Que sepas que he muerto mirándote a los ojos

Fuente: http://www.london.anglican.org/life/funerals/Mi adiós es un adiós de besos al aire.
De andenes solitarios.
Sin espectadores…

Más un adiós necesario.

Mi asfixia es hija de tus garras.
De tu ausencia.
Y yo me retuerzo bajo tus cadenas, toda mi lucidez malograda…

De nada sirven ya mis espasmos,
abandono la resistencia.

Porque la debilidad siempre es más fuerte.
Destruye toda simiente.
Y después sobra silencio.

Que sepas que he muerto para ti porque así lo has querido.
Que sepas que he muerto mirándote a los ojos.

Anuncios

Segundo cumple, y acá seguimos

tarta 2 añosHoy mi blog cumple dos años. Y aunque toca hacer balance, no os voy a ofrecer esta vez una lista de los post más leídos, los más comentados y todo el rollo, ni tampoco de esas gráficas, estadísticas y cifras que nos alimentan el corazoncillo y el ego bloguero cada tanto al más puro estilo McDonald’s: Con deliciosa chatarra. No, simplemente os voy a contar cosillas, así sin mayor orden o estructura. Como vayan surgiendo.

El otro día un amigo al que no veía hace mucho me soltó de pronto, sin ningún tipo de aviso previo, la siguiente frase: “He leído tu blog” (insértese aquí la mirada intensa y circunstancial de rigor). Le pregunté si le molaba, y cuando estaba lista para inflarme cual pavo navideño, me encontré con la siguiente respuesta:
– Ya no lo leo.
– Ajajaja, vaya, que sincero. ¿Y eso?
– Son los relatos. No sirven.
– ¿No sirven? No entiendo…
– Eso, que no sirven.
– ¿Son aburridos? ¿Confusos? ¿No están bien estructurados? ¿Los personajes no son coherentes? ¿Les falta credibilidad?
– No, no es eso. Es que no sirven para hacerse pajas. Terminan todos en tragedia y entonces me da el bajón.

!!!!

La verdad es que más allá de la vanidad herida me descojoné con ganas, aunque el episodio también me hizo plantearme por unos instantes qué estoy persiguiendo con este blog. Para qué lado quiero llevar el carro…

Además de ser para mí un espacio de expresión creativa, me gustaría creer que también he logrado que éste sea un lugar en el que aprender -yo la primera- e intercambiar experiencias. Y poco más, que ya es muchísimo decir. Así que a quién le interese (tal vez debería incluir este párrafo en la pestañita de “Advertencia”), no,  este no es un blog para hacerse pajas. Ahora, si alguien se las hace con lo que lee aquí, os aseguro que no me ofende en lo más mínimo. Al contrario, me parece un plus de lo más estimulante y, más aún, hasta diría que me da bastante morbo formar parte, aunque sea de forma indirecta, de las actividades masturbatorias de algún prójimo o prójima. Pero eso es muy distinto a querer currármela para que un tío al que no he visto en mi vida se toque al otro lado de la pantalla…

Porque sí, esa es otra cosa que ocurre cuando escribes un blog de sexo. Que te llegan mensajes y mails por todas las vías posibles (las redes sociales definitivamente le pusieron campo a las puertas) de tíos ociosos -nunca una tía, al menos habría novedad- pretendiendo que les escribas guarradas ‘en directo’ porque “la tienen dura”. Ya, y yo no tengo un duro, pero me lo como solita…

Ya por último, quiero hablar de otra consecuencia que este blog ha traído a mi vida, y me vais a perdonar que no cierre con lo más bonito pero como os dije antes, hoy ando dispersa…

Como podéis imaginar, no soy la persona más discreta del mundo en lo que a mis propios asuntos se refiere, y en una serie de impulsos del momento di la dirección de este blog a varios amigos y conocidos, porque al fin y al cabo escribimos para que nos lean. Y aunque llegué a temer que eso me frenara a la hora de escribir con libertad, creo que la mayoría de las veces he conseguido sobreponerme a la sensación de que alguien mira por sobre mi hombro, y simplemente compartir lo que he querido con vosotros olvidando que entre el público se encuentran unas cuantas caras familiares. Pero lo que no fui capaz de prever fue el efecto que leerme podría tener sobre terceros. Y cómo eso podría afectar su relación conmigo.

