La vida secreta de los jefes

No sé si os habéis dado cuenta, pero el tiempo que ha pasado entre mi último post y éste es el más prolongado que he dejado correr hasta ahora entre dos entradas. Una forma fácil, y algo cliché de zafar, sería decir que he estado muy ocupada ‘viviendo’. Sí, lo sé, no tengo por qué darle explicaciones a nadie, pero aún así os ofrezco mi resumen, simplista e insuficiente, de la situación. Y no por ello falso.

Si no escribo no es porque no me pasen cosas en el aquí y ahora, sino porque no tengo la necesidad de compartirlas, porque necesito procesarlas, o simplemente porque no me pertenecen. Porque hay terceros involucrados que son dueños de sus propias historias y tienen derecho a que éstas sean respetadas. O porque al igual que un buen relato de ficción, la realidad parece narrarse mejor desde la distancia, desde el desapego. Elegid la razón que más os guste. Yo ya tengo la mía.

Así que, resistiendo cualquier tentación de intentar desenmarañar la madeja de sentimientos y confusiones en la que actualmente habito, os voy a dejar una historia que ocurrió hace algunos años, que también habla de aquellas pequeñas y no tan pequeñas cosas que solemos mantener ocultas, para que cada uno reflexione lo que más le apetezca reflexionar al respecto.

imagen cerraduraErase una vez yo, cuando tenía un trabajo de esos de 9 a 7, el culo pegado a una silla y contrato indefinido. Era un día de poco curro y yo estaba entregada en cuerpo y alma a la misión de encontrar entre las carpetas de la redacción un documento que necesitaba para terminar un reportaje. Estaba segura de haberlo visto hace algún tiempo, pero no recordaba su nombre, así que empecé a probar en el buscador con palabras sueltas relacionadas. Llevaba un buen rato buscando cuando me encontré con un bloc de notas de nombre curioso: “en la oscuridad”.

Obviamente no tenía nada que ver con el documento de mis desvelos, pero del título al clic hubo menos que un trecho, y aprovechando que mi jefe más inmediato (el que tenía su escritorio a escasos centímetros del mío) estaba tomando café me puse a leer el largo texto que tenía frente a mis narices. Que era el “copia-pega” de una conversación por chat, a todo esto. Y una bien calentita.

Los participantes de la conversación eran Amo_Falo y Potrilla_Salvaje. Amo_Falo, pese a lo potente de su nombre, era un amo “amateur”, y Potrilla_Salvaje una sumisa experimentada. La primera conversación (en realidad eran cinco en total, pegadas una tras otra con algunos saltos de línea entre medio) era un ir y venir de preguntas y respuestas, ya que A_F (lo siento, si sigo escribiendo Amo_Falo me descojono y no termino nunca) se sentía bastante inseguro respecto a cómo proceder en la que sería su primera experiencia como dominante. Así, como quien pide consejos para dar una charla frente a un nutrido público, o bien para preparar un bizcocho que quede esponjoso, el buen hombre expresaba su preocupación por la situación que se le venía encima, ya que su “sumi” (sic.) también era nueva en esas lides y él no la quería defraudar. Por lo mismo, le preguntaba a su amiga P_S (de forma frecuente y mutua se recordaban la amistad que los unía desde hace años) hasta dónde era recomendable llegar, qué cosas le gustaban a ella y cómo hacer para que su nueva conquista no se enterara de su falta de experiencia en esas lides. Finalmente, le confesaba su temor de no ser lo suficientemente atractivo para la que sería su primera sumisa, con quién nunca se habían visto cara a cara.

Los siguientes mensajes ya eran bastante más subiditos de tono. En ellos A_F no sólo ofrecía un relato pormenorizado de sus encuentros con la “sumi”, también se permitía algunos coqueteos y preguntas indiscretas con su interlocutora, claramente ya más relajado y seguro de sí mismo. Por decirlo de alguna manera, era posible percibir que ya se estaba rompiendo esa “cáscara de aprendiz” para dejar salir la pulpa, la voluntad del amo… Ya dominando la conversación, en uno de los diálogos, por ejemplo, se dedicaba a contar los detalles de una sesión de spanking, describiendo los tres tipos de látigos que había utilizado (si bien confesaba que no se había atrevido a darle “demasiado duro”, al no saber cómo calcular aún la fuerza de sus golpes) y narrando pormenorizadamente lo placentera que le había resultado la experiencia, no tanto de infligir dolor sino de tener la voluntad de un tercero entre sus manos. En otro de los diálogos dejaba hablar más a P_S, interesado por ahondar en las fantasías de sumisa de su amiga y las cosas que le gustaba que le hiciera su amo. Ella, algo reacia al parecer a escandalizar a A_F, ofrecía un par de sugerencias tímidas (uso de velas, un par de varas para que los látigos “no aburran”), a lo que él respondía que quería algo más “creativo”.

Y hasta ahí los diálogos.

Como era de esperar, en cero coma estaba conectada al Messenger (sí, existió algún día!), contándole a mi entonces compi de curro, de desvelos y aventuras, el hallazgo que me traía entre manos: “Tía, te mueres lo que encontré en una de las carpetas de la redacción, lee esto y después me comentas”.

La cosa es que mi compi, investigadora aún más intrépida y ocurrente que yo, en cuanto terminó de leer se fue a San Google y copió la dirección de email de Amo_Falo (sí, he vuelto a escribir el nombre completo, pero es que ahora se aproxima el desenlace)… y cuál no sería nuestra sorpresa al enterarnos – y así de fácil además!- que nuestro amo favorito utilizaba el mismo correo para ciertos asuntos laborales (como dejar opiniones en foros profesionales y otros descuidos) y que se trataba, ni más ni menos, de uno de los peces gordos de la empresa, y el menos turbio, en apariencia, de todos ellos: Un gordito bonachón y poco agraciado, con sus ya respetables canas, que todos apreciaban por su buen humor, sus risotadas permanentes y las golosinas que traía de regalo cada vez que salía de viaje. Un marido respetable y amante padre de familia con hijos universitarios. Una eminencia en su ámbito. Un futuro abuelito de esos que llevan a sus nietos al parque. Un redactor jefe con contactos en las altas esferas…

No es que quiera dejar una moraleja, pero al poco tiempo Amo_Falo murió. De forma inesperada y sin agonías. No tenía ninguna enfermedad chunga, nada que pudiera permitir presagiarlo. Simplemente trabajaba mucho y un día cayó fulminado en la calle. Así sin más. Y se llevó con él todas sus historias, las vividas y las sin vivir.

