Experiencia “Puf”

puf 1Sí, lo confieso, lo hice. Más que porque me gustara la idea en sí (decenas de reparos, tontos y menos tontos, venían a mi cabeza cada vez que me planteaba el tema), por mi emperramiento en beber de muchas aguas, en probar antes de decir no gracias, en coleccionar nuevas aventuras aunque de entrada parezcan algo surrealistas, frikis o incluso loosers.

Lo hice. Por curiosidad. Por aburrimiento. Por tener algo que contaros. Porque lo que suma no resta. Porque me aparecieron unos cuantos cheerleaders en el camino, encantados ante la posibilidad de vivir una nueva experiencia… vicaria, pero experiencia al fin y al cabo. Es curioso, todos te animan pero casi nadie lo ha hecho o piensa hacerlo.

Total, que me creé un perfil en una de esas páginas para conocer gente. Vamos a llamarla “Puf”, aunque el nombre no sea precisamente un alarde de imaginación. Pero como que da igual, porque la palabra le va como anillo al dedo. Puf entonces…

Mi experiencia en Puf duró menos de dos semanas, y todo ese tiempo se vio movilizada por ese potente motor que llamamos culpa. Culpable de hacerlo sin fe. Culpable de no contestar a todas las solicitudes, mensajes, toques, guiños, listas y noséquémases que iban proliferando como hongos en mi buzón de correo. Culpable de inventarme una excusa tonta para no salir a tomarme unas cañas con el gordito angustiosamente simpático de los catorce mensajes. Culpable de reírme de los que me escribían “hola presiosa” o “haber cuando quedamos”. Culpable de salir huyendo de una conversación cuando el tío me confesó que se sentía deprimido y solo y que hace tres años que no echaba un polvo porque nadie le paraba bola.

Nada como Puf para sentirte como una grandísima hija de puta. ¡Qué satisfacción garantizada ni que niño muerto! Maldad garantizada. Partiendo por la propia.

puf 3Es verdad que empecé con cero fe. No tanto en la fauna humana que me podía encontrar como en el sistema en sí, en entrar en un juego que se maneja con los códigos de un supermercado, en este caso de de kilos y alturas. Porque frente a ti no tienes personas sino tallas de ropa y colores de ojos, acompañados de unos cuantos datos a duras penas personales, jirones de información supuestamente valiosa del tipo “tienes coche” o “te gustan los niños”. Pero aún así le puse empeño. Ya sabéis, por eso de vivir las experiencias a cabalidad. Demasiado empeño diría yo…

La cosa es que a los cinco minutos tenía un aluvión de mensajes reclamando contestación. Algunos podréis pensar que las fotos tenían trampa, pero prometo que no. De hecho, descarté de entrada “las mejores”, porque no quería verme más radiante que en mi día promedio, igual como jamás usaría sujetadores con relleno y no cuento en mi colección con ningún “push-up”: Lo que hay es lo que ves, no quiero que nadie se sienta estafado a la hora de la verdad.

Habrá sido la intro entonces, porque esa sí que me la curré. Y así, con unas cuantas frases, aterricé en esa tierra de ilusiones y hambres contenidas como la más maja entre las majas. La más open mind. Densa pero ligera, sofisticada pero sin perder lo simple, cosmopolita pero accesible. Y por supuesto, con un infaltable toque de humor.

El problema es mantenerse a la altura de la imagen que uno tiene de sí mismo –la “ficha” en ese caso- más allá del buen rollo inicial y la declaración de intenciones. Lo cual parece fácil al principio. Pero claro, es como cuando participas en un reallity (a este paso pocos moriremos sin haber estado en uno). Empiezas mostrando lo mejor de ti y a los dos minutos ya estás arrancando ojos a diestra y siniestra y descuerando a tu ex mejor amigo con tu archirrival. La naturaleza humana, que tiene estas cosillas…

puf 4Tampoco es fácil en todo caso mantener una actitud abierta y querer ir a lo profundo del ser cuando un tío te manda una foto en zunga de leopardo o cuando otro aparece en su perfil muy sonriente con su mujer y sus hijos (¡historias reales!). Otras para la colección son: borracho en un garito, mostrando “tableta” al espejo del baño, abrazado a dos rubias tetonas, apuntando a la cámara con una pistola de juguete y con cara de suicidio inminente. Por no hablar de las fotos troceadas (ojos, pedazos de cara, pies sin dueño, una mano con una sonrisa dibujada…) y las directamente falsas (el hermano menor de Brad Pitt en foto de estudio, vestido de Armani y buscando el amor en Puf… yaaa!).