Curiosamente en el caso de mi familia, que es donde yo tenía más reparos con el tema de la sobreexposición, nunca ha habido un problema. Al contrario, siempre me han apoyado, comparten mis links, me leen y hasta me dejan cosillas interesantes para que me sirvan de inspiración. Y así en la mayoría de los casos. Rollos míos, no pasa nada…

Hasta que pasa. Y aunque sean pocas, no por eso me han resultado menos significativas esas ocasiones. Porque si bien celebro el ser capaz de despertar sensaciones, no celebro cuando éstas se enquistan en sentimientos de temor y recelo, “porque ya no sé si voy a ser capaz de satisfacerte”, o porque “pareces saber demasiado”. Visto y oído más de una vez…

Pffffff 😦

Siempre que te cuelgan una etiqueta hay una pérdida, no se agrega nada, más bien se arranca un pedacito de uno de un pequeño mordisco…

Si alguien cree que sé demasiado es que no me ha leído bien. Con tantas dudas me pesan muy poquito las certezas y mi desastrosa vida sentimental sirve más para guión de sitcom de canal británico que para dar cátedra, por no mencionar que un abrazo calentito cuando la existencia se pone chunga me vale tanto o más -mucho más- que un buen cunnilingus. Pero bueno, no es que seamos libros más o menos abiertos, es que somos bibliotecas enteras, y habiendo tanto donde bucear sólo se conoce lo que realmente se quiere conocer. Al menos yo, de momento, sigo interesada en seguir explorando detrás del personaje que siempre somos para los demás, y en aprender asimismo de cada persona que me abra las puertas a ello.

(A menos que sea un noctámbulo ocioso y pajillero de esos que creen que lo que me falta por aprender en la vida son las dimensiones de su miembro y las dos o tres cosas que me haría con él).

Que paséis una muy muy feliz Nochevieja y lo dicho… acá seguimos!!!

Sofá, mantita y evasión…

otoño_1Llevo tanto tiempo metida en la cueva, desprendiéndome de hábitos y escamas para adaptarme a mis nuevos escenarios, que por poco me quedo con el gusto de no volver a asomar la nariz fuera. Hace frío fuera, y hay que buscarse la vida. Apetece más abrazarse a los afectos seguros e hibernar…

Pero ese es el problema, que cuando los procesos introspectivos se alargan más de la cuenta se corre el riesgo de transmutar esa introspección en evasión. La religión del sofá y la mantita ejerce una llamada poderosa, y por el contrario la vida real no nos permite apretar el botón de flash forward, por muy jodida que se ponga.

Sobra decir que es difícil, cuando se siente la necesidad de apagas las luces (aunque sólo sea por un poco de descanso hasta la próxima batalla), mantener al cuerpo emocionado con sus propios placeres, así como es difícil escribir sin hambre y pretender alimentar el entusiasmo de cualquiera.

Pero ya sabéis lo que dicen… no hay mal que dure cien años ni tonto que lo soporte!!!  Así que aquí me tenéis, dándole ya vueltas en la cabeza a un tema que me gustaría compartir con vosotros… Mañana o pasado como mucho, que ya tengo ganas de veros por acá. La idea original era escribirlo ahora y no perderme en tanto preámbulo, pero como que me dio sueño. Es lo que tiene sacarse la piel de abuelita después de tanto tiempo para ponerse el traje de lobo y sumergirse en un fin de semana surrealista e intenso… que se llega al domingo arrastrando las patitas, con la casa hecha un desastre y la resaca instalada en huesos y articulaciones. Así que un tecito caliente y al sobre con los pollitos para recargar las pilas, que el mundo sigue girando y ya me quiero volver a montar!

Dulces sueños 🙂

Cumpleaños feliz, me deseo yo a mí…

to blow or not to blow (peq)Hoy es un día de hacer balance, y en mi caso de doble balance porque hace exactamente un año que empecé con este blog. Un año ya, qué rápido se dice…

Tendrán que saber disculpar eso sí que tome la vía fácil, que eche mano a cifras, gráficos y otros datos que dicen tanto sin decir nada en lugar de ofreceros una revisión interna, profunda y descarnada –de esas que tanto me cuestan escribir pero que tan contentita me dejan cuando le doy al botoncito de publicar- de lo que ha significado este blog para mí en su primer año de existencia: Hoy, como muchos (afortunados somos, y que poco nos damos cuenta) me reúno a celebrar Nochevieja con mi familia y amigos, por lo que no me sobra el tiempo para entregarme a sesudas reflexiones internas y actos de impudicia extrema por el bien social.

Hoy quiero decir cosas sueltas, las que me vayan saliendo, las que me surjan en estos minutos que he apartado de este día avaro para compartir con vosotros. Decir, por ejemplo, que me sigue faltando mi hermanita en nuestra mesa, mucho mucho (aunque al parecer ya no lee mi blog porque nunca contesta a estas alusiones cebollonas que hago de ella, jeje!). O que esto empezó como un proyecto para un curso que estaba haciendo de community manager, y que claramente se me fue de las manos… así que lo dejé ir y me fui con él, permitiéndole crecer más allá de lo sospechado y/o planificado, aunque a veces me asuste un poco todo lo que estoy vomitando por ahí y las consecuencias que podría tener. Pero después sacudo la cabeza y digo “bah, la vida es para vivirla, para sentirse a gusto con uno mismo, para conectar”. ¡Así que salud por eso!