Sobra decir que el mundo está lleno de Amos Falos. Y de Potrillas Salvajes. No sólo al lado, también dentro de nosotros. Y más allá de que su existencia sirva como anécdota, como aliño para sazonar una jornada laboral entre tantas otras, os invito a sacar el vuestro de habitaciones oscuras y chats, a permitirle que tome un poquito el aire, que se sienta bien consigo mismo. Después no dejaremos nada, ni siquiera eso. Éste es el único momento en el que puede permitirse existir.

Anuncios

Mi segundo relato erótico (VIII)

(Nota mía: Amigos, conocidos, lectores asiduos y visitates ocasionales: Con este capi pongo fin a este relato… Tal vez, aunque no me comprometo a nada, algún día vuelva a jugar con los personajes, después de todo Laura sólo se ha enfrentado a sus fantasmas, aún no los deja salir, y definitivamente Ricardo se las trae. Pero por ahora podéis considerarlo un punto final, así que vuelvo a mis andadas reflexivas, al menos hasta que me vuelva a picar el bichito y otros personajes toquen a mi puerta pidiendo a gritos que los ponga a hacer guarraditas. 😉 En fin, que espero que hayáis disfrutado la historia… Soy muy nuevita en esto, pero personalmente la experiencia me ha encantado!)

Carne de diván (y VIII)

niña y árbol mosaico

– Mónica fue compañera mía, en tercero de primaria. Llegó al cole dos semanas después del comienzo de las clases, cuando ya estaban todos los grupos armados, y nunca pudo integrarse bien. Y ya. No sé qué más quieres que te diga.
– Creo que sí lo sabes. Continúa, por favor.
– Era de Galicia. Como no tenía más familia, al morir sus padres la llevaron a vivir a la casa de una tía abuela que vivía en Madrid, la tía Angustias, una vieja que se estaba quedando ciega y que sentía más amor por sus gatos que por cualquier ser humano.
– O sea, no tenía a nadie.
– No.
– ¿Y os hicisteis amigas?
– …
– ¿Laura?
– No lo sé.
– ¿No lo sabes? ¿Erais amigas o no?
– ¿Puedes desatarme? No me siento bien.
– Sólo los pies, para que puedas incorporarte. Las manos no, al menos hasta que no me cuentes toda la historia.
– ¿Qué es esto? ¿Guantánamo?
– No, querida mía. Esto es sólo tu propio callejón sin salida.
– ¿Puedo vestirme?
– No.
– ¿Y sentarme en el sofá?
– Claro, no soy un monstruo. Pero por favor no juntes las rodillas –agregó mientras deshacía los nudos de sus tobillos con una mirada opaca-. Aquí no hay nada que esconder.

Se acercó tambaleante al sofá en el que tantas veces se había sentado con aire indolente, por lo general más dispuesta a escuchar que a hablar. Él, en lugar de ocupar su sitio habitual tras la enorme mesa de caoba, acercó una silla a ella, quedando a medio metro escaso de su cuerpo. Olía a serenidad –algo parecido al olor a limpio, pero que viene más de adentro– mezclada con excitación. Con los sentidos aún exacerbados, sintió que el aroma de su sicólogo tomaba posesión de su cuerpo, envolviéndola y despertando el hambre -aún no saciado del todo- de su vulva expuesta. Suaves aleteos de mariposa comenzaron a bajar por su Monte de Venus, entrando en ella con la delicadeza de un soplo de aire, llevando consigo algo parecido a la felicidad. La sensación no le era desconocida.

– No sé ponerle nombre a lo que siento ahora. A lo que he sentido contigo esta noche. Sólo sé que nunca lo he conseguido en la cama, y aunque me tentaba pensar que había tenido la mala suerte de encontrar sólo amantes patéticos, ahora veo que no es eso. Estoy enferma, y sólo en mi enfermedad encuentro satisfacción.
– ¿Enfermedad? ¿Te refieres a lo que hemos hecho? ¿A atarse, amordazarse y dar órdenes?
– Lo que hemos hecho ha sido un simple juego de niños. Y lo que debió serlo no lo fue.
– ¿Podrías explicarte mejor?
– Cuando Mónica llegó al colegio nadie la quería. Parecía un perro mojado buscando una caricia. Era fea, oscura, insignificante, con unos enormes ojos de animal apaleado. Para peor su corte de pelo era de antes de la Guerra Civil, y su ropa dejaba bastante que desear, ya que el buen gusto no era sello de su familia. Sin embargo, sus padres le habían dejado muchísima pasta, y todo lo que la tía Angustias tenía de indolente no lo tenía de rata. El dinero le daba lo mismo, así que Mónica podía comprarse todos los juguetes, álbumes y chuches que quisiera. Todos los días el mayordomo de su tía –porque sí, tenía mayordomo, uno más viejo que ella llamado Salvador- le llenaba la tartera con las golosinas más deliciosas, y no había semana en la que no estrenara algún cacharro nuevo. Tenía todas las Barbies, algo que mi padre no permitía en casa porque “perpetuaba la imagen de la mujer objeto”. No sabes las ganas que tenía yo de jugar con una Barbie.
– Entonces te acercaste a ella.
– No, ella se acercó a mí. Para compartir su merienda al principio, después comenzó a regalarme cosas. Además, había escuchado que yo no tenía madre, así que también intentó entrarme por ahí. Y aunque la idea de ser “amiguitas en la orfandad” me parecía repelente, no podía evitar coger sus chocolatinas importadas, ya que mi padre, como acabo de contarte, no consentía esos lujos. Pasados un par de meses Mónica se atrevió a invitarme a comer a su casa. Yo nunca fui de las más populares, pero tenía una cierta reputación, un respeto por parte de mis compañeros, y no quería que comenzaran a meterse conmigo. Así que le dije que sí, pero que tenía que ser un secreto. Un secreto sólo de las dos.
– ¿Y hubo más secretos después de ese?
– Ya sabes… te lo puedes imaginar.
– No, Laura, no me imagino nada. ¿Qué pasó cuando fuiste a comer a su casa?
– Nos pusimos a jugar.
– ¿A qué?
– Juegos…
– ¿Juegos sexuales?
– Algo así.
– ¿Algo así cómo?
– Todo empezó por casualidad, sin querer. Yo me quería ir a mi casa porque estaba aburrida, y Mónica me suplicaba que me quedara un poco más. Le dije que no, y que no pensaba volver porque su casa me daba miedo, que era oscura y olía a pis de gato, y entonces ella se tiró al suelo y comenzó a besarme los zapatos. No sé qué me pasó, era una niña, pero en cuanto hizo eso le pegué una patada en la cara. Y entonces ella me dijo llorando que no le importaba, siempre que me quedara un poco más. Ni siquiera se había levantado del suelo. Así empezó todo.
– ¿Qué empezó?
– El “juego”. Yo la visitaba, pasado un rato le decía que tenía que irme y ella se dejaba golpear. Primero con las manos, después con reglas, o con algún cinturón que robaba para mí de la habitación del mayordomo. En el culo, en las piernas, en las palmas de las manos y hasta en las tretas. En realidad no tenía, pero daba igual. Bueno, eso fue al principio, después…

