Mi segundo relato erótico (III)

Carne de diván (III)

shutterstock_64387165Estaba desnuda en el centro de la habitación. No había sido capaz ni de sacarse los anillos, de hecho el simple acto de mantenerse en pie le estaba resultando toda una prueba iniciática. La había desvestido él, lentamente, evitando rozarle el cuerpo con los dedos, y en ese proceso de ir quitando capas sólo había quedado un centro blando y abierto, como un molusco gigante al que han despojado de su concha pero sigue furiosamente vivo, sintiendo la existencia atravesar cada una de sus hendiduras. Deseó llorar, gritar y desvanecerse al mismo tiempo, sin poder discernir si se sentía fascinada o aterrada ante lo que estaba ocurriendo. Deseó abrazarlo, morderlo, golpearlo, pasarle la lengua por cada centímetro de piel, y era tal el peso de su deseo que ya ni el aire le cupo, sólo el ansia que conquistaba su cuerpo. Se ahogaba.  Intentó evocar un pensamiento, un recuerdo cualquiera que la sacara de allí o le sirviera de escudo, pero no fue capaz ni de recordar su propio nombre. Nada, como si de pronto todo lo hubiera olvidado y tuviera que volver a dar forma al mundo nuevamente. Nada. No había nada más que su abertura palpitando frente a un hombre oscuro.

– Laura
– ¿Sí?
– ¿Estás bien? Estás temblando.
– Sí. Por favor no vayas a pensar que no puedo con esto.
– No se trata de una prueba. No es la idea que lo pases mal, aunque estaría bien que cruzaras ciertas puertas. Pero viéndote así, no sé si es una buena idea.
– ¿Así cómo? ¿A qué te refieres?
– Así toda hiperventilada. Al principio me dio morbo pero ahora como que me corta el rollo.
– Gilipollas.
– ¿Qué me has dicho?
– Cabrón, hijo de puta y gilipollas.

No se esperaba una reacción así de él. De hecho, se hubiera sorprendido menos si la hubiera dado una bofetada o la hubiera puesto entre las piernas para quitarse el cinturón y descargarse con su culo después de oír semejantes palabras, escupidas con rabia (un delicioso vacío de montaña rusa se escurrió rápidamente desde su estómago hasta sus nalgas en cuanto la imagen se dibujó delante de ella). Pero no. Ricardo se había quedado mudo y estático, y su mirada era tan indescifrable que en un momento no lo pudo soportar más y se dio la vuelta para no tener que seguir viéndolo. Cuando volvió a girarse él se había ido. Tuvo que hacer un esfuerzo para encajar la nueva situación. Hace algunos segundos su presencia lo abarcaba todo, ahora la fuerza de su ausencia la hacía sentir huérfana y ridícula.

Esperó unos minutos eternos, resistiéndose a pensar que ahí había acabado todo, pero su resistencia perdía fuerza frente a la creciente sensación de que ya no volvería a verlo cruzar la puerta. Un frío convulso empezó a lamerla por dentro y por fuera, dirigiendo su atención hacia sus ateridos pezones. Parecían dos bocas cerradas, enfurruñadas ante la falta de caricias. ¿Cómo los habría tocado él de no haberse ido? ¿Habría sido delicado, como un susurro depositado en el oído, o estremecedor como el rugido de un león? La imagen de sus manos obreras deslizándose por sus pechos le despertó una tristeza activa, una necesidad urgente de salir de allí y buscar un refugio en el que lamerse las heridas. “La exposición es en sí una herida, pero sólo duele cuando perdemos los ojos que nos contemplan”, pensó con amargura. Sí, tenía que vestirse y marcharse, antes de que sus pensamientos empezaran a comerse el poco calor que le quedaba en el cuerpo.

– ¡¡¡JODER, ESTE CABRÓN SE LLEVÓ MI ROPA!!!

Anuncios

4 pensamientos en “Mi segundo relato erótico (III)

  1. Espero que la fecha en el que ocurrió este relato no fuera el 28 de diciembre… o el 1 de abril, anglosajonicamente hablando :p

    • Jeje, me temo q no. El próximo capitulo ya está listo, pero quien escribe esta historia es muy muy malvada y os va a dejar con las ganas un poquito más de tiempo 🙂 Un abrazo muy fuerte. Me encanta teneros por aquí!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s