”. Aún entendiéndose que hablaba en términos generales, durante algún tiempo me enorgulleció pensar aquello, como si fuera una especie de sello, una sofisticación más de mi forma de ser que colgarme como una medalla a la modernidad. Ahora, no hace falta bucear con demasiada profundidad en las pantanosas aguas que rodean a este asunto para ver que, cuando mucho, se puede tener el tema más racionalizado. O sea, puedo entenderlo. Tal vez aproximarme a él por vías menos gastadas, y apreciar más matices en algunas de las situaciones que me ha planteado la vida, en una de esas intentar dar la pelea con mejores armas…  pero hasta ahí. Los celos son una cárcel, y sólo quien los padece es su prisionero, pero ¡de qué poco sirve a veces el saber! Yo también he sentido esos mordiscos feroces en el interior del estómago, ese deterioro del alma, esa corrosión de todo lo que late dentro y que nunca termina de explotar. Las esperanzas, cuando mueren, no suelen hacerlo dulcemente. Y como legiones de otras mujeres (y hombres, claro está) en ocasiones he tenido que recomponerme y sonreír, porque no quedaba otra. No importa que sepa que el otro no es mío, que nadie lo es. Porque mío es el olor a él que entra por mi nariz y se inyecta en mi sangre cuando lo tengo cerca, y mía es su piel entre mis dedos. Mío es su sabor, porque está en mi lengua, y mía la forma única en que se dibuja su contorno en mis ojos. Mío, mi tesoro, ¡my precious! Para siempre, o al menos durante todo el “siempre” que sea necesario…

(¿Esperabais alguna conclusión al respecto? Mmm, lo siento, no la hay.)

Fidelidad

Fidelidad. Una palabra enorme de cuatro sílabas que nos atrinchera, nos violenta, nos desconcierta, nos acuna. Un mandato, un yugo en ocasiones, un pacto de voluntades. Muchas veces una mentira. Una ilusión que nos tranquiliza…fidelidad

Nos recuerda el científico Pere Estupinyà de la importancia de diferenciar entre fidelidad y monogamia. “La monogamia es natural, la fidelidad no”, explica. La frase, de puro contundente, es como un chorro de claridad. Y continúa: “¿Es natural desear sexualmente a otra persona a pesar de estar felizmente enamorado?, ¿o lo que no es natural es tener relaciones de manera exclusiva siempre con la misma pareja? Bueno, por lo menos en el mundo animal, monogamia e infidelidad no están en absoluto reñidas”.

Para dibujar mejor la idea, Pere nos cuenta de los titís y sakis, unos monos que “tienen la monogamia impregnada en los genes”, pero aclarando que “una cosa es la monogamia social y otra la sexual. La primera es entendida por la naturaleza como el instinto de establecer un núcleo familiar y defender un territorio en aquellas especies cuyas crías requieren el cuidado de ambos progenitores. Por otro lado, la monogamia sexual [lo que nosotros consideraríamos ‘fidelidad’] consiste en mantenerse sexualmente fiel y desestimar la opción de procrear con una hembra receptiva o un macho con mejores genes. Esta monogamia sexual no tiene mucho sentido evolutivo, y de hecho es extrañísima en el mundo animal. Desde luego ningún primate, salvo los humanos, la practica”.

Seguro que hay más humanos que animales siendo “monógamos sexuales”, vale. ¿Pero cuántos de ellos lo son a gusto? ¿Cuántos no han estado “por los pelos” de caer en la tentación? ¿Y cuántos caen una y otra vez mientras mantienen una fachada ejemplificadora, escindidos en dos existencias que no se tocan? Y eso por no hablar de los arrepentidos, los que arrastran su engaño como una losa, convirtiendo sus orgasmos culpables en podredumbre del alma.

¡Cuánto desperdicio, cuánta falta de disfrute!

orgía¿Tengo yo la clave? Por supuesto que no. Durante un tiempo pensé que el tema se circunscribía a un problema de falta de madurez existencial, que la raza humana –siguiendo el camino “correcto” – evolucionaría hacia comunidades poliamorosas, todos revueltos y felices como lombrices. Claro, el panorama en mi cabeza se dibujaba con bastante menos ingenuidad que la que planteo aquí, pero esa es más o menos la idea.