Le costaba creer que estuviera diciendo todo aquello. Hace algunas horas apenas era capaz de recordar a Mónica, menos aún lo que había ocurrido con ella. Si no fuera por el nivel de detalle con el que los acontecimientos comenzaron a desfilar frente a su mente, habría intentado convencerse de que nunca lo vivió, de que se trataba de un sueño, o una fantasía loca que se le instaló en el cerebro. Sin embargo, más le costaba aceptar que la terrible narración que estaba saliendo de sus labios le estaba resultando terriblemente excitante. Se sentía débil y caliente, y de no haber tenido las manos atadas las tendría abriendo sus interiores en busca de un alivio imposible, sin importar lo que pensara el hombre que tenía al frente. De cualquier manera –pudo comprobar tras una mirada rápida a la entrepierna de Ricardo- a él no le habría molestado gran cosa. En una de esas incluso colaboraba. Ya estaba tardando…

Pero él, pese a la insultante evidencia de su miembro erecto, ni siquiera la miró, lo que la excitó más aún. También parecía estar haciendo un esfuerzo, que se tradujo en tres palabras que a ella le sonaron a sentencia.

– ¿Entonces qué pasó?
– Después hubo otras cosas, otros “elementos”… Empezamos a juntarnos en el cole cuando la tía invitaba a sus amigas. Esperábamos a que todos hubieran salido de clases y nos quedábamos solas en la cancha de atletismo. Hasta que una monja vio algo raro, nada muy evidente por suerte, y nos dijo que no podíamos estar ahí.
– ¿Ahí se detuvieron?
– No, volvimos a quedar en su casa. Esperábamos a que las amigas de la tía se fueran o nos encerrábamos en uno de los cuartos de baño.
– Y en cuanto a esos “elementos” que mencionabas…
– Por favor, no quiero hablar de eso.
– ¿Quieres regresar a tu casa esta noche?
– Ricardo…
– Estoy hablando muy en serio Laura. Continúa.
niña y árbol– Un día que su tía y el mayordomo habían salido a hacer la compra le pedí que me  tocara “ahí abajo”, para saber lo que se sentía. Se resistió un rato pero frente a mis amenazas habituales, que ya incluían contarle a todo el cole que era una guarra, accedió. No sentí nada especial así que la hice ir más rápido. Entonces empezó a dolerme, y como no me gustó la amarré a un árbol como castigo y la dejé ahí un par de horas. Intentó aguantar sin quejarse, pero al final se puso a llorar porque había hormigas y la estaban mordiendo. Me dio miedo que se chivara, así que la solté. Se había hecho pis encima, y la obligué a lavarse delante de mí, diciéndole que era una cerda. Bueno, creo que le dije cerdita e hice algunos ruidos, aunque no creo que cambie mucho las cosas.
– No, Laura, no las cambia.
– Ver su culo desnudo y temeroso, esperando el castigo; ver su cuerpo triste, escuálido y tiritando bajo el agua de la ducha… Sé que es horrible, no creas que no lo sé, pero ahora me doy cuenta de que me ponía. Sabía que estaba mal, pero no podía evitarlo, era como una droga que lo llenaba todo, que hacía que todo estuviera bien, por fin, aunque sólo fuera a momentos. Nunca me había sentido así antes de Mónica. De modo que ni siquiera me importó que no quisiera. No sólo no me importó, me gustaba que no quisiera. A mi cuerpo le gustaba, aunque por las noches me acostara llorando y sintiéndome una mierda. Por ser mala. Pensaba que al morir, Dios me iba a echar a patadas de su reino, gritándoles a todos los ángeles que no dejaran entrar a esa niña pervertida.
– ¿Has pensado en buscarla y pedirle perdón?
– Cuando finalizó el curso la tía de Mónica, que al parecer se sentía agradecida por la compañía que le había brindado a su protegida (o más bien por habérsela sacado de encima) alquiló un piso en la playa, para que fuéramos con el mayordomo. Un día antes del viaje ella fue hasta mi casa para pedirme que no los acompañara, que inventara una excusa. Debía haberme dado cuenta de que estaba al límite, tal vez no quise hacerlo y ya. Sé que aún estaba lejos de comprender las profundidades del alma humana pero a esas alturas Mónica era lo más parecido a un libro abierto para mí. Le dije que no, que había que aprovechar que sólo iba Salvador, que dormía todo el día, y que así tendríamos mucho tiempo para jugar y hacernos más amigas. En un intento por tranquilizarla le ofrecí ser más suave con los castigos, incluso le ofrecí que me pegara ella alguna vez, aunque no tenía intención de cumplir mi promesa. No recuerdo realmente si me respondió algo, creo que ni siquiera esperé a que se fuera del todo para cerrar la puerta. Estaba demasiado enceguecida con el tesoro que tenía entre manos, con el verano que se abría ante mí.
– Pero las cosas no salieron como tú pensabas.
– Al día siguiente mi padre recibió una llamada. Era la tía Angustias, para avisarle que las vacaciones se habían cancelado. Mónica…

No lloró, porque sentía que ni eso se merecía, ni el alivio de las lágrimas, mucho menos el de su cuerpo. Empezó a tiritar, con la mirada ida, momento que él aprovechó para soltarle las manos, que ella no movió de su sitio. Una voz doliente se desprendió de su garganta, deseosa de abandonar las humedades de su prisión.