Es que además está el tema de los filtros. Puedes poner los que quieras para buscar gente (incluso nivel de ingresos o de estudios) pero no para ser buscado. Y da igual que pongas que no te interesan los casados y los abuelitos, que uses mayúsculas e íconos con caritas de espanto. Igual te escriben, por si las flies. Porque pareces tan simpática…

Y claro, también hablamos de un sitio donde llega mucha gente que se siente sola. Y que lo que están buscando es de alguna manera solucionar su vida, encontrar una llave a una felicidad que se resiste, a un futuro menos triste, que se visualiza más habitable y mejor por el hecho de estar en compañía. Pero eso de ser una llave para alguien es demasiada responsabilidad. Además de un coñazo.

puf 2¿Qué haces entonces cuando tienes 50 mensajes de 50 tíos que no te parecen atractivos en lo absoluto pero que se nota que han hecho un esfuerzo por presentarse, decir algo amable, parecer graciosos y ganarse una oportunidad? ¿Qué hacer en una tierra de solitarios cuando no te seduce la soledad? En mi caso, sentirme como la mierda.

Sé que otros lo viven con más liviandad, que muchas veces me enrollo más de la cuenta, y que no arrastré a nadie al suicidio con mi indiferencia cibernética. Pero aún así en mi conciencia se balanceaba más de un ahorcado virtual, sobre todo en el caso de los que andaban pregonando su abandono como doloroso cartel de presentación. ¡Cuánto peso para algo que empezó como un intento de diversión!

Igual me habría molado llegar a la parte del “cara a cara” con alguien. Son tan poco habituales las citas hoy en día (yo al menos tengo muy pocas a mi haber) que más que rancias yo diría que comienzan a tener el encanto de lo vintage. No es que haya notado su ausencia pero supongo no soy del todo inmune a tanta peli y serie gringa que me tragué en mis años adolescentes. Que te abran la puerta del coche y te muevan la silla para que te sientes no está tan mal después de todo. Es más, puedo vivir perfectamente con ello.

puf 5Creo que sólo por eso, por la curiosidad de esa cita potencial con alguien potencialmente interesante, que no huí a los dos días y aguanté un puñado más. A ver si alguno me hacía levantar una ceja con el poder de un par de párrafos. Pero definitivamente Puf no es país para poetas. Ni para corazones culposos, ya que estamos…

Anuncios

45 pensamientos en “Experiencia “Puf”

  1. Sufres demasiado, corazón, y me haces padecer un poco a veces.

    Yo ya te podría haber dicho: “no, no lo hagas, que te van a dejar el tanga lleno de babas” (ni te cuento como irá el resto de tu ropa para que el tangabragafajaloquesea esté empapada, pero en fin), pero no lo hice. De todos modos, sospecho que la cosa podría haber sido peor.

    En fin, aquí tienes a tu panda, que tampoco anda muy alegre con los locos que hay por internet…

    Un besito
    Jack.

      • Yo que sé que llevas en tus intimidades Maoferas??? Dudo mucho que necesites una faja más que para usarla de tirachinas para cazas pandas…

        Yo sospecho de un tanga de lo más fashion, con pedrerías y diamantes, pero a lo mejor resulta que no, y prefieres la braga de cuello alto.

        ¡Las mujeres sois muy raras!

