El amor en los tiempos del látex (II)

velas

Esperaba esposas, consoladores, vibradores de esos que acojonan… Por eso cuando lo vio coger una vela de masajes no pudo evitar sentirse algo decepcionada. Tal vez había cedido demasiado pronto, dejándose llevar por una sensación poderosa, pero efímera, de que su vida estaba a punto de desmoronarse para erigirse sobre cimientos frescos, y que si no saltaba no volvería a tener otra oportunidad. Malditas oportunidades. Costaba tanto dejar de ansiarlas, y tan poco volverlo a hacer. Aún así se resistía. Hacía tiempo que su soledad había dejado de ser una opción para convertirse en el estado natural de las cosas, pero por triste que fuera constatar ese hecho, lo cierto es que había llegado a sentirse bastante cómoda dentro de los confines de un universo habitado sólo por ella. ¿Y si daba ese salto fuera de sí misma sólo para descubrir que había dejado su refugio por una quimera? O peor aún, ¿si volvía a caer? ¿Valía la pena el riesgo? Quiso decirle que todo había sido un error, que se fuera, pero se sintió invadida por una vergüenza incapacitante, acompañada de una vaga sensación de estar en deuda con el desconocido que había estado hurgando entre las estanterías de la tienda.

– Sé que no es lo que te esperabas, pero algunas ocasiones hay que tomárselas con calma. Y a algunas personas también. Como a tí –explicó él al notar la expresión en su rostro.
– Lo dices como si me conocieras.
– ¿Qué te parece si te desnudas y te tumbas ahí? –le contestó, al tiempo que señalaba un pequeño sofá sin respaldo ubicado junto a la entrada de la tienda.

Extrañada de sí misma,  comenzó a quitarse la ropa casi en cuanto oyó sus palabras. Había algo de ceremonial en el momento –los recuerdos de la última vez que se había desvestido frente a otra persona tenían ya en su cabeza un tono sepia – al mismo tiempo que era dolorosamente consciente de su sexualidad oxidada. Quería parecer natural, pero sabía que esforzarse en ello resultaba paradójico, que la naturalidad radicaba precisamente en la falta de esfuerzo. Aún así intentó impartir una cierta lentitud a sus movimientos, pese a que su visitante no parecía demasiado interesado en el proceso. Otra pequeña decepción.

Se tumbó e intentó relajarse, esperando sentir unas manos sobre su piel, pero en vez de eso lo que sintió, tras un par de minutos de espera, fue un chorro de cera caliente que le mordió la espalda sin aviso. El dolor, aún así tolerable, se repartió en ella como una estela y la hizo arquearse, aunque no se quejó. Una sensación vaga parecida a un recuerdo, en la que parecían mezclarse todas las formas y sabores que alguna vez había conocido, bailó frente a sus ojos cerrados, para disolverse luego entre las poderosas manos de su visitante, que había comenzado a extender la cera con movimientos lentos pero profundos. Sabía lo que hacía, eso le quedó claro desde el principio.

Pese a la sorpresa inicial, los primeros –largos- minutos la hicieron sentir increíblemente relajada. Casi llegó a olvidar dónde estaba y con quién, tal era el estado de semiinconsciencia fetal que estaba alcanzando gracias a la pericia de sus manos. Nada existía ya, salvo el vaivén hipnótico de sus dedos y el aroma a vainilla que inundaba la estancia. Vaciada de todo, dejó de reprimir sus manifestaciones de placer, y pequeños gruñidos empezaron a salir de su garganta, más intensos mientras él más se alejaba de su espalda. Los roces en la zona inferior de su cuerpo abandonaron su apariencia de casuales para convertirse en exploratorios, internándose cada vez más en las profundidades ocultas de sus nalgas. Antes de que hundiera la mano del todo se giró hacia él. Quería probarlo. Y sobre todo, después de tanto tiempo, quería probarse.