– Mónica se suicidó, la misma noche que fue a verme. Un par de días después su tía volvió a llamar a mi padre. No sé qué hablaron, supongo que ella dejó una carta o algo así. Mi padre me obligó a ir al funeral y después de eso no volvió a dirigirme la palabra hasta el día en que se fue. Me dejaba la comida servida en la mesa y salía de la habitación cuando entraba yo. El resto de la historia ya la conoces.

Él ni siquiera se acercó a abrazarla. Seguía quieto en su silla, mudo e inexpresivo. Pasaron unos minutos eternos. Sabía que tenía que vestirse, pero se resistía a aceptar que ahí había acabado todo. Se incorporó con deliberada lentitud, esperando al menos una mirada, pero ni eso. Recorrió la habitación con la vista hasta localizar su ropa, que estaba arrugada encima de un armario. Se vistió en silencio, sintiendo que hasta los muebles lloraran una ausencia, y cogió su bolso sin mirar atrás. Cuando estaba abriendo la puerta le llegó su voz, que parecía provenir de un lugar perdido, casi inexistente, donde las niñas llevan vestidos blancos y guardan preciados tesoros entre las manos.

– El próximo martes, a la misma hora.

Mi segundo relato erótico VII

Carne de diván VII

Culo en la oscuridad

Está con Mónica en el patio trasero del colegio. A Mónica le duele, siente que no puede más, está cansada, pero por alguna razón que Laura no puede explicarse continúa resistiendo, sus magulladas carnes untadas con pura fuerza de voluntad. Laura desea abrazarla, pero también desea seguir. Sobre todas las cosas desea seguir.

Pero no puede, porque Mónica ya no está. Y su padre tampoco.

Removió las muñecas con la débil esperanza de que sirviera para algo, en un intento por informarle a Ricardo que había traspasado alguna frontera importante y que ya podían dejarlo ahí, pero él, lejos de soltarle las ataduras, le colocó sus enormes manos sobre la espalda, inclinándola de forma resuelta pero sin brusquedad hacia adelante. Volver a sentir el contacto de la moqueta contra la parte derecha de su cara la devolvió por completo al momento presente, a la exposición de sus carnes, al aparato que se agitaba en su interior. Como si le adivinara el pensamiento, él se lo clavó con fuerza hasta el fondo y lo mantuvo hundido con una mano, al tiempo que aumentaba la velocidad de vibración. Pasados unos segundos se lo extrajo con un movimiento certero, y antes de que su culo pudiera sentir su recién adquirida orfandad le introdujo tres dedos de golpe y comenzó a follarla con la mano, cada vez más rápido y más profundo. Fue demasiado. Sentía que secretos que ni ella misma conocía acudían al llamado de esos enormes dedos que hurgaban en su interior, como si una vez dentro comenzaran a crecer y atravesaran todo su cuerpo hasta el cerebro , para exprimirlo sin piedad. Tenía la vaga sensación de que no podía permitirlo. Intentó levantar la cabeza, pero él se lo impidió. Fue menos amable esta vez.

– Si no te quedas quieta voy a tener que recurrir a otros métodos.

Ahora está en un lugar en el que no quiere estar. Daría lo que fuera por salir de ahí corriendo pero no se atreve a moverse, la mirada severa de su padre se lo impide. Siente que todos la observan y murmuran cosas horribles. Se ahoga. Le pica el vestido. Le pica todo el cuerpo, pero es un picor que no se atenúa con nada, una costra de ausencia y remordimiento imposible de aliviar. Mónica está al centro de la habitación, tumbada con su vestido de encaje blanco. Parece una novia, inocente y pura. Tiene las manos entrelazadas, como si guardara en ellas un preciado tesoro. Siempre lo tuvo en sus manos, pero no lo sabía. Por primera vez se ve hermosa.

Una pena antigua, solidificada en sus huesos, empezó a derretirse como la mantequilla. Su cuerpo comenzó a agitarse en una oleada de espasmos mientras que sus lágrimas, que la cinta ya no era capaz de contener, corrían libres por los pliegues de su garganta. Él la besó bajo la oreja expuesta, lamiendo la humedad salada de su piel con delicadeza. Siguió explorando con la lengua por el cuello y la columna, hasta llegar a las puertas abiertas de su ano. Le pareció que sus palabras le llegaban desde otro sitio.

– No hay nada de malo en esto, no hay nada sucio. Por favor, simplemente entrégate y disfruta. Tienes permitido disfrutar.

Unas cosquillas cálidas comenzaron a recorrerla cuando él le rozó la hambrienta entrada con la punta de la lengua, e inmediatamente sintió un líquido espeso bajar por su entrepierna. Un sabor a magdalenas y leche caliente le llenó la boca, y por primera vez deseó que le arrancara la mordaza y la besara. Él siguió moviéndose sin prisa, alternando las suaves penetraciones con movimientos circulares de la lengua y besos en las nalgas. Al rato sus movimientos se fueron haciendo más agresivos, la lengua cada vez más adentro, dominándolo todo a su paso. Podía sentir como las paredes de su ano se iban expandiendo, cada vez más dóciles ante los embates de esos dedos conquistadores, entregadas de lleno a su derrota. Mudos gemidos comenzaron a devolverse por su garganta, estrellándose contra las riadas de fuego que le subían por la columna. La fuerza vencedora de su lengua lo borraba todo a su paso, pero cuando a ella le pareció que era imposible sentir más él comenzó a masturbarla con una mano desde atrás.