No puedo evitar asimismo unos instantes de narcisismo bloguero y ofreceros un pequeño ranking de las cinco entradas más leídas este año. Se podría decir que las más antiguas juegan con ventaja, pero no es así, probablemente porque en un principio no las leía ni yo.

Total, que las entradas son:

Sobre mí (ehhh, que sois unos curiosillos!)
Mi vecina la gritona (responsabilidad casi exclusiva de Google!)
Sobre monjas pajilleras y la necesidad universal de correrse a gustito (un bulo de lo más productivo con un final para la reflexión…)
Su coño, mi coño, el de todas y todos… (recién salido del horno)
Relatos eróticos: Hambre (muy personal y en envase literario)

En cuanto a los países de procedencia de mis lectores, los más generosos en clics son (también siguiendo un orden descendente):

España
México
Chile
Estados Unidos
Argentina

Además, contaros que el blog que más visitas le ha regalado al mío es el de mi buen amigo Dark (http://silverdark.bligoo.es/), un escritor de relatos eróticos que cada tanto me hace sonrojar y que os recomiendo a ojos cerrados para entrar en calorcillo al tiempo que se descubren personajes con muchas capas y poca ropa.

Por último, compartir que este blog ronda ya las 20.000 visitas (¿Es mucho? ¿Poco? ¡Para mí es una montaña!) y que pese a los muchos suspiros agónicos y las horas de sueño que me ha robado, celebro su existencia la primera, porque sin él no estarías vosotros aquí. En mi vida, de alguna manera…

Un abrazo enorme y que tengáis una espectacular entrada en 2014!!! 😉

Ava

Su coño, mi coño, el de todas y todos…

imagen coño tapadoPensaba compartir este post con vosotros por Facebook y Twitter, pero una segunda lectura me convenció de que más bien merecía ser reblogueado (si bien por no ser un blog alojado en WordPress no me permite hacerlo por los cauces habituales, con lo que me toca recurrir al “copiar-pegar” de toda la vida).

El tema, como veréis, es bastante peliagudo (no en vano a los dos días de haberse publicado, su autora reportaba 76.000 visitas a ese post en concreto), pero está claro que sacarle el culo a la jeringa no es la manera de avanzar. Lo que sí os pido es que si alguien tiene ganas de hacer un aporte en los comentarios –ya sea en mi blog o en el blog de Diana-, que lo haga de forma educada y respetuosa…

Bueno, os dejo con el post en cuestión:

MI COÑO

Es bastante probable que a simple vista parezca que tengo un coño normal: tiene sus labios (internos y externos), su clítoris justo encima, su vagina en medio, su vello púbico (más del que me gustaría)… absolutamente nada con lo que sorprender al personal (con el gustazo que tiene que dar ser hermafrodita). Pero, desde mi punto de vista, mi coño tiene una particularidad bestial: es mío, y yo decido lo que entra y lo que sale de él.

Cuando una mujer es consciente de su sexualidad y de su cuerpo, que no es ni más ni menos que una parte importantísima de su vida, sabrá qué tiene que hacer con su coño. Del mismo modo en que aprendimos a no meter los dedos en los enchufes (sinceramente, no conozco ningún caso de muerte por choque eléctrico) o a no echar las piernas a la vía del tren, sabemos lo que hacer con nuestros órganos sexuales. Cualquier mujer inteligente, que sepa utilizar sus manos y sus piernas y alimentarse solita sabrá cómo utilizar su coño. Las mujeres, señor Ministro, no somos deficientes por defecto. Puede que usted haya tenido malas experiencias, pero le advierto que abusar de una persona deficiente no está bien visto. Ni siquiera en España.

Dicho esto, yo me considero una mujer competente, autónoma y lo suficientemente adulta como para saber si quiero procrear o no. Del mismo modo, considero que absolutamente todas las mujeres que conozco y con las que tengo relación: mis amigas, mis compañeras de trabajo, la dependienta del Zara, la de la gasolinera, la contable de mi padre, mi madre o mis cuñadas, están sobradamente capacitadas para saber qué hacer con sus respectivos coños. Lo cual, además, no deja de ser una decisión personal que de ninguna manera me afecta a mí. Bastante trabajo me da el mío (depilaciones, citologías, menstruaciones…) como para preocuparme del de la vecina.

Pero partiendo cómo partimos del principio de que la inmensa mayoría de la población española es medianamente inteligente me pregunto yo qué coño –con perdón- le importará a usted señor Ministro, a la Iglesia y a la panda de fachas que pasean carteles asquerosos mientras defienden guerras que matan a niños (de los carne y hueso), lo que sale de MI COÑO.