Otra opción sería la de nuestros amigos titís y sakis: una sociedad de familias “tradicionales” (parejas –de cualquier condición sexual- que viven juntas, tienen relaciones estables y crían a sus hijos de forma colaborativa), con escarceos amorosos libres y a tutiplén. O sea, cuando te aburre lo que tienes en casa sales a cenar fuera, y cuando te hastías de tanta cocina de chef vuelves a tu cocina de siempre, por una humeante y reponedora cazuela. O visto de otra manera, sería algo así como respetar la figura de la infancia del “mejor amigo”, que es siempre el primero al que se invita a todo, pero teniendo otros amigos que nos hagan felices.

familias alternativasPero nein. Porque si bien una parte del plan funcionaría de maravillas (yo con todos), el otro hace aguas por donde se mire (“mis” todos o alguno de mis todos con todos los demás). ¿Egoísmo? Tal vez, pero también ciencia. “Sí es natural sentir deseo sexual y amor sincero por varias personas a la vez, y quien haya tenido un amante puede dar fe de ello, pero aceptar que ellas también lo sientan por otros no forma parte de la lógica interna de nuestro cerebro”, reflexiona Estupinyà.

Ahora, tanto como tira la ciencia tiran los hábitos, y ahí la cosa no mejora mucho. Llevamos siglos poniendo como base de la sociedad la familia tradicional y el matrimonio (una figura que se resquebraja a pasos agigantados, si bien es de justicia agregar que algunos aún resisten, dotando a la institución de su más bello sentido), y con ello repitiendo las mismas frases gastadas, las mismas fórmulas de engaño y autoengaño con ligeros cambios propios de cada época. Hoteles y moteles; segundos móviles; cuentas de correo secretas; relaciones cibernéticas; hijos ocultos; romances de oficina, de verano, de viajecillo… Todo ello mientras intentamos seguir convenciéndonos de que a nosotros sí que nos va a resultar, de que podremos regar la flor de la pasión con el cemento de lo cotidiano y mantenerla viva.

Yo me pregunto: ¿Vamos a aprender algo alguna vez? ¿Hasta cuándo insistimos en engañarnos, en repetir comportamientos que nos dañan? ¿Por qué tenemos que mentirnos unos a otros de maneras tan burdas, tan patéticas?

– Ya no la amo, pero no se lo digo para no causarle dolor.
– Mentira. No te importa causarle dolor. Lo que te importa es no ser testigo del dolor que causas.

No, no creo en la fidelidad. Hasta la ilusión más linda se gasta, cuando no se rompe de golpe. Obviamente estoy muy lejos de proponer una fórmula redonda, no vayáis a pensar que tengo el tema resuelto, más bien todo lo contrario. Cada vez que le doy vueltas termino hecha un caos. Pero sí sé una cosa. La fidelidad que yo espero es la honestidad, y si dejo de creer en ella dejo de tener fe en el ser humano. Que no me prometan mañanas porque eso nadie lo tiene entre sus manos, pero que sí me ofrezcan verdades. Es justo que uno sepa qué terreno pisa para saber si lo quiere seguir pisando, si sabe ser feliz con lo que realmente se le está ofreciendo. Enfrentar con honestidad cualquier cambio en las condiciones del “pacto” que se hizo con otra persona (ya sea de exclusividad o de otro tipo), con el añadido de que esa persona te ha entregado su confianza y está compartiendo su vida contigo, es de mínimo respeto. Claro que se arriesga mucho, y para ello se requiere valentía, pero como la requiere cualquier acto de amor. Pero lo contrario no deja de ser un acto de violencia, de alguna manera una violación a la libertad de la otra persona, se justifique como se justifique.