Su vagina, ansiosa de contacto, recibió la mano con violentas contracciones de placer. Quería que entrara hasta el final, que la traspasara con el puño. Quería abrirse para siempre, soltarlo todo, derramarse por todos sus agujeros y no volver nunca más. Cuando él empezó a frotarle el clítoris con la otra mano con movimientos circulares toda ella empezó a girar en círculos de velocidad imposible y, sintiendo que no podía más, se dejó caer hacia el abismo. Sin ataduras. Libre por fin de cualquier peso.

Habitación oscura

Está al otro lado de la puerta. La habitación está vacía. Ella no entiende nada, pero lo entiende todo. Él se rindió con ella. Simplemente se rindió y se fue, incapaz de soportar la idea de haber dado la vida a semejante monstruo.

Explotó en un orgasmo enorme, enceguecedor, que la arrasó por dentro con la vehemencia de un huracán. Y en el centro de esa devastación espléndida y terrible, habitando el germen mismo de su más profundo y oscuro placer, estaba su compañera de clase, que le sonreía hermosa y radiante en su vestido blanco, sentada en su trono de dolor.

– Laura, ¿estás bien?

Asintió con la cabeza.

– Ha llegado la hora de que hables. No sé qué te atormenta, pero algo me dice que has podido recordar. Así que te repito la pregunta. ¿Alguien te hizo daño cuándo niña?

Mientras hablaba le quitó la cinta que le cubría los ojos, aunque le dio unos segundos de tregua para que pudiera acostumbrarse a la luz. Laura fue incapaz de descifrar su mirada. Como si quisiera saber, pero al mismo tiempo no. Cuando le quitó la mordaza un hilo de baba le quedó colgando de los labios. Ella ni siquiera se molestó en secárselo.

– ¿Fue tu padre tal vez, antes de irse de casa?
– Mónica- respondió apenas.
– ¿Mónica? No entiendo. ¿Quién es Mónica?
– Yo la maté. Fue mi culpa.

Mi segundo relato erótico VI

Carne de diván VI

bondage

Sólo cuando estuvo completamente en su poder se dio cuenta de que no sabía nada de él. No tenía la más mínima información de la que asirse en medio de la noche que la envolvía, sólo conocía los escasos datos –gastados ya de tanto repaso- que habían rasguñado sus sentidos: Sus facciones taurinas, la morena suficiencia de su cuerpo, la pausa que acariciaba sus gestos. También su olor, que ella imaginaba parecido a las profundidades del océano, y el sonido hipnótico de su voz. Pero nada más. Se dio cuenta de que nunca hablaba de sí mismo, y aunque intuía que la discreción debía ser una práctica habitual entre los de su profesión, no pudo dejar de sospechar cierto artificio en el meticuloso hermetismo del hombre que la tenía a su merced. Por primera vez se preguntó qué edad tendría. ¿Estaría casado? ¿Con hijos? ¿Habría tenido un infancia feliz? ¿Qué desayunaría todos los días? ¿Y si fuera un pervertido?

Después de amordazarla le había puesto un cojín bajo las rodillas y la había devuelto a la posición original, así que estaba relativamente cómoda, aunque la sensación de haberse convertido en un trozo de carne expuesto en una charcutería le impedía relajarse. No podía verlo, pero sentía sus pasos bordeándole la silueta, deteniéndose cada tanto junto a ella, observándola.

– Mira Laura, ahora vamos a hacer algo muy sencillo. Yo te voy a hacer unas preguntas y tú me vas a responder, sin darle muchas vueltas. Como no es la primera vez que lo hacemos así, no tendremos problemas. Ahora, hay dos cosas que debes tener en cuenta: Las preguntas no se parecerán mucho a las que te suelo hacer durante las sesiones, pero tienes absolutamente prohibido no contestar.  Y lo otro, te informo que esta sesión está siendo grabada.

¿Grabada? ¿Será hijo de puta? Resistió con dificultad la tentación de transmitir su protesta con el cuerpo, de cualquier manera no podía hacer nada para impedirlo y en ese momento sentía que la única vía de rebelión de la que disponía era la inmovilidad más absoluta. Por insignificante que pareciera ese resquicio, aún le daba cierta idea de dominio sobre los movimientos de él.

– Me imagino lo que estarás pensando, pero no tienes nada de qué preocuparte. No voy a hacerme pajas con tu video ni pienso invitar a mis amigos a verlo un sábado por la noche. Es para tu propio uso y disfrute. Pero también para que hagas los deberes. Porque habrá deberes. Algunos más placenteros que otros, claro.

Otra pausa calculada. Se sentía mareada. Ya no era capaz de distinguir desde que parte de la habitación le hablaba, no había espacio a su alrededor, sólo voz y negrura.

– Te miro y pienso “qué me diría si pudiera hablar”. Probablemente me mirarías con esa cara de mártir intelectual que tanto te gusta poner y me dirías algo así como “Ahá… ¿algo más?” Pues sí, algo más, algo que llevo un rato pensado cómo resolver. Como te habrás dado cuenta, no estás en condiciones de responder a mis preguntas hablando, y temo que lo de moverte tampoco lo tienes muy fácil, así que tendrás que comunicarte de otra manera. Se me ocurrió que podías apretar una vez los puños para decir que no y dos veces para decir que sí. Ah, y no vale mentir. Cada vez que me parezca que estás mintiendo… bueno, digamos que te ayudaré a abrirte de otras maneras.

SumisiónNo quería seguir escuchándolo. Quería irse de ahí, o que se la follara salvajemente sobre el escritorio, cualquier cosa menos seguir indefensa y atada, con esa incertidumbre que le mordía el vientre. Además, empezaba a notar cierta tensión en el cuello y los hombros y se preguntó cuánto más podría aguantar. Se removió un poco.

– Si estás incómoda puedes levantar la cabeza. Ya la volveré a poner yo en el suelo si lo considero necesario. Eso sí, no te eches demasiado para atrás ni apoyes el culo en los talones. Ah, y las rodillas no las muevas.

Se irguió un poco en cuanto comprendió lo que le estaba diciendo y sintió su sangre descender hasta los muslos, rápida y caliente.

– ¿Laura, estás lista?