Porque yo follo con quien quiero, Alberto. Y cómo quiero. Como soy una mujer inteligente, utilizo métodos de anticoncepción que, dicho sea de paso, son una barrera contra las indeseables enfermedades de trasmisión sexual. Sepa también, que prácticamente ningún hombre –inteligente, a mi entender- con el que me he acostado se negaría a tener sexo sin protección la primera noche. Y que algunos hombres –inteligentes, por supuesto-, lo pidieron expresamente. Si yo, nublada por el calentamiento o por el amor que sentía hacia esa persona, hubiese cedido y hubiese aceptado mantener relaciones sin preservativo quizá me hubiese quedado embarazada. Quizá también me podría haber quedado embarazada con mi pareja, por haber jugado algún día más de la cuenta –las relaciones son un juego de dos, a mí la masturbación no suele embarazarme-, porque falló el método anticonceptivo –fallan, se lo aseguro- o porque esa persona me obligó a hacerlo. Afortunadamente, a mí no me ha pasado. Pero si me hubiese pasado, yo, mujer inteligente, hubiese querido abortar.

¿Sabe por qué? Tengo 27 años, he estudiado, soy profesional y NO quiero ser madre en estos momentos. Además, creo que tengo derecho a equivocarme como usted y como alguno de sus cuatro hijos, que, seguro, alguna vez debieron de haber practicado sexo sin haber convertido ese polvo en un ser humano.

Tengo derecho a abortar sin ser estigmatizada por ello y a hacerlo en las condiciones médico-sanitarias que se esperan de un país europeo en el año 2014. Tengo derecho a no joderme la vida porque un día algo salió mal y ni usted, ni mis padres, ni un cura, ni un psiquiatra ni el mismísimo Dios aparecido en la Tierra pueden negarme mi derecho a decidir lo que sale de MI coño.

Porque entonces, cuando yo y otras mujeres demos a luz, y en el hipotético caso de que todo saliese bien, tendrían usted y su gobierno que hacerse cargo de todos los hijos no deseados que llevan mala vida porque sus padres simplemente, no estaban preparados. O no podían darle un hogar. O no se conocían casi entre ellos. O no podían alimentarlos correctamente, o comprarles sus medicinas. Cosa, que, como bien sabrá, pasa cada día en España. Una nación que tiene el vergonzoso honor de tener a casi un 30 por ciento de la población infantil viviendo bajo el umbral de la pobreza, sólo por detrás de Bulgaria y Rumanía en el conjunto de los 27 países de la Unión Europea.

¿Sabe usted, señor Ministro, cuántos niños hay tirados ahora mismo en las calles de España? ¿O sin calefacción? ¿Y sabe los que comen todos los días lo mismo? ¿Se ha preocupado de conocer a aquellos que llevan los zapatos rotos al colegio? ¿Y a los que no han podido comprar un abrigo este año? ¿No le dan pena? A mí, sí. Lo que no me da pena es un embrión de pocas semanas que, sintiéndolo mucho señor Ministro, ni siente ni padece y que, efectivamente, podría convertirse en algo mucho más importante y entonces sí –y no antes- merecería toda su atención y la de su gobierno. Mientras tanto, amantes como son de la vida, deberían de preocuparse de que yo y el resto de las mujeres de este país tengamos una vida digna, estemos sanas y traigamos hijos deseados al mundo que tendremos que cuidar, inteligentemente, el resto de nuestras vidas.

A veces cuando lo escucho, señor Ministro, me hace sentir usted como mi gata. Le contaré que he tenido que esterilizarla porque la pobre no dejaba de traer hijos al mundo que no podía mantener, ni yo tampoco. Ella, simplemente, se acostaba con varones sin saber lo que hacía ni sus consecuencias. Tuvo dos partos múltiples. Como mi gata es un animal, si yo hubiese querido habría abandonado a todas esas crías, o las habría matado –qué más da, son gatos- Pero no hice eso, me preocupé de cuidar a cada uno de esos gatitos y de buscarles un hogar donde los quisiesen. Me preocupé, además, de llevar a mi gata al veterinario cuando enfermó después del parto –y de pagarlo-. Y después, me responsabilicé de que mi preciosa gata no volviese a quedarse embarazada otra vez. Porque no me gusta abandonar a los animales. Y menos, a las personas. Ojalá ustedes cuidasen a las ciudadanas de este país tanto como yo a mi gata.

Mi coño
Autora: Diana López Varela
Enlace: http://dianalopezvarela.blogspot.com.es/2013/12/mi-cono.html

El típico post navideño, vamos…

AvaVale, no estoy disfrazada de “mamá Noel”, pero al menos mi atuendo es de celebración, y al fin y al cabo eso es hoy, un día para estar arropaditos y celebrar el cariño entre los seres humanos.