PD1: Estupinyà se ha convertido en un “sospechoso habitual” en mi blog, lo sé, pero es que estoy pasando una etapa ‘Pereadictiva’  que tendréis que saber perdonar. O sea, de que el tío sabe, sabe, y además de que lo explica de puta madre… me pone! :p Así que ya podéis esperar un post más completito sobre su último libro en un futuro no muy lejano, jeje.

PD2: Soy consciente de que me he dejado fuera el tema de los celos, y que su inclusión habría permitido explorar con más profundidad algunos de los puntos que toco en esta entrada… Pero ya la cosa se estaba alargando, y además es que vaya temazo! No sé, me pareció a mí que más bien merecía post propio.

PD3: ¡No, nadie me ha puesto los cuernos últimamente, jejeje! Bueno, al menos que yo sepa. Por si las moscas…

Deliciosos imprevistos (o sobre el maravilloso poder curativo del sexo)

“Está vastamente demostrado que la oxitocina segregada por el hipotálamo después del orgasmo –o cuando la madre amamanta a su hijo– tiene un profundo efecto calmante, y no hace falta muchas estadísticas para ilustrar que tanto hombres como mujeres en ocasiones recurren a la masturbación para tranquilizarse”.

(Pere Estupinyà. S=EX². La ciencia del sexo).

sol

Fue un verano caluroso, muy caluroso, de esos difíciles de describir sin caer en un cliché: humedad a tutiplén; noches eternas e inclementes; cada pensamiento y movimiento ralentizado, como si se existiera en un universo paralelo donde se acabó el aire para respirar y sólo queda el aliento pegajoso de un gigante de gelatina.

Hablo de Barcelona, hace no mucho tiempo atrás, una ciudad maravillosa pero difícil de amar en temporada estival, sobre todo si estás visitando a un amigo que no tiene aire acondicionado. Y más difícil aún si al poco de llegar un enjambre de hambrientos mosquitos-tigre decide que tus piernas son el más delicioso festín que pueda haber sobre la faz de la tierra.

No sé mucho de insectos, pero según me explicaron, la picadura de un mosquito tigre es mucho más molesta, dolorosa y persistente que la de un mosquito sin ‘pedigrí’. Ahora, lo que sí sé es que tenía las piernas irreconocibles, deformadas por decenas de picaduras gigantes, hinchadas y enrojecidas, y que cuando fui a la farmacia a buscar “una cremita” el del mostrador flipó. Y no fue por mis ojeras precisamente.

Llevaría ya 3 ó 4 noches luchando contra la desesperación, la mala leche y las ganas de tirarme por un puente o chutarme heroína cuando mi amigo (a quien voy a llamar Thomas, porque sí) me propuso un paseo por alguno de los pueblecillos costeros de la zona. La idea era ir “a la suerte de la olla”, coger el primer tren que se nos ocurriera y bajarnos donde nos diera el pálpito, a ver qué nos ofrecía la vida. Y partimos, yo con escasa fe en las propiedades terapéuticas de un paseo por la playa y él con la mochila llena de… paciencia. Y es que para qué andamos con cosas, la irritación y la frustración son dos sentimientos que me pueden volver bastante tocapelotas.

La noche nos pilló paseando por un pueblecillo tranquilo. La jornada, llena de largas caminatas, conversaciones y delicias gastronómicas, había estado de lujo, pero inevitablemente había llegado ese momento del día que tanto aborrecía… Cuando empezaba a sentir el calor en las piernas, como si mis picaduras despertaran a la vida y su misión última fuera recordarme que estaban allí para joderme la existencia. Sin poder evitarlo, me daba cada tanto unos rápidos arañazos culposos, intentando que Thomas no lo notara, para que no me echara la paternal bronca de nuevo (me había rascado como una enajenada mental un par de días atrás, en un momento de máxima desesperación, aumentando considerablemente las proporciones del desastre).

