Pasopalabra!

signo interrogacionAcá estoy, al otro lado de la pantalla, una vez más volviéndome loca con esto de decidir sobre qué cuernos escribir el próximo post. Pasa mucho. A mí al menos es la parte que más me cuesta de proceso, la que más me desquicia, la que con más fuerza amenaza todo el delicado engranaje que ha de ponerse en marcha para poder parir una mísera entrada en condiciones. Pero vamos, que éste no es el muro de los lamentos…

Es verdad que siempre está la opción relato, una muy recurrida cuando no me apetece –o no me resulta- aquello de escarbar en primera persona, ya sea porque mi yo se encuentra asomado al abismo (en cuyo caso necesito dejar que el bosque repose para ver los árboles) o porque siento que no tengo mucho que contar. Simplemente. A veces ocurre.

Pero ahora mismo, con mi inspiración en huelga de hambre (pobrecilla, creo que la he maltratado un pelín últimamente), esa no es una alternativa que me resulte apetecible. Hay que pelear mucho con teclas porfiadas…

Me pongo entonces a revisar las alertas de Google, a ver si por ahí cae alguna idea. Tal vez algún tema de actualidad, o algún estudio “científico” de esos que se me van ramificando en la cabeza en continuas reflexiones. Pero nada. Ésta es la semana de las putas 50 sombras tocapelotas de Grey, y casi todo gira en torno al temita de marras. En serio, que hastiada estoy de la peli esa y todas las opiniones que suscita, pero sobre todo de las sesudas reflexiones de sus detractores (entre los que por cierto me encuentro) y los análisis psico-socio-lo que sea con perspectiva de género. Sí, andar zurrando a cándidas y virginales doncellas no es bonito. Pero por favor, un poco de originalidad en el enfoque.

Pues nada, después de mucho estrujarme el cerebruto os tengo una idea. Vale, sé que hay que tener morro, pero qué coño, éste es mi blog y aquí mando yo. Así que doy vía libre a vuestras sugerencias. ¿Sobre qué pensáis que debería ir mi próximo post? ¿Qué tema os molaría leer la próxima vez que vengáis a visitarme? ¿De qué os gustaría saber mi experiencia u opinión? En resumen: ¿Qué os puedo contar que os interese? Si recibo al menos seis propuestas me comprometo a escribir sobre las tres que más me molen en mis tres próximas entradas. Así que sed creativos y dejadme propuestas jugosas sobre la mesa, que yo intentaré hacer algo digno con ellas 🙂

A ver qué sale, jejeje…

Anuncios

33 pensamientos en “Pasopalabra!

  1. Si se me ocurre algo, ya te cuento. Me recuerda la idea de “Jim’ll Paint It”, que dibuja peticiones la mar de peregrinas. Búscalo por la web, es muy divertido ver lo que le piden y, sobre todo, sus dibujos (me quedo con el de Maggie Thatcher)

  2. mmmm interesante! Fantasias prohibidas! Y no me refiero a algo sexual (que también podría ser…) si no a anhelos oscuros que podrías tener o que creas que la gente pueda tener…

    Bueno, volveré con más! jaja

    A.

    • Interesante tu propuesta!!! 😉 Aunque difícilmente algo que lleve la palabra “prohibido” puede no serlo…
      Se va pa’l laboratorio de ideas, a ver si sale algo…
      Abrazote!

    • Hola Rafael, gracias por la sugerencia!!! al final es lo que intento siempre, hablar no sólo de sexo sino también de la vida, de su lado más poético y de los menos también…
      Un abrazo!

      • jeje, vale, ya me enteré… no conocía esa palabra, sino las otras menos “nice”…
        Lo que sí, no creo q pueda aportar mucho al respecto, no tengo experiencias para compartir salvo una “casi vez” (en la q el otro implicado, finalmente, se autocensuró por decisión propia).
        Ups…

        • No necesariamente se puede hablar desde la experiencia. Puede ser desde la falta de, o de por qué no o por qué si… O de otras “parafilias”, o de la diferencia entre pensarlo, verlo y practicarlo, qué se shó!!!

  3. Si te sirve de consuelo (a mi no me serviría…), ese mismo bloqueo lo sufro yo también, hace meses que me encuentro en dique seco.
    Pero ya que pides, ¿qué te parece hablar del sexo como paradigma de autoconocimiento y desarrollo personal y, por añadidura, transpersonal? Lo puedes tomar desde la vía tántrica, taoísta o cualquier mirada que te apetezca. Siempre he pensado que nos solemos quedar en la superficie, que solo rascamos la punta del iceberg y aprovechamos una parte ínfima de todo lo que nos brindan las relaciones sexuales como herramienta. Durante un acto sexual nos encontramos mucho más dispuestos a vaciar nuestra mente, trascender el ego y conectar con nuestra esencia, así que en cierto modo es una pena que todo se quede en un viaje en montaña rusa del cual solo recordamos que “nos lo pasamos muy bien”.
    Hala, si te parece demasiado místico… haber elegido muerte! 😄
    Por mi parte, me comprometo a responder con otro post sobre lo que se te ocurra (a ver si así se me despiertan las neuronas…).

    • Hala, cojo la pelota y te dejo un temita para tu blog: la sensualidad y el erotismo en la música, y obviamente no hablo de la Cyrus lamiendo un martillo, sino que a temas de más “enjundia”. Te animas?
      Y respecto a tu sugerencia, lo que planteas son reflexiones que me dan vuelta hace mucho, en todas las direcciones y con distintas intensidades. Y no me refiero tanto desde el punto de vista bloguístico-literario, sino desde la vida misma… Cada vez siento con más fuerza que por ahí han de ir mis búsquedas, que existe una necesidad vital in crescendo que muchas veces desoigo, y continúo en mi danza de piruetas leves, fascinada por los malabares y las luces de artificio del ‘mind-blowing sex’, entregada de brazos abiertos a todo lo que se cuelgue el cartelito de lúdico…
      Tiene pinta de post, creo yo…
      Jijiji.