Así que, mis estimados, creáis en lo que creáis, os deseo una muy feliz navidad y espero que os sobren las risas y el placer –en sus múltiples variantes- en estas fiestas y que tengáis la suerte de disfrutarlas en excelente compañía. Por mi parte no me puedo quejar, soy una afortunada, aunque si estuviera aquí mi hermana el asunto ya habría rozado la perfección…

(Lobyu sis!!!).

Y bueno chicos, éste es mi regalito para vosotros hoy, o al menos para los más curiosos (a sugerencia de Mr. Chatterley, asiduo lector de este blog): Yo en versión yo misma. Puede que no haya tirado toda la carne a la parrilla, pero qué queréis… ¡soy tímida!

(Sí, ya, claro, segurito…)

¡Abrazotes navideños!

WordPress Family Award

Llevaba muchos días sin asomarme por estos lados, lo sé. Al parecer los relatos eróticos por capítulos me absorben un poco el seso, y después me cuesta bastante volver a arrancar en modo “primera persona”. Y en eso estaba, estrujándome el cerebruto para ver de qué hablaros, cuando una nominación salvadora acabó con mi calvario.

wordpress family awardLa cosa es que he sido nominada a un premio llamado ‘WordPress Family Award’ (Premio de la Familia WordPress) y -al igual como hice cuando me nominaron para el Liebster Award el pasado mes de septiembre- en lugar de contaros yo de qué se trata os voy a copiar las palabras de quien me nominó: Paolo Cesare, autor de Nadie nos entiende.

“Este premio fue creado por bloggers para reconocer el esfuerzo, la influencia y la importancia de otros bloggers, que merecen una mención para seguir con la difusión de sus pensamientos y sentimientos por la red. Esta comunidad se asemeja, en muchos casos, a una familia (y me consta, tras haber desaparecido dos meses y ser recibido como ‘el hijo pródigo’)”.

Las reglas son:

– El logo del premio debe verse en el blog.

– Debes enlazar a la persona que te nominó.

– Debes nominar a otras diez personas que hayan tenido un impacto en tu experiencia en WordPress.

– Tienes que notificar las diez nominaciones.

Como esta nominación y el Liebster Award no son lo mismo (aunque se parecen bastante) creo que corresponde que elija a 10 blogueros distintos a los que nominé en septiembre. Así que he aquí mi nueva lista:

Sexología en redes sociales. Un blog fascinante, delicado, serio, educativo, lúdico y lúcido. Gente con cerebro y tripas que llama las cosas por su nombre, imperdible.

Literatura y masturbación mental: ¡Cómo escribe la jodía! Personajes con capas, historias cargaditas, exquisitez y sutileza… para ponerse como una moto!

Soy.LaParka: Poesía erótica y de la buena. Una aguja en un pajar, vamos!

Where is my mind? Una ama adorable con desparpajo y buenas letras.

Soñando con maletas. Manuela y su blog tienen ese “algo” a la vez calentito y real que no se puede conseguir a propósito…

Vivelsexo. Deliciosamente simple, a la vez que compleja. Letras para identificarse.

De fresas y champagne. Sin pretensiones y con pulpa. Relatos descarados y sabrositos.

La noche no tan negra como el hombre. Historias con imágenes y dibujos con palabras. Pasaje directo al estómago emocional.

Después del sexo. Entretenido, ameno, profundo, reflexivo y muy humano.

Cuentos de León Amador. Relatos que huyen del cliché, pinceladas logradas y muy personales.

Habría incluido en esta lista al blog de Jack Chatterley, Confesiones Clandestinas, por varias razones -entre ellas que es mi “groupie” más entusiasta, jeje- pero no pude dejar de notar que cuando se le nominó al Liebster Award se saltó descaradamente la parte más importante, la de nominar a otros blogueros y permitir así que más gente los conozca. So, mi estimado Jack… te quedas como pseudo-nominado!

Otra cosita: No puedo dejar de decir que me dejo varios blogs fascinantes en el tintero, aunque peque de la más absoluta falta de originalidad. En muchos casos, los saqué de la lista simplemente porque hace mucho que no postean, pero aún así no puedo evitar este minuto de silencio por los que se me quedaron fuera…

Finalmente, quiero agradecer a Paolo por pensar en mi blog y por la frase brutal que me dedica en la nominación 🙂 Os recomiendo sumergiros en sus reflexiones y devaneos de ‘lúcido incomprendido’, ideal para leer una tardecita de frío junto a una chimenea… (por si os da pereza volve hasta arriba, acá va de nuevo el link: nadienosentiende.wordpress.com)

Ah, y a vosotros, quienes me leéis, vaya un abrazo enorme y mi mejor sonrisa en esta madrugada invernal. ¡Sin duda sois mi mejor premio!

