Diálogos callejeros 5: Tampoco soy gilipollas

balcón con vocesEs medianoche. Curro. La ventana abierta deja entrar el aire fresco de afuera. La calle dormita, pasan pocos coches.
Se podrían decir que estoy concentrada en mi trabajo, pero no es la palabra más exacta. Más bien diría que voy con el automático puesto, soporizada en una especie de trance cutre, mecida por el repiqueteo monótono de unas teclas de plástico. En el aquí y ahora mi universo existe en sordina, atrapado entre mis ojos y una pantalla brillante.
Y entonces dos voces se cuelan por el marco de la ventana y entran en mi habitación. Primero con sigilo, después con contundencia. Y sólo cuando se han ido parecen explotar, y al hacerlo arrasan con todo, lo cambian todo. Con la fuerza del invasor.
Altas, más no claras.
Exigentes, dispuestas a reclamar su presencia en el mundo. Vestidas de juventud y manchadas de cinismo.
Voces amargas.

– Tío, ¿pero te lo has pensado bien?
– Que sí.
– ¿Y cuándo te pille poniéndole los cuernos qué? ¿Lo has pensado? Que te va a dejar sin un duro.
– Tampoco soy gilipollas. No tendría por qué enterarse.
– Mejor no firmes. Hazme caso.
– Tengo que firmar. Ya le dije que sí.
– Pues dile que no.
– Deja, si no va a pasar nada. Además, ¿quién puede decirle que no a una hembra así? Está tremenda…
– Ahora, pero después te quiero ver tronco. Tremendo juicio el que te va a meter…

(De eso hablamos cuando creemos hablar de amor…)

 

Anuncios

13 pensamientos en “Diálogos callejeros 5: Tampoco soy gilipollas

    • Yo también me echaba de menos! 🙂 Venir con tiempo, mimar mis letras… Ojalá prontito ya!!!
      Y sí, me encanta cotillear en las conversaciones ajenas, de hecho si fuera invisible sería una… descarada! Pero algunas, como ésta, dejan un mal sabor de boca, un saborcillo triste.
      Un mega-hiper abrazo!

  1. Lo que también lleva un análisis distinto. La sensación de un tío es que si engaña a su pareja esta le puede dejar sin nada. En la ruina vamos, la de una mujer es que si engaña a su pareja, ademas le puede dejar sin un duro…….Cuídate y ya sabes que no soy políticamente correcto

    • Bien decía mi abuelita que se necesitan dos para bailar un tango. Tristes pactos matrimoniales esos, donde cada uno juega su rol a conciencia y el amor tiene tan poco que ver…
      Y bienvenido seas siempre por estos lares, tú y tu incorrección política! 🙂

  2. Ava… Lo mejor del relato es la descripción que antecede al diálogo: ¨En el aquí y ahora mi universo existe en sordina, atrapado entre mis ojos y una pantalla brillante¨… En cuanto a las infidelidades, sencillamente creo que el que las comete debe ser muy cuidadoso, en general son michas las huellas que deja tras su paso.
    Un abrazo y excelente día para vos, me encantó el post. Aquileana ⭐

    • Gracias Aquileana! La verdad es que el diálogo es más para olvidar que para inmortalizar, jeje… espero nunca ser protagonista de una conversación así!
      Y en cuanto a las infidelidades, creo que quien las comete se miente más a sí mismo que lo que le miente a los demás, incluida su pareja. Qué triste haberse montado tan mal la vida que no se pueda ser quien uno realmente es en libertad, que haya que ir repartiendo “yoes” ficticios para salir del paso malamente, hasta el próximo malabar…
      Un abrazo y excelente tarde, que creo que aún queda un poco de sol en tu lado del charquito! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s