– ¿Puedo hacer algo para que te olvides de tus piernas?
– Bfff, lo dudo.
– En serio, cualquier cosa. Lo que sea para que te relajes unos minutos
– Puedes intentarlo, pero no creo que haya algo que…

No alcancé a terminar la frase porque me cogió con fuerza del pelo y me arrastró hacia sí, clavándome la lengua en el fondo de la boca con todo el poderío del invasor. Tras un beso largo y abrasador, sin soltarme el pelo ni permitirme enderezar la cabeza, abrió el botón de mi pantalón con la mano que tenía libre y hundió sus dedos en mi interior, empapado y abierto. Con el placer lamiendo mi columna solté un grito, y entonces quitó la mano para taparme la boca, mientras me miraba con los ojos cargados de juego.

– Shhhhh.

Seguimos paseando y conversando, con nuestro mejor aire de inocencia. Cuando llegábamos a una calle en la que no se veían luces encendidas en las casas o gente caminando volvía a cogerme del pelo y me arrastraba un par de metros, para después masturbarme por unos instantes, apretarme los pezones o arrodillarme en una escalera para que le comiera la polla. Pasado un rato largo encontramos una casa en la que parecía no haber nadie, con una tapia muy bajita que daba a un patio exterior en el que había unos arbustos de lo más convenientes. Saltamos la tapia entre susurros y risas ahogadas, y una vez al otro lado Thomas me dio otro beso pastoso y acalorado y me giró el cuerpo para quedar a espaldas mías. No recuerdo si yo me bajé los pantalones o fue él, pero sí recuerdo que, pese a que la posición no era la más cómoda, estuvo delicioso, y tan intenso que terminé poseída por un mar de explosiones interiores, con el cuerpo empapado y lágrimas corriendo por mi cara. Ahh, ese maravilloso look mapache que queda después de algunos buenos polvos…

– ¿Estás bien?
– ¿Estás de coña? Ha sido fantástico (la expresión de preocupación que comenzaba a asomar en el rostro de mi amigo cambió automáticamente a una de guasa).
– Qué bueno. ¿Alguna molestia? ¿En las piernas tal vez?
– Ninguna. Absolutísimamente ninguna…

PD: Este relato ha sido patrocinado por Durex.
(No, es mentira, pero por si las moscas guarde siempre un preservativo en algún bolsillo -de preferencia holgado- o en el bolso, si lleva. En serio, nunca se sabe…)

Cuando la ciencia se va a la cama…

shutterstock_140979004 “Las mujeres siempre dan el primer indicio. No el primer paso, el primer paso lo da el hombre, pero siempre después de una señal indirecta de la mujer: un ladeo de cabeza, una mirada, una sonrisa. Entonces es cuando el hombre ataca. Se ha visto al poner a varias mujeres y hay una más guapa que no da ningún tipo de señales, y una menos guapa que sí que lanza miradas, que claramente se acercan muchos más hombres a la que lanza miradas que a la que no”.

(Pere Estupinyà).

Nunca fui una chica de ciencias. En el cole brillaba en humanidades mientras que el cerebro se me quedaba irremediablemente frito a la hora de entrar a clases de biología, física o química. Sentada frente al profesor me sentía como una náufraga que contaba los minutos para salir de ahí y llegar a tierra firme. La maravillosa tierra de las cosas que sí podía entender. Sin embargo, con el paso del tiempo he ido reconciliándome un poco con el tema. Y como no, a través del sexo.

No es que las ‘ciencias’ hayan dejado de parecerme áridas en general (ni siquiera tengo muy claro lo que engloba la palabra), pero el binomio sexo-ciencia se ha convertido en uno de mis favoritos. Me fascina ese proceso que se produce dentro de mí cuando me doy cuenta de que actitudes que suponía racionales, producto de algún desarrollo mental propio (o por último producto de un capricho, pero mío), en realidad corresponden a mi parte más animal, al “llamado de la naturaleza”. Me mola la sensación de vértigo que acompaña a ese pequeño desmantelamiento del ego, una renuncia a reclamar nuestro sello de originalidad en una serie de acciones cotidianas a cambio de entregarnos al asombro de entender que finos hilos invisibles mueven muchos de nuestros comportamientos. Y no sólo los de menor importancia, porque esta realidad subyacente puede cobrar dimensiones insospechadas y esconderse en algunas de las decisiones más trascendentes que se toman en la vida. Así, creemos que el amor, un destino irrenunciable, el poder de los astros o nuestro cacareado libre albedrío nos llevó a los brazos de una persona determinada, cuando en realidad fue su olor, o la información genética contenida en su saliva lo que marcó el punto de partida de esa relación.

