Bcute Classic Curve: Guerrillero y cumplidor, pero mejor sin la curvita!

masajeador-bcute-classic-curveLlevaba ya varios días esperándome la cajita de marras. Haciendo guiños desde mi mesita de noche, llamándome con sus tentadoras esquinas de cartón sin abrir. Pero yo nada de nada… Sin ánimos de jugar, sumergida en mis problemas grandes de gente grande, la dejaba noche tras noche aparcada, evitando sus cantos de sirena. “Mañana sí, seguro que me apetece”, me decía antes de ir a dormir.

Nunca había tenido esa sensación, de “tener” que usar un juguetito, ni se me ocurrió pensar en ello cuando me puse a evaluar los pros y los contras de este asunto: Cuento corto, los chicos de Malicieux me preguntaron si quería participar en su campaña de reseñas, para dar a conocer los productos de su web. El mecanismo es bastante clásico a estas alturas -te envían un producto X, lo pruebas, opinas y te lo quedas- pero me dijeron algo que me encantó y que finalmente me llevó a dar el sí, y que os copio textual: “Buscamos que sea muy personal, casi como un relato, pero que cuente la verdad de la experiencia que se ha tenido al utilizarlo y de las impresiones que una ha tenido”.

Bueno pues, esas son las aguas en las que me gusta navegar 🙂

Y como os iba contando, mi primera experiencia fue sentir que qué coño hacía yo ahora con eso, si mi vida estaba hecha un caos y mis ánimos por el suelo. Así que ahí se quedó… hasta que un Whatsapp que no me esperaba derivó en una noche de hotel que tampoco… Y me llevé conmigo mi juguetito sin estrenar, el Masajeador Bcute Classic Curve que tantos días llevaba vegetando en mi casa.

Por suerte me pudo la curiosidad y abrí la caja al bajarme del metro, porque no traía pilas (una gentileza que siempre se agradece, sobre todo porque es un olvido frecuente a la hora de estrenar un juguete). Afortunadamente, en este caso no fue nada que el chino del barrio no pudiera solucionar.

También lo encontré más pequeñito de lo que parecía en la foto que había visto (11 cm de largo x 2.3 de ancho), pero en mi caso lo consideré un plus… no soy muy de usar juguetes con fines “penetrativos”, en lo personal considero que en esos ámbitos nada se compara al producto original y siempre me quedo con la sensación de que cualquier reemplazo es demasiado frío, demasiado tieso, demasiado poco palpitante como para dejarme del todo feliz. Así que, salvo que se trate de juguetes anales, los míos suelen ser pequeños y monos. Y éste, además de serlo, está hecho con un material que es una delicia al tacto, y viene en una fundita negra peluda de lo más cuca, ideal para llevar en el bolso. Todo un detallazo, he de decir. Así que ahora es mi nuevo “juguetito-pocket”, listo para salir de paseo a donde yo me lo quiera llevar.

Lo que sí, confieso que hubiera preferido la versión “no curve”, de haberla… como os decía en el párrafo anterior lo mío no es introducirme juguetes, a lo que se suma que cuando traen la curvita esa nunca sé a ciencia cierta para que lado ponerla ni donde meterla, como que no encaja bien en ninguno de mis orificios!!! Aún así mi entusiasta compañero de cama me lo metió por todos los sitos imaginables, y como esa noche estaba como una moto la sensación estuvo más que bien… como preámbulo eso sí.

Un par de días después me apeteció tener la experiencia exclusiva, “mi juguetito y yo”… Aprovechando que mi encuentro reciente me había sacado de mi letargo asexuado, y que estaba sola en casa, decidí explorar todo su potencial, y el resultado fue más satisfactorio. Para empezar, dura (es increíble lo poco que le dura la pila a algunos juguetes frente al exceso de entusiasmo, por no hablar de aquellos que mueren al segundo uso). Además, tiene una intensidad de vibración bastante interesante para un juguete de su tamaño -tampoco es una taladradora, eh?- y puede hacer maravillas al acercárselo al clítoris -de nuevo, como preámbulo-, sin contar con que es relativamente silencioso, otro elemento a considerar cuando uno comparte piso o le va el rollo callejero. Lo que sí, no esperéis sofisticaciones: No gira, no vibra de manera intermitente ni tiene distintos programas. Estamos ante un “básico”, bastante económico y funcional. Y como tal, cumple lo que promete.

Anuncios

16 pensamientos en “Bcute Classic Curve: Guerrillero y cumplidor, pero mejor sin la curvita!

  1. Hala que mono es 😀 Y suena a que a parte de disfrutarlo fue también divertido experimentar con el, lo cual para mi siempre es un plus 😉 Disfrutalo con salud guapa!

      • (a menos que te quieras precalentar tú solito, claro. Aunque ahí también se me ocurren mejores opciones e todo caso, como un gusanito de esos “de toda la vida” o alguno sin punta rara y que vibre con un poco más de furia, apto para escaramuzas profundas…)

    • Jeje, sí, a veces me pueden los eufemismos!
      Y en cuanto al tema juguetitos, voy un poco según el estado de ánimo. A veces soy muy pro naturalidad (nada como esas manos y esa boca que nos dio la madre naturaleza para producir felicidad) y en otras ocasiones recibo de brazos abiertos cualquier aderezo que se pueda encontrar en el menú 😉
      Un abrazo!

  2. uhmmm … creo que las curvitas siempre dan cierto juego que motiva a probar en todas direcciones… lo del silencio y durabilidad: “Very-importante”! Gracias por la reseña, estoy pensando regalarme un cachivache para reyes.. a ver cuál me acaba convenciendo! ^_^

    • Si eres una “chica-pro-curvita”, pues adelante! 😉 Como dije, es barato y cumple. Ahora, si bien entiendo perfectamente para q está ahí la curvita, cuál es el “sentido de su existencia”, en mi caso particular (porq claro, sólo puedo hablar por mí) ni ella ni sus semejantes se adaptan a mi anatomía, hábitos y preferencias. A mí los juguetitos me gustan para empezar, pero nunca he conseguido que uno haga lo que hace mi mano en las etapas finales… Como que no llegan al rinconcillo, y ya. Y así, cada cual con su rollo, en gustos no hay nada escrito y todo eso… y aún así… ¡a expandirse y recolectar experiencias nuevas!
      Muchas gracias por tus palabras y espero que aciertes con ese auto-regalo!!! 😀 (yo también me hice uno estas Navidades, por cierto… un kit de chica mala de lo más entretenido!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s