Premios Liebster Award

Liebster awardDesde el blog de Eva Gina, uno de mis últimos descubrimientos en este fascinante mundo de las bitácoras sobre sexo, me han otorgado un premio Liebster. Como la agradable sorpresa me ha pillado en la playita, me he tardado un poco en agradecer como es debido este reconocimiento, pero ahora que aterrizo lo puedo hacer… Muchas gracias, Eva!!!

Descaradamente os copio la descripción que ella misma comparte en su página sobre el premio: “Los Liebster Awards no son premios emitidos por organismos oficiales o empresas, sino que se entregan de blogger a blogger con el ánimo de tejer pequeñas redes de blogueros principiantes y reconocer la labor de los blogs que, como éste, llevan poquito tiempo de andadura.

El funcionamiento es sencillo: un blogger te premia, te comunica el premio y a continuación tú debes responder una serie de preguntas y premiar a tu vez a otros blogs noveles.

Debes nombrar y agradecer a quien te lo ha donado, responder a su cuestionario en tu blog, conceder el premio a 11 blogs que te gusten -e informarles- , elaborar 11 nuevas preguntas y visitar los blogs que fueron premiados junto a tí”.

Bueno, pues manos a la obra!!! Os copio mis respuestas a las preguntas de Eva Gina y, a continuación, mi lista de nominados y las preguntas para ellos.

. ¿Cuánto tiempo llevas con este blog?Mi primer post fue el 31 de diciembre del año pasado. O sea, ocho meses y poco.

. ¿Es el primero que administras, o tienes otros funcionando simultáneamente? Ni es el primero ni tengo otros funcionando simultáneamente. Tuve uno, hace años -recién aterrizada en estas tierras locas-, con mi nombre real y en el que hablaba de temas varios. Como expereciencia, buenísima, aunque tanta autorreferencia me terminó saturando.

. ¿Qué crees que busca la gente que aterriza en tu blog? Según quién, distintas cosas. Quienes me conocen, probablemente entran por curiosidad, por cotillear sobre esos aspectos de la vida que no suelen discutirse en la sobremesa pero que siempre encienden nuestro apetito fisgón. Los demás aprender, entretenerse, calentarse… Los blogs de sexo dan un morbo bastante obvio y miles de morbitos más variados.

. ¿Qué clichés o rasgos no te gustan de los blogs que visitas, o de la comunidad en general? A veces se soba mucho el lomo. Y mola, lo que tiene peligro…

. Si volvieras a empezar con tu blog, ¿qué cambiarías? Tal vez probaría la experiencia de escribir sólo para desconocidos, sin contarle a nadie que tengo un blog. Intento no cortarme y no pensar en quién me lee, pero a veces es inevitable.

. Danos el consejo que te gustaría que alguien te hubiese dado a ti. No busques consejo de nadie. No busques guías. No busques certezas. (Facilito. Ja!).

. ¿Sin qué cosa no podrías vivir? Amor y sexo.

. Una cosa que te enerve y otra que te derrita. La timidez y la seguridad. Decir lo primero queda feo, lo sé. Pero bueno…

. ¿Cómo suele ser el proceso desde que surge una idea para una entrada hasta que se publica? Hay distintos procesos. El más habitual es que una idea me interrumpe en medio de una conversación, o cuando estoy metida en la ducha, o cocinando, o en la cama, con la luz apagada y a punto de dormirme. Entonces cojo lo primero que tengo cerca (papel, un kleenex o mi mano) y anoto lo que se me ha ocurrido. Después lo paso al ordenador y le voy agregando más ideas, al tiempo que reposa. Y entonces… lo demás ya es curro, curro y curro.

.¿Por qué crees que te has ganado este premio? Jeje… Porque estuve dentro de las 11 primeras ocurrencias de Eva Gina a la hora de decidir cuáles eran sus blogueros favoritos.

.¿Cuál es la cosa a la que más miedo tienes? A la muerte. A la muerte del ego, que es lo mismo…

Bueno, terminado 🙂 Ahora mis TOP 11 y sus preguntas:

1. Pedaleando Mundos: Porque me encanta. Porque se toca la fibra, y con eso nos la toca a nosotros. Por nepotismo, y qué.

2. La batalla por las cosas perdidas: Porque escribe unos relatos alucinantes. Porque desde que ya no escribe en su blog mi vida es un poquito menos feliz, y haría lo que fuera porque Dark regresara…

3. La Gran Reina Mora: Por la frescura, y ese “puntillo” que no todos alcanzan.

4. Notas de Hierba: Porque me alegra el alma.

5. Los mundos de I: Porque es natural y espontánea. Porque me lo creo de principio a fin. Porque me mola su rollo de dómina “amateur”.