En el video ‘Lecciones científicas sobre el sexo’, de La Vanguardia, el químico Pere Estupinyà asegura que nuestro comportamiento sexual es mucho más irracional que racional. Pero ojo, que irracional no significa “porque sí”, simplemente significa que no está dictado por la razón, por lo tanto no es nuestro pensamiento consciente quien dirige nuestros actos. Son los dictados de la ciencia, que siempre está ahí para dictar sus cosas, aunque pasen y pasen los siglos y nos volvamos cada vez más ‘sofisticados’. Incombustible ella. Bueno, la ciencia y otras cosas, claro…

shutterstock_139594508No soy celosa. Intento huir de la posesión como del demonio, aunque unas cuantas veces me haya encontrado con él cara a cara y haya perdido la batalla. No lo soy no porque sea la más chupi del mundo, la más segura de mí misma, sino porque creo que se sufre menos, que es una guerra que vale la pena pelear. Y por lo general el sentimiento me acompaña –porque una cosa es hacer una declaración de principios y otra muy distinta vivir cómodamente dentro de sus márgenes-, aunque hay días en los que me he sorprendido “marcando territorio”, o más inquieta que de costumbre. Vamos, que en ocasiones sería capaz de arrancarle la cabeza a mordiscos a esa perra que tanto habla con “mi” chico… Y entonces me como el coco con que soy poco evolucionada y me deprimo pensando que avanzo para retroceder, cuando en realidad lo que ha ocurrido es que la chica en cuestión no era más que una blanca paloma que había cometido el ‘pecado’ de estar ovulando justo ese día, lo que puso a todo mi organismo de hembra en estado de alerta ambiental.

Y qué me decís del ligar, ese gran arte que creemos haber desmontado y vuelto a montar a la perfección, y que se compone en realidad de mecanismos que escapan totalmente a nuestro conocimiento y control. ¡Qué risa! Vamos por la vida sin darnos cuenta de que somos carne de análisis: “En el tema del cortejo varios sociólogos se meten en bares, se meten en discotecas, y empiezan a observar, a tomar notas… Estudian nuestro  comportamiento”, confidencia Estupinyà. Jooo, qué diver, yo quiero ese curro!!!

Por si os interesa, os dejo el video. Ahí podréis encontrar las respuestas de nuestro hombre de ciencias a las siguientes preguntas: ¿Cuál es el estudio que más te ha llamado la atención? ¿La mujer es más bisexual que el hombre? ¿El tamaño importa? ¿El sexo sin compromiso nos puede llevar a enamorarnos? ¿El alcohol es un estimulante para practicar sexo? ¿Cuáles son las bases no verbales de la seducción?

¿Y vosotros? ¿Os animáis a contarme de algún estudio que os haya parecido particularmente interesante? Sé que estos “llamados a la acción” no suelen tener mucha repercusión, pero me encantaría encontrarme con descubrimientos nuevos… Con un link ya me hacéis feliz! 🙂

Mi vecina la gritona

gato enojadoLa primera vez que la oí no fui capaz de darme cuenta de que eso que oía eran los gritos de una mujer gozando. Era tal la ausencia de contención, tan profunda su estridencia, que lo primero que pensé fue que alguien estaba apaleando a un gato a escasos metros de mi ventana. Porque realmente parecía un gato -al límite de algo, luchando con uñas y dientes por defender alguna de sus siete vidas-, a tal punto que decidí vestirme para intentar averiguar cuál de mis desalmados vecinos se dedicaba a torturar animales indefensos a las dos de la mañana. Recuerdo que estaba en la cama con mi novio de aquella época, en medio de un polvo insípido que interrumpimos sin mayor drama, y que estuvimos un rato discutiendo sobre la conveniencia o no de buscarse líos con los vecinos cuando un sonido nuevo, contundente como un trueno, nos saco de nuestro error: El inconfundible sonido de un hombre eyaculando.

