“Momentum”

Han estado revueltas las aguas de mi mundo últimamente, y confieso que me ha costado un pelín crearme un espacio de calma para volver a vuestros brazos. Desde fraudes sadomaso hasta casi -que no cuasi- delitos de homicidio en el trabajo, pasando por algún que otro drama familiar, visitas con maletas, decisiones cruciales, finales necesarios y nuevos comienzos; todo termina mezclándose dentro, creando colores cambiantes e indescriptibles, algunos en estado latente, otros ya maduros.

Y sí, hay cosas que importan, cosas que duelen, cosas que joden, cosas que amargan, cosas que alivianan el alma, que motivan, que ilusionan, que entusiasman… de eso nos alimentamos, pero olvidamos muchas veces que, como el alimento, todo será finalmente digerido, expulsado y devuelto a la tierra de dónde salió. O, si preferís una imagen más poética, lo que vivimos, lo que nos echamos encima, y también lo que elegimos no vivir, esas omisiones que pesan como piedras a veces, terminarán tarde o temprano deshaciéndose a nuestras espaldas, como una imparable cascada en cámara lenta que arrastra todo a esa gran fuente de lo que importa cada vez menos, de lo que ya fue…

Suele ser el pasado más inmediato el que nos muerde las espaldas, ningún colmillo se queda ahí clavado para siempre. Como tampoco ninguna alegría, salvo la que se lleva dentro.

Es curioso, porque de una imagen que parece casi derrotista es de dónde siento que debe extraerse todo el optimismo, el impulso vital. Precisamente en esa voracidad serena que tiene la existencia cobra sentido el empeño, la alegría de vivir. Creo que no hay mejor manera de rendir homenaje a esta vida que se nos ha dado que reconocerla efímera y absurda, y aprovecharla como tal. Y si de aferrarse a algo se trata, que no sea a culpas ni cadenas. Ni se nos va a castigar ni se nos va a aplaudir cuando devolvamos a la tierra nuestro cuerpo, tal vez el máximo aprendizaje sea entender que somos nuestros propios jueces. Y que toda mezquindad y todo goce que nos permitamos tiene sentido en sí mismo, vive para sí mismo, no para convertirse en un futuro balance de un cuaderno divino.

Pronto más. Muy pronto 🙂

Crédito imagen: http://www.todoaventuras.com/las-cascadas-mas-altas-mas-grandes-y-mas-bellas-de-europa/

Anuncios

23 pensamientos en ““Momentum”

  1. Estoy de acuerdo con vos, madame. La vida es una y breve. Hay que aprovecharla.

    Es curioso. Vos hoy y nos ayer. Estamos reflexivos los dos.

    Será el tiempo.

    Un beso.
    P.

  2. Pues…otra vez me encanta tu entrada…bueno…he de confesar algo…que me hice adicta a tus escritos hace algún tiempito… pero por trabajo no puedo dedicarme a leerte todo lo que me gustaría…así que ahora me lié la manta a la cabeza y hasta te comento…
    Sabes…desde hace un tiempo para acá mi vida es un caos y cuando no pasa algo grave, pasa algo menos grave y todo da vueltas a lo mismo. Así que hace unos días pensé que aunque todo vaya como el culo…y perdón…siento un optimismo desbordante ante todo. Porque como tú dices “ni se nos va a castigar ni se nos va a aplaudir”. Me quedo con eso, que es genial.
    La vida es lo que es. Con lo bueno y lo malo.
    Te mando un millón de besos.

    • Mi estimada, me he querido dar unas vueltillas por tu blog, pero me sale que ya no existe… es eso así? 😦
      Sé que a veces sueno un poco a disco rayado, pero te quería dar las gracias por tu comentario. De verdad es importante para mí leer cosas como las que me escribes, me regala de alguna manera un “sentido” para todo esto, y además, y por sobre todo, me hace feliz!
      No comulgo mucho con la expresión “como el culo” (es q me encantan los culos, jeje!!!) pero espero que pronto ese optimismo que cultivas se acompañe de acontecimientos más alegres q los actuales.
      Abrazos, besos y de todo!!!

    • Oh, no, no me juzgo, al menos no en este post… sólo reflexiono, divago, comparto…
      Y venga, con tanto entusiasmo terminaré animándome a ese post sobre una noche muy promisoria con un final… patético???
      Jeje, cómo me gusta crear suspense!!!
      Besotes 🙂

  3. “Precisamente en esa voracidad serena que tiene la existencia cobra sentido el empeño, la alegría de vivir. Creo que no hay mejor manera de rendir homenaje a esta vida que se nos ha dado que reconocerla efímera y absurda, y aprovecharla como tal.”…. Una belleza, pura genialidad lo tuyo, Ava ❤
    Gracias por compartir. Un abrazo grande!` Aquileana 😀

    • Una vez, con un pie aún puesto en la infancia y hablando sobre el sentido de la existencia con mi padre, el muy bendito me quedó mirando fijamente y me dijo algo así como “a veces pienso que la vida no es más que un juego de la mente”…
      Me quedé de lo más estupefacta y estuve rayando mucho tiempo con la frase, y a punto estuve de arrojarme de brazos abiertos al nihilismo más absoluto…
      De alguna manera sigo creyendo en una especie de maravillosa armonía cósmica absolutamente carente de significado o plan, pero ni me asusta ni me quita el sueño… Si no hay plan, pues entonces a disfrutar la vida en su liberadora autonomía, en su sintentido. Eso no hace que las cosas sean menos importantes, ni nos hace estar más solos…
      Bueno, que me lío como un ovillo. Como de costumbre, jeje…
      Un abrazo y un placer tenerte por estos lares!!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s