Él supo en seguida lo que pretendía hacer, porque se incorporó y se desabrochó el cinturón sin poner reparos. Cristina se arrodilló frente a él y dejó que sus papilas se familiarizaran con el sabor de sus fluidos, lamiéndole suavemente el glande con la lengua.  Le pareció que sus labios se volvían más elásticos, expansivos, y comenzó a abrazar con ellos su miembro. Él gimió y le clavó las puntas de los dedos en los hombros. Ella pensó en un bebé siendo amamantado por su madre y sonrió, sin soltar el trofeo que tenía atrapado entre los dientes. Intensificó los movimientos, sintiendo que repercutían sobre ella bajo la forma de una lengua invisible que esparcía fuego en sus entrañas.

Lo habría dejado correrse en su boca, si bien se habría partido de la risa si alguien en la mañana le hubiera sugerido la posibilidad de que terminara su jornada dejando que un extraño se corriera en su boca. Sin embargo, él la detuvo antes, levantándole el mentón con delicadeza.

– No es que no esté disfrutando pero también quiero sentirte de otras maneras. Y no tenemos tanto tiempo.
– ¿No?- contestó ella, sin ni siquiera tomarse la molestia de esconder la decepción en sus palabras.
– No. Así que te propongo un trato.
– A ver…
– Tú elige un juguete, el que más morbo te dé, y yo lo uso contigo. Y después es mi turno de hacer lo mismo, elegir uno para que juegues conmigo. ¿Te parece?
– Me parece. Aunque después igual voy a tener que pagar lo que usemos. Así que no te pases, ¿vale?
– Qué graciosa eres. Probablemente mañana no estés aquí, así que deja de preocuparte.
– ¡Hostias! ¿Y eso qué significa? ¿Eres un sicópata violador y vas a matarme?
– Jaja, vaya fantasías las tuyas.
– En serio. ¿Por qué has dicho eso? ¿Eres un sicópata?
– No. Soy el hombre que cambiará tu vida. Aunque cambiar no siempre sea ir hacia delante.
– Eres muy pretencioso, gringo. Y hablas raro. Elige tu juguete mejor.
– Tú primero. A ver si me sorprendes.

Su impulso inicial fue ir hacia las vendas y las esposas, pero la última frase de él le había sonado a desafío y, aunque intentó que eso no la condicionara no pudo evitar sentir que algo se empañaría si aparecía frente a él con unos artículos tan clichés. Además quería poder mirarlo. Hace rato que su cuidado aspecto físico había dejado de parecerle irritante y había abdicado frente a los evidentes –pero no por ello menos efectivos- encantos del hombre que tenía frente a sí. ¿Un vibrador? Para qué, ella ya tenía un par en su cajón, y lo que estaba deseando era tener una polla caliente y palpitante entre las piernas. Mentira, su polla. No podía dejar de sentirse sorprendida por la manera vertiginosa en que se había creado dentro de ella esa necesidad que antes ni existía ni tenía intención de hacerlo, como si una roca pudiera nacer del aire.

Los juguetes anales fueron descartados ante la imposibilidad de darse una ducha, así como las bolas chinas, porque era otra cosa la que ella quería tener ahí dentro. Indecisa, se puso de pie y se dio un par de vueltas por la tienda, cogiendo algunos juguetes y volviéndolos a dejar en las estanterías, sintiendo que la responsabilidad la ahogaba con su abrazo invisible.

– Me parece a mí que piensas demasiado las cosas. Coge el que quieras, sin peros. El que realmente quieras. Sobra decir que no voy a escandalizarme.

Sus palabras, aunque no dijo nada extraordinario, fueron como dos puertas abriéndose. El camino ya lo había transitado antes, así que esta vez no se perdió. Fue directo hacia la pared central y lo descolgó con docilidad adelantada, saboreando los negros destellos de sus recuerdos. Después se dirigió hacia su improvisado verdugo, y extendiendo los brazos le presentó su elección. Él le devolvió una sonrisa encantadora y torcida.

Anuncios

7 pensamientos en “El amor en los tiempos del látex (II)

      • ¿Peeeeeeeeeeeeeeeerdona? En todo caso a mi profe de literatura en la uni (si quieres te envío su nombre y apellidos por otra parte, para las velas negras), que me enseñó a anticipar… Si te he aguado la fiesta te acepto cualquier castigo, menos el veto. Eso sí que dolería. Mucho. Muchísimo. Muchisisisisimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s