6. Zazasex: Por ese derroche de humor negro, tan ‘gourmet’ y difícil de conseguir. Porque se lo curra, y el blog, además de interesantísimo, es lindo.

7. Letras, pasión y más: Porque cuando leo su blog me vuelvo lesbi, aunque no lo sea 🙂

8. El sinsentido de la mariposa: Por su delicadeza y su exquisito uso del lenguaje.

9. Contessa Pandora: Por su estilazo. Porque me mola su blog y me mola ella.

10. Las aristas de mi cubículo: Porque sus entradas son como pildoritas de lucidez.

11. Diez por Ciento: Porque son unos chicos muy juguetones con ganas de entretenernos!

Preguntas:

1. Un sueño erótico no cumplido.

2. ¿Qué pretendes escribiendo un blog?

3. Si tuvieras que autopromocionar tu blog con una frase…

4. ¿Cuál sería tu definición de ‘infierno’?

5. ¿Cuál es tu relación de pareja ideal?

6. Algo que te ponga a mil… (sí, hablo de eso)

7. Algo que te enfríe en tiempo récord…

8. Un libro, una peli y una persona imprescindibles.

9. ¿Culo o cara? (y no vale decir “yo veo el interior”!!!)

10. ¿Te lee tu mamá (o tu abuelita)?

11. ¿Qué pregunta te hubiera gustado leer aquí?

PD: No sé si alguno de mis nominados ya ha sido nominado anteriormente. Tampoco estoy segura de que todos sean blogs “pequeños”, no tengo cómo saber los suscriptores de cada uno. Lo que si sé, ya que el premio lo otorgo yo, es que todos se lo merecen demasiadísimamente mucho!!!

O sea…

Guía lésbica para comer coños

Terminamos con este post la “trilogía”, esperando haber contribuido en algo a la profunda necesidad de conocimiento del ser humano. ¡Que los disfrutéis! Ava.

La habitación prohibida

El Orgullo Gay se acerca, y después de los dos post anteriores, de como comer pollas y como comer un coño no podía dejar pasar esta perlita escrita por una lesbiana, que sabe lo que se dice, para la revista Vice y simplifica en 3 simples pasos las claves de como comer un coño (los chicos 9 pasos y 3 anexos… no digo más). Espero que lo disfrutéis y si es en compañía mejor 😉

1) Tú eres la jefa

Cuando vi mi primera vagina, a parte de la mía, claro, flipé. En realidad, una vagina no es algo muy bonito, y ahí abajo pasan un montón de cosas. Tuve que hacer un verdadero esfuerzo mental, personal y físico (como dolor de cervicales, quedarme dormida mientras lo hacía, matarme haciéndolo y querer llorar cuando ves que a la persona le está costando la vida correrse) para hacerlo como es debido…

Ver la entrada original 791 palabras más

Como comer un coño

Y seguimos con La Habitación Prohibida, esta vez para adentrarnos en las técnicas de un buen cunnilingus… Bueno, este post tiene un tono un poco más “rancio” y que me gusta menos, pero pensé que valía la pena compartirlo porque tiene cosas para no perderse. Como aquello de que “si dos manos caen súbitamente del cielo y empiezan a levantarte, significa que te han echado de la partida. Te dirá que nunca se corre con el sexo oral, pero lo que realmente pasa es que chupas por chupar. Dile, de buena forma, que lo entiendes y analízalo todo”. Pues sí…

La habitación prohibida

Si ayer os dejaba con una completa y graciosa guía para comer pollas, gentileza de la revista Vice, no iba a dejar de lado la réplica para los coños. A si que os dejo una guía destinada a que los chicos aprendan a comérnoslo bien, os recomiendo que la leáis, tiene una visión algo machista a veces, aunque creo que eso es para empatizar con el lector y que no se crea que es una clase de ciencias, pero seguro que os echáis unas risas y quien sabe, quizás alguien pueda aprender algo…

Y si pasas de la versión masculina puedes visitar el post de la Guía lésbica para comer coños, también de la revista Vice.

Sacado del archivo: Guía Vice para comer coños

1. NO TE ARRASTRES
No bajes al pilón al menos que ya estés abajo. Al contrario que una felación, un cunnilingus no…

Ver la entrada original 1.990 palabras más

Guía ‘Vice’ para comer pollas

Espectacular! No he encontrado, en mis innumerables paseos por la web, una guía de este tipo que cuente mejor los tejemanejes de una buena mamada, con tanta gracia y desparpajo…
Y por cierto, os recomiendo el blog. Siempre tiene cosillas interesantes 🙂

La habitación prohibida

Os dejo con una completa guía que ha elaborado Linda Gondelle, en la revista ‘Vice’, muy recomendable si no la conoceis, muy graciosa y con algún truquillo a tener en cuenta…