        • Ajajajajajaja, la curiosidad mató al gato mi estimado!
          Aunque no, la pedrería y brillanteces varias no son lo mío… ni el leopardo, ni el color carne ni los fosforitos, ya q estamos…

          • Más que la curiosidad, mi estimada y guapisima Ava, es el no tener ni flowers a qué atenerme contigo (lo que me encanta…). Tomo nota de lo que no te gusta… :p

          • Ante todo pido disculpas por meterme en conversación ajena pero creo que la curiosidad es la clave de todo esto… O ¿A caso no fue la curiosidad la culpable de la entrada a “Puf”? Y en cuanto al gato sí… La curiosidad mató al gato pero… Murió sabiendo…

            • Ajajaja, amigo Erebo, te aseguro que Pandita no necesita defensores, que ya saca las garras él solito cuando le hace falta… Aunque tengas todos los dedos llenos de razón!!! 😉
              Un abrazote!

      • Y por cierto, gracias x la solidaridad y el consejo póstumo. Y solidarizo con tu falta de alegría, Internet puede ser un asco a veces. No se me olvidaba, es sólo q mi estupor necesitaba recuadro propio…

        • Con mi solidaridad cuentas siempre, y con mi espada, y con mi escudo y con… Dios, se me ha escapado el espartano… un momento, que lo mando a las Termópilas… ya.

          Internet es el extraño mundo en el que caben los salidos, las dramaqueens, la exquisita Madame de Maof y el excentrico Jack Chatterley y su alter ego panda…

  2. Me ha sorprendido que ninguno haya tenido la capacidad de crearte ni la más mínima curiosidad de un cara a cara para tomar una cerveza o un café juntos, sí que está mal el mundo de los hombres solitarios. 😦

    Besos.

    • La verdad uno hubo, un asturiano radicado Madrid que se leía majísimo y me llenó el guasap de fotos de él y sus perros en la montaña. Hablábamos por horas, y el tío me parecía súper interesante, pero cuando quise concretar pa’ tomar unas cañas se hizo humo. Después reapareció como si nada, vuelta a los mensajitos y a las fotos y mismo final de la historia.
      No me dio tiempo a más. Seguro q de haber resistido algún otro se habría asomado, pero me agobié mucho con el desfile de sufrientes solitarios que se presentó en mi puerta virtual 😦

      • Esa personalidad “Guadiana” da que pensar del asturiano. La verdad es que querer ligar o entablar amistad en plan lastimero no lo entiendo… más que amistad parecen buscar una enfermera mental
        Tal como lo cuentas es normal que te agobiases. Yo que pensaba que en esos lugares la gente se limitaba a buscar poco más que encuentros sexuales, y nunca como muro de lamentaciones. Aunque quizás sea una estrategia la de dar pena. 😦

        • También es verdad q yo por iniciativa propia no contacté con nadie, sólo respondí a algunos (varios) de los que me escribieron… Pero sí, esperaba más propuestas indecentes y menos rodeos, pa’ q nos vamos a andar con cosas! 😉
          Un abrazote

  3. Ay! Yo conozco gente que es adicta (sin exagerar) a esos sitios y la verdad es que no logro entenderlo. Un par de veces lo intenté y no duré más de 24 horas. Lo mas chistoso es cuando te aparece en la lista de perfiles supuestamente ideales para ti alguien conocido y que jamás te lo hubieras imaginado navegando en esas aguas!!

    • Oooohhhh, q fome, yo no me topé con ningún conocido. Eso sí que habría estado gracioso!!! 😀
      Y definitivamente nunca podría ser adicta a esas vainas. Me sienta demasiado mal decir q no, tanto q más de una vez he hecho de tripas corazón antes q soltar un educado rechazo… PUF!