Apretó dos veces los puños

– ¿Te has masturbado alguna vez pensando en mí?

No respondió de inmediato, pero no tanto porque le diera vergüenza reconocer algo que a estas alturas el parecía saber muy bien –por la seguridad de su tono se daba cuenta de que no le estaba haciendo realmente una pregunta– sino porque al escucharlo no pudo evitar ser atrapada por la caótica representación mental de las últimas sesiones masturbatorias a las que lo había “invitado”. Sólo dibujándolo a él al otro lado de sus párpados había logrado desprenderse por segundos de la percepción de que su cuerpo era como un templo sagrado en ruinas, una divinidad estéril de imposible trascendencia. Imaginándolo a él cada célula que despertaba se iba convirtiendo en tierra fresca, en cemento reconstituyente. Salió de sus recuerdos cuando sintió que él le apoyaba un dedo en la entrada del culo. Estaba húmedo y pegajoso.

– No me hagas repetir la pregunta, por favor.

Volvió a apretar los puños dos veces. Él dejó pasar unos segundos antes de continuar. Al hacerlo hundió levemente el dedo.

– ¿Te gusta lo que te estoy haciendo?-, preguntó, enterrando un poco más. Ella pensó en un dedo de niño hundiéndose en una tarta de cumpleaños y arqueó la espalda.

– ¿Laura?

Volvió a contestar que sí con las manos, sintiendo que de las terminaciones nerviosas de su ano salía música. “¡Dios mío!”, le gimió a la bola que acampaba en su boca. Nunca nadie la había tocado así.

– ¿Era esto lo que estabas buscando cuando viniste?- le susurró al oído, clavando el dedo hasta el final.

¿Lo era? Tuvo que reconocer en ese momento que ya al llegar no estaba esperando una sesión convencional, pero ni en sus más debocadas fantasías hubiera podido invocar lo que le estaba ocurriendo. Por no hablar de lo que todavía podía pasar. ¿Qué estaba buscando realmente? ¿Un polvo y ya? ¿Matar algún demonio? ¿Qué alguien, de una buena vez, la hiciera sentir sucia y mala y descontrolada?

No pudo seguir pensando. Él retiró el dedo y sin darle ningún aviso lo reemplazó por otro objeto más grande y duro, que hundió hasta el fondo sin piedad, con un movimientos brusco y preciso. Fue mayor la sorpresa que el dolor.

– Lo que te he puesto es una maravilla que se consigue en muy pocos sitios. Es un butt plug pero al mismo tiempo es un vibrador con mando a distancia, que tiene distintas velocidades e intensidades. Una verdadera joya. Voy a ponerlo en modo suave, para que te vayas acostumbrando a él pero intenta no agotar mi paciencia con tus dilaciones. ¿Era esto lo que estabas buscando cuando viniste?

No pudo cerrar los puños porque la descarga le subió por el recto hasta la columna para cogerle todo el cuerpo, atrapándola en un zumbido voraz que tensionó sus extremidades. Pese a la violencia con la que fue arrojada a esa explosión de lucidez nívea, le dio tiempo a sentirse trasladada a un lugar en el que nada podía hacerle daño.

– Perdona, me equivoqué de botón. Ya lo bajo

Apretó los puños dos veces, sintiendo que todas las respuestas trascendentes que tanto había buscado se acumulaban en ellos. Le pesaba la cabeza, pero era una pesadez agradable, una invitación. Pasaron un par de minutos antes de que él volviera a hablar, y ella los aprovechó para dejarse lamer todo el cuerpo por esas oleadas de sensaciones secundarias que hasta entonces nunca había tenido. Se sorprendió experimentando algo parecido al agradecimiento por la pausa que le había regalado su… ¿captor?

– Bien, ahora quiero que pienses en cómo te sientes en este instante. Inerme, expuesta, abierta. ¿Te gusta sentirte así, Laura?

BondageOtro sí. Tal vez gustar no era la palabra más indicada para una situación que le producía ganas de llorar como una niña y un insoportable dolor de estómago, pero estaba segura de que una parte de ella moriría si él se detenía en ese momento.

– En lo más profundo de ti, en alguno de esos rincones que escondes… ¿deseas que te haga daño?

“Hazme lo que quieras –se gritó-, lo que quieras pero házmelo ya. Húndeme otro cacharro de esos hasta la garganta, abrázame, entiérrame la cabeza en el suelo, arráncame los brazos a mordiscos, qué más da. No sé qué quiero gilipollas, no sé qué coño me pasa”.

– Nena, no hay respuestas buenas o malas. Sólo no me mientas. No te mientas- le dijo él acariciándole con delicadeza la espalda.

Esta vez se olvidó de las manos y asintió con la cabeza. La tela que cubría sus ojos recogió dos lágrimas espesas que ella se alegró de poder ocultar.

– Laura, ¿te ocurrió algo cuando niña, alguien te hizo algo?

La pregunta le supo a pantano. Un verde mohoso entró por sus oídos y fosas nasales, tapándolo todo. Sintió que atravesaba un túnel de silencio, en el que estaba sola. Al otro lado un aparato para el culo comenzó a vibrar con furia.

De paseo por la sumisión y el dolor

BDSM 1El otro día, tomándome unas cañitas con unos amigos, Ceci y José, les dije que, en dosis tímidas, a mi me molaba el rollo de la dominación y el dolor. El tema me quedó dando vueltas en la cabeza, lo que me ocurre con frecuencia cuando me estoy descubriendo a mí misma frente a otros y no me expreso con claridad. No es que me mole. Es que me produce fascinación. Una fascinación curiosa, precisamente porque va en contra de aquello en lo que creo más profundamente: la libertad y el placer como camino y como máximos objetivos en esta vida. La libertad en el amor, la independencia de las voluntades y de los proyectos (que pueden converger, claro, qué maravilla cuando convergen…). El placer per se, pero también como contrapartida del dolor, del sacrificio y del sufrimiento.