Después de esa primera vez hubo muchas, muchas otras. Casi todos los días de hecho, y al festín de aullidos y ruidos guturales se fueron sumando carreritas por pasillos y habitaciones, movimientos de muebles y risas post coito. Pasaban los meses, cambiaban los amantes (lo sabíamos porque hubo algunos más ruidosos que otros) y yo me debatía entre la admiración y la envidia por lo bien que se lo pasaba mi vecina de arriba.

Un día que salí a colgar ropa en mi balcón vi que del piso de arriba se había caído una maceta con una planta. La planta, aunque maltratada, había sobrevivido, así que  me apresuré en subir a devolvérsela, más por curiosidad que de buena samaritana, ya que me moría por conocer a ese personaje que en mis fantasías me imaginaba como una Sofía Vergara despampanante y envuelta en plumas, permanentemente hambrienta de sexo.
vecina
Cuento corto, la persona que me abrió la puerta era una mujer cuarentona (algo que para mí, con mis veinte años recién cumplidos en aquel entonces, era prácticamente equivalente a ser una anciana sexual), gordita, con el pelo mal teñido, unos vaqueros horribles y chanclas de goma. “No puede ser ella”, pensé, aunque tampoco era probable que tuviera una hija que se dedicara a chillar impunemente con su madre en la otra habitación. Pero toda su cara sonreía. Y cuando habló para darme las gracias me di cuenta de que sí, que tenía delante de mí a la responsable de tantos desvelos “voyeristas”. Su tono y su risa eran inconfundibles.

Más de una vez he leído en revistas y páginas de Internet que las mujeres hacen ruido durante el sexo para complacer a los hombres, que no es un ruido que se haga de forma natural. Y no me refiero sólo a aquellos casos en que la chica no se lo está pasando bien y echa mano de gemidos varios para apurar el trámite, hablo en general. De hecho, he encontrado un par de artículos que aluden a estudios científicos en los que se postula la intencionalidad de los sonidos sexuales de las mujeres. El científico Gayle Brewer, autor de uno de estos análisis, asegura que “el  momento  exacto  del  orgasmo  está  disociado  con  los  jadeos,  lo  que  indica  que  los  gemidos  se realizan  bajo  un  control  consciente de los mismos”.

Es verdad que cuando estoy sola y me masturbo casi nunca hago ruido. Sin embargo la primera vez que conseguí tener un orgasmo, después de un largo y frustrante proceso de búsqueda, fue tal su intensidad que recuerdo que vino acompañado de una explosión de jadeos y gemidos que yo no había puesto ahí, al menos no conscientemente. Y no tenía a nadie al lado mío quien impresionar en todo caso.

Tengo otro recuerdo que viene a poner en duda la rotundidad de los mencionados estudios. Es un poco más reciente, aunque igual han pasado algunos años. Fue después de una fiesta, una de esas espectaculares y apoteósicas que nunca se olvidan, sobre todo porque con el tiempo la prudencia aconseja espaciarlas cada vez más, por no decir abandonarlas. Yo estaba con un amigo y los dos habíamos tomado éxtasis en cantidades considerables, así que una vez que llegamos a casa nos pusimos a hacer lo mejor que se puede hacer en esos casos: follar. No voy a hablar aquí de lo espectacular que estuvo ese polvo (nada más lejos de mi intención que hacer apología a las drogas, a mí me han pasado alguna factura) pero sí de su final. Nunca había sentido tan fuerte la sensación de no ser yo la que estaba ahí, de entregarme de brazos abiertos a ese total abandono. Y nunca habían subido, ni volvieron a subir, semejantes sonidos por mi garganta. Sonidos animales, libres, rugidos vibrantes que retumbaban en mi sangre, que despertaban y sacudían todos mis órganos. Sonidos que no eran míos pero lo eran, y que no estaban ahí para complacer a nadie, sino que surgían de lo más profundo de mi propio placer.