  4. Pues habiendo escrito siempre de lo que yo no me atrevo, a ver si escribes desde tu otro lado, de aquel que por ratos muestras, de como empezó todo, de cómo fue ese descubrimiento, esa curiosidad, y esa jugoso despertar de tu imaginación tan provocativa. Quedo atento y, como siempre, a tu disposición. Un abrazo. Pablo.

    • wow, un viaje a los orígenes! Una propuesta interesante mi querido Pablo, gracias por la sugerencia!
      ya sabes que la vida tiene en realidad muy pocos “antes y después”, es más bien un continuo en que las cosas se van disolviendo y cogiendo otras formas, pero en este caso creo que sí hay algunos hitos, algunos momentos -y sobre todo personas- importantes que me llevaron a buscar cosas de forma más consciente, a encontrarme conmigo misma al fin y al cabo.
      Sí, habrá que darle unas vueltas…
      Abrazote!!!

  5. Pues mira, a lo tonto a lo tonto sacaste el post adelante y describiste una situación que suele ocurrirnos a los blogueros, esa orfandad de musas y esa demanda de auxilio ¿sobre qué cojones / ovarios escribo? Recojopalabra, ya que te gusta el sexo podrías desarrollar una teoría sobre por qué el porno paga solo un 4% de IVA y la cultura, el cine, un 21. Hala, yo he hecho los deberes.

    • Sí, soy una tramposilla, jijiji.
      Y curioso lo del porno, no lo sabía. Aunque también es cierto que nunca he pagado por ver porno, soy más de buscar en el teclado cosas concretas en momentos concretos y dejar de la pantalla infinita me nutra. Y no, no me siento ni un pelín culpable. Que nadie paga por leerme y eso tampoco me quita el sueño. Quid pro quo, jeje. Si al final, todos vamos dejando nuestro aporte en el mundo, ya sea en letras o en tetas… 😀

  6. Propuestas varias muchas se me ocurren (sensatas pocas), pero me arriesgaré sugiriendo que expliques una pequeña fobia que tengas y un vicio tonto que no te avergüenza disfrutar.

    Porque de nuestro apasionado romance no creo que te de la vena….

    Pandamente vuestro,
    Jack y su Chatterley

    • Ay, con el miedito que yo te tenía!!! 😉
      Una pequeña fobia? Te la cuento ipsto facto: Los aviones. Me subo, porque soy así de guay, pero no los soporto… Y en otro ámbito, no es una fobia pero me corta el rollo de forma inmediata cualquier intento de lubricación por la vía del “escupitajo” (un poquito menos ver porno y un poquito más de lubricante, silvuplé).
      ¿Un vicio tonto q no me avergüence disfrutar? Además del spanking? Uf, tantos… Enterrar las uñas en una piel carente de melindres, que me muerdan la espalda, los culos en general, los sudokus, bailar con Juan Luis Guerra cuando estoy de bajón, ver telenovelas chilenas mientras ordeno mi casa, apretar burbujas de plástico, jugar con la cera de las velas, el pan tostado con mantequilla, el chocolate, los dulces, los juguetes… uf, la lista es infinita!!!
      Creo q salvo lo del apasionado romance ya lo he cubierto todo… Vaya, un post menos!!! 😦

    • Ajajajajajajajaja, esa propuesta sí que no me la esperaba… Molaría terminar sacando un post todo sesudo y documentado, en plan “Historia Oficial del Vello Púbico”, con enmarañadas ilustraciones en tonos sepia… no?
      A ver si me animo. Si no se pareciera tanto a lo que hago para comer -y me gusta mucho más comer q lo q hago para hacerlo!- ya estaría en ello…

    • Seguro que muchísimas, si no que le pregunten a Nabokov! Pero poco podré aportar al respecto mi estimado Rubén, mi infancia y adolescencia fueron más bien empollonas, rollo patito feo, bicho raro y toda la peli gringa. Así que de depredadora nada, más bien al contrario: En cuanto venía alguno con turbias intenciones (tampoco es q fueran demasiados, jeje) ponía pies en polvorosa y volvía a mis libros.
      De cualquier manera la seducción a cualquier edad es un temazo!!!

      • por supuesto querida amiga, cuando el activo est’a en la mente de una ni;a precoz y su flujo hormonal la lleva a… tiene que seducir a x o y para satisfacci[on. Y no es un bebe, busca mayores que ella para su conclusi[on . Es cierto el genial ruso lo trata, pero fijate que ha pasado tal vez un siglo de esa gran novela y las cosas al menos en el entorno han cambiado. Ahora hay mejor nutricion y el porno esta al alcance de un clik.

        • Las Lolitas -y sus eternos admiradores- de hoy se nutren de tantas fuentes, y tienen tanto submundo digital por el q transitar… Pero el baile es el mismo de siempre, el ansia por crecer, la huida hacia adelante para abandonar una infancia mutilada. Y al otro lado la huida hacia atrás, invocar la juventud a través de terceros para olvidar la cercanía del final, para zambullirse en los orígenes.
          Pero bueno, ya sabes… es sólo una teoría tonta de miércoles por la noche! 😉

  7. Pingback: Aquello que llamamos primera vez… | Ava y el sexo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s