Tal vez de ahí nace, de hecho, el embrujo. Somos seres peculiares…

Personalmente he rozado el tema con el cuerpo y con la mente, siempre con un acercamiento lúdico, sin salir del otro lado de la frontera. Porque ese es el asunto, es otro mundo, oscuro y rodeado de tinieblas, pero asomarse a él puede producir el más exquisito de los vértigos. A mí, al menos, me desafía el intelecto. Entre otras cosas…

Amos y sumisos. El tema va mucho más allá de una práctica sexual, hay toda una filosofía de vida detrás, una forma de entender no sólo las relaciones sino también la existencia en general, que se nutre de una ‘mecánica’ muy específica relacionada con la entrega absoluta y el traspaso de los límites. El sumiso no sólo entrega la voluntad, la entrega voluntariamente. No se trata de debilidad, sino de fuerza. La fuerza de abandonarlo todo, de vaciarse, de convertirse en un “para el otro” absoluto. De entregarse de brazos abiertos y con una confianza inquebrantable al dolor. El dolor como una meta a vencer, una puerta a cruzar para alcanzar el más elevado de los éxtasis. Los relatos sobre estos estados de éxtasis son recurrentes en la literatura BDSM.

Una de las sensaciones más fuertes que he tenido leyendo blogs e historias en Internet es la de que “nosotros” somos el otro, el extraño, el incomprensible y el ignorante. En uno de los blogs más esclarecedores que me he encontrado, “Confesiones de amo y sumisa”, me topé con la siguiente reflexión: Para el mundo vainilla, la sumisa es una mujer fácil que se deja hacer de todo y con todos… En dos palabras: una puta…Cuando la realidad es radicalmente opuesta: no existe una mujer más fiel que la mujer sumisa…”.

Os dejo el link, por si queréis leer el post completo: http://confesionesdeamoysumisa.blogspot.com.es/2011/05/la-sumision-fuera-del-bdsm.html 

También os dejo un par de citas y links de otros post que me parecieron fundamentales. El bloBDSM 2g es de lo más interesante y, a diferencia de otros “del rubro”, está escrito tanto por la sumisa (con ciertas dudas existenciales, por cierto) como por el amo. Bueno, estaba, porque hace tiempo que no se actualiza. Me pregunto si será porque se ha acabado la relación entre los dos…

 “He frecuentado salas en las que las sumisas eran poco más que muebles adornando la habitación,  y he visto cómo los demás dominantes alababan a sus Amos por el  cosificado comportamiento de sus sumisas. ¿Tiene una sumisa que dejar de ser persona, para convertirse en la muñeca hinchable de su Amo…?”

http://confesionesdeamoysumisa.blogspot.com.es/2011/04/la-buena-sumisa.html

“…somos nosotras las que elegimos a quien entregarnos y someternos? ¿Deben ganarse nuestra entrega? ¿Es nuestro Amo quien nos pone la cadena, o se la entregamos nosotras…? ¿Puede ser, que quizás, como en cualquier otra relación de pareja, deba ser algo mutuo, y nuestros Amos nos dominen porque nos dejamos dominar…?

http://confesionesdeamoysumisa.blogspot.com.es/2011/04/quien-elige-quien.html

En cuanto al dolor… ¿se puede hablar de dolor cuando el dolor es sólo la envoltura, y en el centro está el placer? ¿Dónde está el límite? En el BDSM hay dos tipos de “dolores”. El primero, si bien está lejos de ser suave, tiene como objetivo el placer físico, y forma parte de los juegos sexuales habituales. Puedo entenderlo, perfectamente. Pero el segundo persigue el dolor puro y duro, y su objetivo es el castigo. Castigo que, a su vez, surge cuando se manifiesta la voluntad del sumiso, y pretende precisamente la aniquilación de dicha voluntad, como si de un proyecto de ingeniería se tratara. Ahora, detrás de esa destrucción, de ese desmantelamiento total, está precisamente la máxima cumbre a alcanzar, el nirvana absoluto. O al menos eso dicen…

PD1: No supe donde “encajarlo” dentro del post, pero hay otro blog, de relatos eróticos en este caso, que me parece más que recomendable para los interesados, bien escrito y sumamente estimulante. Personalmente tengo debilidad por la serie “Silver”. A ver si alguno se anima a leerlo y me comenta qué le ha parecido…

http://silverdark.bligoo.es/

PD2: Ceci, sé que el post me ha salido laaargo… 😉 Me temo que no lo puedo evitar!)

Cincuenta sombras de Grey o el sueño de la piba

cincuenta sombrasEmpecé la trilogía más famosilla del último tiempo con entusiasmo, tanto que hasta pensé que podría llegar a merecer un sitio en mi hogar, y no precisamente en los estantes de mi librería… a tal punto parecía funcionar. La permanente y explícita descripción de tórridas escenas sexuales con elementos de lo más variopintos (látigos, juguetes, sumisión, cuarto rojo del dolor…) tenía todos los elementos para resultar irresistible a moros y cristianos. O sea, no hace falta ser un devoto del BDSM para dejar que la imaginación y los sentidos se expandan y vuelven con alas propias con las aventuras -y desventuras- de Anastasia Steele y el irresistible, oscuro y enigmático Christian Grey. El considerable aumento en las ventas de esposas, disfraces y adminículos varios en distintos sex shops confirma la teoría. Las nuevas compradoras, en su mayoría mujeres de mediana edad, pertenecen muy probablemente al recientemente fundado, y cada vez más numeroso, ‘club de Grey’. Una estrellita para el libro entonces, y su capacidad de encender la fantasía y enriquecer la vida sexual de tantas mujeres

Pero hasta ahí lo bueno. Evidentemente no estamos ante una joya literaria, pero sí ante una autora que parece saber bien como sacar partido a distintos recursos y aprovechar sus mecanismos. Lo que no sabe es cuando parar. Poco a poco las escenas se vuelven cansinas, las repeticiones evidentes y los lugares comunes habituales, sin contar con que la historia flaquea, alcanzando insólitas cuotas de ñoñería, en el marco de un amor cada vez más edulcorado y asfixiante. Y si ya se pierde fuelle en el primer libro, el segundo y el tercero son directamente infumables. O sea… ¿cuántas veces más le va a decir el tocapelotas de Grey a Anastasia que le gusta su pelo? ¿Cuántas veces más se va a morder a propósito el labio la angelical (hasta extremos vomitivos) e igualmente tocapelotas señorita Steele para que su amante le de unas nalgadas? Perdí la cuenta al segundo polvo…

No es casual que el tercer libro se llame “Cincuenta sombra liberadas”. Me sentí liberada cuando lo terminé. De hecho, llegué hasta el final finalísimo sólo para escribir este post, creo que de otra manera no habría pasado del primero.