Hacer una felación de ensueño es un arte que no dominé hasta que tuve unos veinticinco años. Antes estaba muy perdida, normalmente iba borracha cuando lo hacía y a menudo me quedaba pensando por qué me salía mal. Tenía la ilusión, la concentración y la actitud necesaria pero también tenía la dentadura salida y bebía mucha mierda. En esa época iba al instituto. Entonces conocí a Yves, el típico novio que se tiene a esa edad, que es mayor que tú. Nació y creció en Montreal, estaba acostumbrado a que le hicieran unas mamadas de lujo. Desde entonces, he (cito textualmente) “meneado”, “dominado” y “paralizado” algunas de las mejores pollas de la costa de Mississippi. Ahora te contaré…

Ver la entrada original 2.141 palabras más

El post que os estaba debiendo… Ava y el sexo!

Tendría que haber sido éste mi primer post, pero no lo fue, porque me apetecía hablar de mi sobri. Y después se me atragantaron las ganas de hablar de la peli, dejándome fuera, en el atragantamiento, aspectos esenciales de ella, como el tema de los límites en las relaciones, si acaso está todo permitido en la cama cuando hay consentimiento mutuo y hasta dónde sería uno capaz de traspasar dichos límites por amor… Sorry for that! Mi entusiasmo inicial me lleva a escribir “en caliente”, sin borrador y sin reposar mis palabras o darles la oportunidad de cristalizar en ideas más densas e imágenes mejor logradas. Y por otra parte, siento que tengo el puño algo “enmohecido” aún, no sólo en esto de bloguear, sino en lo que respecta a la escritura creativa en general. Pero todo a su tiempo…

La cosa es que ha llegado el momento de hacer mi declaración de intenciones. Es decir, por qué coño estoy escribiendo este blog y qué pretendo con él. Como ya he dicho, y además es bastante obvio, el sexo me encanta, soy una fan empedernida, una groupie del “mete-saca”. Es saludable, ayuda a la estética, es gratis y no cuesta tanto protegerse y evitar sus peligros, sin contar con que es delicioso. Pero además me encanta hablar sobre él, aprender cosas nuevas, escuchar relatos y experiencias ajenas, contar las mías, leer, mirar, compartir. Y mis amigos dicen que se me da bien, que les gusta conversar conmigo del tema, que me sale natural. Porque no soy ni me creo una experta, aunque sí una interesada perpetua. Tengo más preguntas que respuestas al respecto, sin contar con que he tenido muchas experiencias fallidas y polvos sin orgasmos como para osar considerarme una eminencia, y además qué cuernos es ser una eminencia en semejantes y pegajosas aguas, me pregunto yo. Pero sí me creo una curranta en buscar a mi “yo gozosa” y en esto de la liberación de las ataduras (a paso de  hormiguita a veces, pero de hormiguita laboriosa al fin y al cabo) y una convencida de que relajarse, cuidarse y hacerlo sólo si uno quiere es  todo, todísimo lo que se necesita.

Cinéfila a muerte pero poco propensa al porno –no me desagrada ni nada parecido si la chica se ve a gusto, y la verdad es que suele cumplir su función primordial, pero por lo general me “chirría” tanta falta de naturalidad- creo que las películas deberían tener muchas más escenas de sexo cuando te narran la historia de una pareja. Y obviamente no me refiero al sexo chupi-guay de cuerpos iluminados y movimientos de sincronía perfecta, ni a un compendio de escenas innecesarias para vender más tickets. Me refiero al sexo que nos habla de las personas que hay detrás, y que nos permite verlas en una dimensión que suele permanecer oculta, pero que resulta primordial, que es inherente al ser humano y que por lo tanto lo enriquece (enriqueciendo asimismo el conocimiento que tenemos de los demás y, con ello, las posibilidades de “conectar” entre nosotros).

Creo también que mucha gente lo pasa mal en la cama, y eso es algo terrible. Gente que sufre y se complica con el sexo hasta el punto de volverse una actividad tortuosa. Hay tantos tabúes, ideas equivocadas, elementos asociados que no deberían estar ahí y malos entendidos que cuesta muy poco convertir algo que es una fiesta en un funeral. La sensación no me es ajena, i’ve been there… De hecho, a mayor o menor escala, dudo mucho que le sea ajena a cualquiera que me esté leyendo. Y estoy convencida de que hablar y compartir ayuda mucho más de lo que parece; a veces simplemente el reconocernos en otra experiencia  la aliviana, y otras veces abrirnos a experiencias que nos son ajenas nos regalan perspectiva. Nada me alegraría más que tener feedback en este blog, que discutáis cosas y generéis preguntas, que expreséis vuestro desacuerdo de ser el caso… ¡La invitación queda hecha! Por mi parte intentaré buscar temas interesantes para motivar. ¿Alguna idea?