    • Jaja, malvado!!! Obvio q no me describí con esas palabras, lo que quería decir es q busqué ese delicado equilibrio entre ser “livianita de sangre” q se dice en mis tierras, pero no una tonta hueca… En fin, q sí, q somos complicaditas acá, en el Puf, en la cola del súper y donde nos mires!!! 😀

  4. Pensé que era el único que hacía ese tipo de experimentos, pero veo que tú no te quedas atrás 😄
    Con tu permiso te cuento mi experiencia, yo lo hice a través de otra plataforma, llamémosle Vadú, reconozco que mi intención era llegar al cuerpo a cuerpo lo más pronto posible. En primer lugar tuve que dejar de lado la ortografía para poder comunicarme, después aprender a seleccionar entre las que colgaban fotos de gatitos y las que ponen fotos de la primera comunión. Cuando empecé a aburrirme y estaba a punto de tirar la toalla le di una oportunidad a varias candidatas. Te cuento dos de las mas surrealistas: la primera una chica de Sitges, en un principio normalita, primero un café, otro día una cena y otro día el ‘postre’, hasta aquí bien, lo malo vino después: whatsapps extraños con frases incoherentes, fotos de ella llorando, mensajes de amor desesperado, promesas de ‘ o vuelves o me mato’. Te juro que en ningún momento me aproveché de la situación, siempre dejo las cosas claras. Durante unos dias me preocupé, después ella desapareció (aunque su perfil sigue activo)
    El segundo caso una chica filipina que hablaba un spamglish divertidísumo, lo mismo: un café en el Starbucks, unos canapés en el consulado de Filipinas en la plaza Real y cuando pensaba que llegaban los ‘postres’ vino la sorpresa, intentó venderme una participación en Get Easy, una estafa piramidal.
    Hasta aquí mis interacciones 2.0 a traves de páginas de ligoteo
    Perdona por la extensión
    😄
    Saludos

    • Ajajajaja, madre mía, considerando tu experiencia casi que agradezco no haber llegado a los postes… en una de esas el asturiano majo era en realidad el líder de una secta de adoradores de la montaña, y sólo estaba buscando nuevas adeptas entre las turbias aguas de Puf…
      Vaya locas, OMG! Con esos embajadores de lujo no es de extrañar que a ratos perdamos mutuamente la fe en el género opuesto!!!
      Un abrazote y… me encantan los comentarios extensos! 🙂

  5. Menuda experiencia Avita….:p
    Tengo que reconocer que yo pensaba como albertodieguez, que esos mundos estaban llenos de gente que lo único que busca es sexo… pero parece que ahora se lleva más el rollo de la pena… en fin… es una experiencia más :p
    Un besito Ava

    • Bueno, cuidadín, que no digo que el tema sea así, digo que mi experiencia fue así… y para entender eso también hay q tener en cuenta q tengo un problema con las cosas que me dan pena, y que lo de sentirme responsable por los abandonados del mundo, o bien como un gusano putrefacto por no parar bola a mis “solicitantes” es, claramente, un rollo mio…
      Aún así, más de uno salía en la foto con cara de muerto en vida, jeje.
      Abrazote, besotes y muchos otes!!!

  6. Hola Ava, que lectura tan interesante, una experiencia muy reveladora… no se, pero me parece que algo así ya te esperabas, lo impactante es encontrarse con la triste realidad.
    No sientas culpa, tu misma lo dices: “definitivamente Puf no es país para poetas” 🙂
    Besos.

  7. Puf, pero puf puf, lo que hay por ahí. Hiciste muy bien, Ava, como bien dices, lo que suma no resta, no te atormentes, es lo que tiene la curiosidad (aunque se acabe pagando), hay que probar de todo, además, la única forma de acabar con una tentación es sucumbir a ella, añado. Es un buen aprendizaje y un estudio antropológico de alto nivel (aunque sea de baja estofa el personaje, mejor aún para flipar)

    • Como estudio antropológico es fantástico, de hecho podría currarme unos cuantos posts con ello pero tengo tantos temas “en la cola” que sospecho que terminaré desistiendo…
      Y sí, estoy contigo… PUUUUUFFFFF! Tantas horas perdidas para terminar en nada. Pero bueno, mejor que la experiencia del amigo Insomne, hasta q no lo leí no se me había ocurrido pensar q probablemente me salvé de dosis aún más altas de surrealismo 😉
      Besos!

  8. La frustración abunda desgraciadamente entre las personas,pero quizá es fruto de una soledad que mata la felicidad deseada.
    Cada vez que empezamos la experiencia de relacionarnos con alguien salimos mal parados, pues pedimos lo mismo que damos y eso casi nunca se suele cumple.
    Un abrazo.