También está la moralina. Porque Cincuenta sombras podría haber tenido entre sus méritos el haber dado a luz a un personaje de esos que dejan huella, una especie de versión masculina de “Lisbeth Salander” con la fusta en la mano. Lleno de complejlisbeth salanderidades, con un pasado terrible, multimillonario y guapo hasta el absurdo, el joven empresario perfectamente podría haber alcanzado alturas. Pero la protagonista de Millenium jamás hubiera buscado redimirse, ella abrazaba sus contradicciones. Para Grey, en cambio, enamorarse significa convertirse en un cliché, renunciar a lo que es y volverse “bueno”, erradicar su violencia interior y suavizar considerablemente la intensidad y sofisticación de sus juegos sexuales. Polvos “vainilla” con algunas chispitas de chocolate.

Curiosamente, es probable que sea en las sombras de este personaje, y en su decepcionante resolución, donde se encuentra la clave del éxito del libro. Porque digámoslo claro, muchas quisieran ser Anastasia Steele, es el sueño de la piba. Se encuentra a un tío con un cuerpo perfecto, una cara perfecta, un fortuna perfecta (vale, eso no le importa, pero tampoco le hace el asco). Además folla de puta madre (para más inri la tía tiene veintipico y es virgen), es intenso, inteligente, le va la marcha… Ok, tiene cosillas que no molan tanto, sombras demasiado oscuras, pero es precisamente eso lo que más despierta el amor de la protagonista. Su ansia de salvarlo, de llevarlo a la luz. Su convencimiento -reforzado por el predecible final- de que su amor mueve montañas, de que su sapo se convertirá en príncipe, sin dejar de ser un poquito canalla. Y Christian Grey es la quintaescencia del canalla lindo, el hombre ante el que sólo caben dos caminos: desearlo y adorarlo públicamente o hacerlo en secreto. Un Rhett Butler postmoderno con aficiones sadomaso y pectorales mejor definidos. ¿Quién no quisiera sacar a semejante portento de las sombras?”.

Más que ante un libro, nos encontramos ante un arquetipo, del profundo deseo femenino de convertir a su hombre en la mejor versión que puede llegar a ser de sí mismo. El sueño redentor. Por suerte aún nos queda mi  punki favorita, la nada azucarada señorita Salander que quiere a Blomkvist con todas sus contradicciones, con su barriga peluda y sus historias a cuestas. Y que sabe respirar sin él, no como Anastasia, que pasa un día lejos de su galán y ya está, literalmente, al borde del desmayo.

Lo más notable es que esa dependencia enfermiza que se desarrolla entre los protagonistas de Cincuenta sombras tiene por objetivo graficar la profundidad de su amor, pero yo me quedo con el de Lisbeth. Porque ama a Mikael desde su insondable condición de solitaria, sin pretender que llene ningún vacío en su vida, sin necesitarlo… ¿Hay alguna forma más profunda?

(Ahora, dicho lo dicho… ¡yo igual quiero ver la película!)

Un culo para comer palomitas

Título: S&M Rechter (S&M Juez)
Año: 2009
País: Bélgica
sm rechter
Esta peli me la recomendó un amigo y me encantó. Primero que nada, porque es una historia de amor, y en el fondo soy una romántica perdida a la que le gusta mucho el sexo. Y como historia de amor es de las buenas, de las que sondean en las profundidades de las relaciones, la entrega y la sexualidad en una pareja. Nada de rascar en la superficie, va directo a la yugular. Y lo hace contándonos las experiencias de una pareja que hace rato dejó de ser joven, que no es particularmente atractiva y que responde perfectamente al cliché del triste polvo mensual, en la postura del misionero y sin excesivos entusiasmos. Pero Magda no es feliz y su marido, el juez Koen, descubrirá hasta donde es capaz de llegar por ella…

Más allá de que sea una peli basada en hechos reales, es real hasta su médula, y en su realismo es ferozmente sexual. El sexo no sólo se cuenta y se muestra; se palpa, se incrusta en los poros tal como lo vomita la pantalla, crudo y desnudo, como el olvido de uno mismo. Entra por la cabeza, por los ojos y por el estómago. Y detrás no se ven cámaras, sólo la vida.

Se me quedaron grabadas varias escenas, aunque una en particular logró escalar más alto en mi memoria, probablemente porque se nutrió tanto de la historia que me estaban contando como de la que yo le estoy contando al mundo. O dicho de otra manera, se terminó convirtiendo en experiencia propia. En la tele la pareja tiene sexo. Esta vez del convencional, en una cama y sin terceros mirando. Se trata de una especie de “premio” que recibe el juez, una vez que Magda ha podido satisfacer sus más oscuros instintos sadomaso y es capaz de disfrutar de un polvo tradicional sin sentir que la están acuchillando (pero no acuchillando rico, entiéndase). La cosa es que, con un primer plano del culo cincuentón de Magda, mi amigo Byron comenta algo parecido a “me encanta el culo de esa tía. Míralo, no es perfecto, tiene celulitis, tiene sus años. Pero es de verdad. Muy sexy”. Y entonces lo vi. Lo atractiva que era Magda, libre ya de sus ataduras, amiga de su cuerpo. Lo hermoso de ese juez barrigón y con nariz de patata, ese juez valiente que pone el amor por delante de cualquier cosa. Lo poderoso de la escena. Eros entre las sábanas, con sus regalos y sus exigencias. Con su propia belleza.

¿Más razones para ver esta joyita? Si te gustan los látigos, salen muchos, además de otros adminículos curiosísimos que pueden provocar encogimientos y dilatamientos de lo más interesantes. Aún así, la recomendaría para ver con palomitas y un buen amigo. Para otros menesteres probablemente funcione mejor una mínima dosis de “Hollywood”.

Lo siento, no conseguí el tráiler con subtis en español 😦