Conversaciones con Lucas I

Intento visualizarte tumbado en mi cama como tantas veces,

con la camiseta arremangada hacia arriba y la espalda demandando cariño.

Yo te tocaba con las yemas, para sentirte

y tú me pedías uñas.

Pero tu espalda es ahora ceniza envuelta en el beso eterno de la tierra,

carne y huesos renacidos en cristales grises

un recuerdo apenas

Y mi mano sigue siendo mi mano

dedos que tocan aire

que intentan dibujarte en el aire.

A veces vanos esfuerzos

Otras, un leve soplo capaz de contener tu propia y maravillosa levedad.

Tu único aroma.

Anuncios

11 pensamientos en “Conversaciones con Lucas I

  1. Hola Ava, hace unos años, en 2014 conretamente, comentaste en el pobre y seco “Acerca de mí” de mi blog de novatillo de 16 años que te gustaría que explicase un poco más sobre mí. Ahora el blog ha cambiado mucho, y sería bastante gracioso saber tu opinión en el presente. Solo si hay tiempo y ganas, claro.
    Un saludo!

  2. Tu descripción debajo del blog no ha cambiado desde entonces. Aun me acuerdo de tu frase de “pero este es el mío!”
    Yo tengo la suerte de que los dedos que se pasean por mi espalda aun no son ceniza. La verdad es que espero que nunca lo sena, quue el fuego arda siempre.
    Con siempre me refiero a mi vida entera. Los humanos vivimos poco tiempo, no es mucho pedir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s