  9. Buen experimento antropológico, aunque de previsibles resultados.
    Personalmente, no tengo nada en contra de las páginas de este tipo y de hecho tengo un perfil en PUF (eso si, sin foto y muy poco currado) que registré tras recibir el acoso de amigos y familiares preocupadísimos por mi solitario caminar por el mundo. De vez en cuando me llegan “informes” de compatibilidad de la página, en los que me muestran un rosario de perfiles que se supone son compatibles con el mío. También de vez en cuando se me ocurre echar un vistazo a las fotos y he de decir que más de una vez me he encontrado caras conocidas. Ni que decir tiene que la sensación de “compatibilidad” que me deja la estudiada selección que me ofrecen los sabios directores de PUF, brilla por su ausencia más absoluta.
    Es verdad que no pongo mucho de mi parte, pero es que solo pensar en tener que “empezar” a conocer a alguien, hacerme el simpático y mostrar interés por cosas que no lo tienen, me da una pereza espantosa. Si alguna vez se me ha pasado por la cabeza mandar algún mensaje, enseguida he pensado… pa qué, con lo a gustito que estoy yo…
    Es realmente difícil encontrar en la página personas verdaderamente afines, no puedo sentirme atraído por alguien a quien le guste “Salir de cañas con los amigos”, “la playa”, “todo tipo de música”, “una peli en el sofá con mantita” (esto abunda mucho)… Y ojo, no digo que toda la gente que circula por ahí sea rechazable, sino que es imposible hacerse una idea de cómo es alguien a través del absurdo formulario que propone el sistema. Por otra parte, conozco gente que tiene perfil en PUF e incluso algunos que han encontrado pareja allí
    No rechazo tampoco la red como herramienta para conocer gente, de hecho mi última relación de largo recorrido surgió a través de internet y dejó un balance de diez años. No puedo decir que fuese un éxito dado que hablo de ella en pasado, pero si fue realmente importante en mi vida.
    Hoy en día, solo confío en la piel, la mirada, un tono de voz, un aroma, unas manos… y en que sea fácil!, ya no estoy pa comerme la cabeza con interpretaciones, bipolaridades, ansiedades ni juegos de rol.
    Cualquier día me borraré de Puf… o a lo mejor me sorprende… o volveré a tropezar ¿?
    En fin, que me da que es como ir a ligar al supermercado, te puedes encontrar de todo, aunque es verdad que tira más hacia el DIA que hacia El Corte Inglés…

    • Lo de que sea fácil definitivamente va a encabezar mi top 10 de prioridades. Qué bien dicho, yo sin saber definir lo importante y tú con tres palabras me has hecho ver la luz!
      He tenido un par de citas “lijosas” esta semana y me he quedado con esa resaca-pereza que viene después de los desencuentros educados, como un hastío de cuerpo y mente, un retraimiento del alma. Nada como estar en casita para depurar! 🙂
      Un abrazo amigo, y si algún día triunfas en Puf porrrrr favorrrr házmelo saber!!!

      • No tiene visos de producirse ese triunfo. Además, cada vez se me diluye más la definición de éxito en estas lides.
        “Desencuentros educados”, eso si que es una definición acertada!
        Un abrazo grande!!

  10. También probé una vez yo. Más lo hice presentándome como ella en lugar de el, además pretendía pasar por domina. Mi intención, no más, era fraguar inspiración para posibles relatos -además de un sugerido trío con el que I pretendía probar-.

    Como bien dices.. el ejército de babosos moribundos capaces de dejarse pisar por tan sólo intentar echar un polvo o ser escuchados, nos hizo desistir en el intento.

    Debo admitir, que conseguimos echar unas buenas risas eligiendo “currículum´s”..

    • Jeje, eso faltó en mi relato, los “infiltrados”…
      Vosotros al menos os echasteis unas buenas risas!!! Creo q tengo q darle una buena sacudida a mi espíritu lúdico!!!
      Un abrazote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s